martes, 31 de enero de 2012

RAJOY DESPRECIA A LOS ESPAÑOLES

Estas artes son sólo propias de cobardes, no dar la cara ante los propios y hablar en el extranjero  chuleándose de las medidas tomadas y las que vienen, mucho peores, contra la ciudadanía de siempre, la clase media-baja, a la vez que se postra ante los que considera poderosos.


Lo cierto es que Rajoy desde que tomó posesión del cargo de Presidente del Gobierno ha ido escondiéndose de los españoles, se ha metamorfoseado como el genial 'Mortadelo' con tal de no dar la cara. Tiene que salir al extranjero para convencernos de que 'su lengua no se la ha comido el gato'. 
Rajoy con gestos de satisfacción se hace el valiente; le confiesa al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, "la reforma laboral me va a costar una huelga". Se le ve satisfecho, Bruselas ha aprobado las medidas de recortes realizadas ya. Lo peor, dice Rajoy, viene ahora, en la segunda quincena de febrero. Todo generalizaciones, concreciones pocas. De facto, Durao Barroso le ha pedido que precise. Los especialistas coinciden en que esta austeridad que está deviniendo en miseria jamás puede generar crecimiento ni, por ello mismo, fomentar el empleo. Pero la obcecación es absoluta.
A la vez, en plan plañidero, va echando balones fuera y perversamente hace lo que prometió no hacer nunca: critica al anterior Gobierno socialista y lo culpa de la 'herencia' que ha recogido. 
Es un personaje verdaderamente retorcido este Rajoy: habla tautológicamente sin clarificar ni especificar nada,  intensificando el miedo de los ciudadanos con sus imprecisiones acerca de 'lo que se ve obligado a hacer'. Dosifica poco a poco la cicuta. De esta forma la gente, atemorizada, va haciendo cábalas de la nos espera. En lugar de hablar claro y explicitar TODAS las medidas a tomar, lo hace por goteo, aumentando el temor y el dolor de las gentes. Hacer sufrir por gusto es propio de sádicos. Habrá que inferir que esta es otra de las características del pontevedrés.
El PP, con Rajoy al frente, sabía desde hace mucho qué iban a hacer. Esperó a ganar a base de mentiras y ahora se excusa en la herencia socialista. No es cierto que haya ido encontrándose cifras distintas a las que les transmitieron en el impecable traspaso de poderes. Estas afirmaciones, faltas de valentía y veracidad, las tenía estudiadas. Que no nos vengan ahora con cuentos.

Rajoy saca pecho en la cumbre europea y se siente satisfecho de haber hecho los primeros deberes. Y se compromete a imponer todo lo que le ordenen. Destrozará la vida de los españoles, pero tiene que servir a Europa. En España tiene mayoría absoluta, manda de las fuerzas armadas, les ha comprado material antidisturbios, y cuando la población se eche a la calle, quizá de forma menos pacífica a como lo está haciendo ahora, con dar las órdenes pertinentes a la policía, todo arreglado. Los mejores tiempos de la represión se instalarán nuevamente y nada pasará.
Las confidencias de Rajoy a sus colegas europeos reafirma lo que reiteradamente hemos dicho acerca de aquellas palabras de Cospedal  días antes de las elecciones del 20-N. Otra prueba más de que tenían estudiado al milímetro lo que iban a hacer. Las mentiras sobre la 'herencia socialista' son 'excusas de mal pagador'.

Y mientras nos destrozan y nos arruinan sin transparencia alguna, ni en sueldos de trabajadores públicos, ni de funcionarios, ni acerca de las pensiones mermadas sin explicación alguna, ellos, los políticos, no se enteran de que estamos metidos hasta el cuello en una crisis de especuladores. A los políticos los seguimos viendo con caras sonrientes y maquilladas de cinismo, peleándose por el poder del sillón, bien vestidos -aunque no se paguen los trajes- y con múltiples sueldos. Una obscenidad total, vergonzante y vergonzosa en cualquier momento, pero en el actual es imperdonable.

Y no está bien que dejemos como mentiroso al Presidente del Gobierno: si está convencido de que los ciudadanos le van a pagar sus muchos esfuerzos con una huelga, hay que complacerlo. Pero no podemos dejarlo sin la traca final como sorpresa de esta gran fiesta que él solito ha montado. A trabajar la imaginación, que el tiempo corre. 

jueves, 26 de enero de 2012

ESCARNIO POPULAR

Un jurado popular ha declarado por mayoría simple (5 a 4) que Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana, es no culpable de 'cohecho impropio'; es decir, de haber recibido regalos de la trama Gürtel en función de su cargo.  Idéntico fallo se ha producido respecto a Ricardo Costa.
Este asunto -la íntima relación de Camps con la trama Gürtel- proviene desde hace aproximadamente tres años. Tras la instrucción del magistrado José Flors, Camps quedaba imputado por la recepción de trajes y otros regalos de su 'amiguito del alma', Álvaro Pérez, el representante de la Gürtel en la Comunidad Valenciana. El juicio fue  presidido por el entonces Presidente del TSJCV, José Luis de la Rúa. 
Camps y De la Rúa vistos por Manel Fotdevila
Desde diferentes medios se constató la amistad manifiesta entre De la Rúa y Camps. Sin embargo (o quizá por ello)  el magistrado no se inhibió; más bien al contrario, consiguió el sobreseimiento del caso. Las alegrías surgieron de manera desbordada de las bancadas populares.  El CGPJ, tan rígido en otras ocasiones, nada dijo de esta 'presunta' irregularidad de De la Rúa. El problema surgió por la mala praxis de este magistrado, pues absolvió a Camps no por 'cohecho impropio', sino por 'cohecho propio'.


El Tribunal Supremo determinó rápidamente que Camps (y el resto) debía ser nuevamente sentado en el banquillo. Es lo que ahora ha sucedido. El 'calvario' de Camps, además de propiciárselo él mismo, fue coadyuvado por sus agradecidos amigos. La reproducción de las conversaciones, de una ordinariez bochornosa, entre Camps y Ric con 'El bigotes'  avergüenzan a cualquiera con un mínimo de decencia y respeto a sí mismo.
Al margen del fallo de este juicio, la persona de Camps queda como queda: como un personaje irresponsable, insensato, caprichoso, antojadizo, berlusconiano auténtico, que se ha rodeado, tan feliz él, de unos ¿presuntos? delincuentes, con el consiguiente peligro para nuestro erario. Camps ha conseguido arruinar a la Comunidad Valenciana. Su herencia todos la estamos sufriendo y las masivas manifestaciones que en la calle se están produciendo son buen ejemplo del rechazo a la 'forma de hacer' de este hombrecillo.

Buena parte de la ciudadanía valenciana está avergonzada tanto por el desarrollo del juicio como por el fallo del mismo. Aunque cierto es que este mismo pueblo valenciano, hace nueve meses, favoreció  nuevamente, y por amplia mayoría absoluta, a este personaje como Molt Honorable President de la Generalitat. El mismo pueblo que, el pasado 20-N, dio su más fiel confianza a un PP que está ahora en el Gobierno de España, bien que, visto lo visto y 'cobradas' las pensiones, abominan en estos momentos con la misma dureza que antaño fue fervor contra y hacia el mismo Partido. 
Manifestación en Valencia 26 enero 2012
Quienes menos sorprendidos estamos ante los acontecimientos presentes -y los que se avecinan-  somos, quizá, aquellos que nos hemos desgañitado en denunciar, por todos los medios posibles a nuestro alcance, lo que se nos venía encima.
Y quede constancia de que esto no es más que 'el inicio del inicio', posiblemente las únicas palabras en las que el PP NO ha mentido.





miércoles, 25 de enero de 2012

DIECISIETE ROSAS RESCATADAS



Antes fueron  trece,
Trece rosas segadas 
En plena juventud
Su sangre salpicando
Las tapias blancas
Del cementerio de
La Almudena.


Ahora más sangre, más rosas. 
Diecisiete de Guillena.
Vil, brutal asesinato.
Ahora vuelvo, hija.
Promesa en el aire,
El paseíllo, eterno,
Risotadas obscenas
De montañas nevadas.
¿Dónde está la hermana?
¿Dónde la madre?
¿Dónde la esposa?
Silencio, miedo, pánico.
El terror extendido.


Olvido sin olvido, 
Recuerdo, dolor
Disimulados. 
Miedo siempre.
De ellas no se habla.
Botas brillantes
Asesinos cobardes
Luciendo su chulería.


¡Brazo en alto!, puta.
Madrugada, llamada a
La puerta. A puntapiés
Las arrastran.
Misa obligada, sotanas
Huecas de amor
Bendicen la muerte.
Rapadas las cabezas
Humillación sádica
De bestias azules.


Nada malo hicieron,
Madres, esposas, hermanas
De republicanos honrados.
No es causa
No cantar el cara al sol,
Ni prietas las filas.


Sí, dicen los canallas. 
Cercenan vidas,
Desprecian el amor,
Lo desconocen.
Sólo de odio se emborrachan.


Eulogia, Ana Maria, Antonia, Granada, Natividad, Rosario, Manuela, Trinidad, Ramona, Manuela, Granada, Ramona, Dolores, Josefa, Tomasa, Ramona, Manuela,


Diecisiete rosas,
Solas ya no estáis,
Os hemos encontrado
Hacinadas, apretujadas,
En Gerena, con casquillos
fascistas y jirones 
De destrozada ropa.
No se molestaron
En que reposarais. 
Ahora lo haréis, por fin.
Con vosotras estamos,
Nunca más solas.
Vuestras rosas, las vuestras,
Estarán con éstas que
La Memoria os ofrece.


Descansad en paz.
Se os hace justicia tras
Setenta y cuatro
Años perdidas.
Mis rosas, mis diecisiete 
Rosas ansiadas,
Ya nadie os olvida.





lunes, 23 de enero de 2012

LA COMUNIDAD VALENCIANA, AL ROJO VIVO

Comienzan las deliberaciones del jurado que tiene que decidir si Camps es culpable o no. Ha sido juzgado por el asunto de los trajes, una minucia, un apéndice que aflora del inmenso iceberg que es el caso Gürtel. Junto a Camps ha sido también juzgado el que fue Secretario de PP en la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, Ric para los amigos (pero no el Rick de 'Casablanca').

La imagen arriba reproducida es el escaneo de un folleto A4 repartido este fin de semana por los buzones de Xàtiva, mi ciudad.  Es difícil que su ubicación en esta página permita su lectura con mayor nitidez. Reproduzco lo que dice:

-Montar un parque de atracciones ruinoso .....................................................377.000.000€
-Construir y arruinar los estudios de cine más grande de Europa.............  300.000.000€
-Disfrutar de 7 carreras de Fórmula-1 en Valencia.................................. ..... 244.000.000€
-Tener un aeropuerto sin aviones pero con una estatua en Castellón....... 180.000.000€
-Montar una trama con la basura y el urbanismo en Alicante.....................  120.000.000€
-Saquear la empresa de depuración de Valencia..........................................   40.000.000€
-Que venga el Papa a vernos............................................................................   30.000.000€
-Disfrutar de una maqueta de Calatrava...........................................................  15.000.000€
-Equivocarse en el coste de la Ciudad de las Artes y las Ciencias........  1.000.000.000€ 

Arruinar una comunidad, dejar sin medicinas los hospitales, no pagar los colegios, recortar los sueldos a los funcionarios, tener el paro más alto de España y seguir ganando con mayoría absoluta

                                                           NO  TIENE   PRECIO
                                                    Para todo lo demás PPCard 

Aunque el folleto no cita otros muchos motivos de despilfarro y evasión de mi dinero y del de los demás valencianos, no refleja por ejemplo los 'beneficios' al Duque, que también pueden alcanzar varios milloncetes, es, sin embargo, un aviso de que buena parte de la ciudadanía de esta tierra ha comenzado a hartarse de tanta mentira y de tanto escarnio. Nuestros bolsillos, ubres secas de tanto ordeñarlas para sus mariscadas, caviar, relojes que 'cantan' por su escandaloso precio..., ya no aguantan más


Dicen que Francisco Camps no se ha enriquecido. Eso es lo de menos. El caso es que su mandato como Presidente de la Generalitat Valenciana lo ha utilizado caprichosamente. Cuando alguien bajo su antojo personal despilfarra 'su' dinero es asunto suyo y nada nos importa. Pero aquí las extravagancias de Camps  se han realizado con nuestro dinero. Ha arruinado este país. Y lo ha rapiñado de forma tal que nada queda para las necesidades más elementales. Estas malandanzas no deberían quedar impunes. La audición de sus 'fraternales' relaciones con los personajes de la conocida trama Gürtel han avergonzado a cualquier persona sensata. Además de que se han sucedido todo de contradicciones en estos enredos.


Y no olvidemos que el llamado 'capo' de esta mafia que es la Gürtel, Correa, ha conseguido sentar en el banquillo a Baltasar Garzón, el juez que intentó frenar el desguace de nuestro dinero en Suiza, antes que verse él mismo juzgado. Esta es España. Buena parte del poder judicial parece añorar, lo mismito que demasiados políticos ahora en el poder, ese pasado nada efímero que fue la dictadura franquista. Pronto volverá a estar prohibido pensar. La libertad de pensamiento es la mejor llave para abrir cualquier puerta de opresión e injusticia. Por ello hay que cercenar la mayor de las libertades, la de pensamiento.

Desde hace un tiempo es perfectamente perceptible en diferentes medios de comunicación el 'cambio'. Poco queda de información televisiva fiable y objetiva, ni en TVE ni en las cadenas privadas -hoy mismo en un conocido debate televisivo han estado insistiendo todo el tiempo  en las mismas imágenes del Comité Ejecutivo del PP, de los contertulios se escuchaban sus voces simplemente. También sucede en gran parte de cadenas de radio, que reflejan el mismo 'cambio'. Confiemos en que la prensa (escrita en papel o digital) de izquierdas consiga mantenerse en su independencia. 

Mientras no destrocen este blog, su autora, la que ahora está escribiendo, se mantendrá fiel a su ideario, siempre de izquierdas y libre. Si pudimos sobrevivir a la censura franquista, ¿no vamos a conseguirlo ahora? Ánimo.

                                                                                   


sábado, 21 de enero de 2012

UN GOBIERNO DE 'MANGA POR HOMBRO'

Mientras estuvieron en la oposición todo lo que hacía el anterior Gobierno socialista lo criticaban sistemáticamente, cuando no por un motivo, por otro. Ya no sólo la crisis era culpa del Zapatero, sino que cada decisión tomada era tildada de improvisación, desconocimiento, ir a ciegas...
Manel Fontdevila: Antes y después
Ahora que son Gobierno parece ser que se cumple aquello del refrán "por la boca muere el pez". Rajoy y sus adláteres prometieron mil veces que no iban a subir los impuestos. Y fue lo primero que hicieron, desdiciéndose de sus anteriores palabras, pero sin mostrar vergüenza alguna.
Los Calvitos

Prometieron hasta la saciedad que iban a crear puestos de trabajo (3.500 'chuleó' el ahora presunto González Pons), y hasta el momento presente no han hecho más que destruir empleo prometiendo que lo hacen por crear empleo (¿lo entienden?).


Exigían la constante presencia del Presidente del Gobierno en el Parlamento para que diese explicaciones de todo y por todo. Y así lo hizo  Zapatero, aunque sus palabras fueron motivo para el escarnio más difamatorio. Ahora Rajoy se esconde de la ciudadanía, dosifica sus explicaciones para cuándo y dónde le dé a él la gana. ¡Bien hecho!  Eso es lo que debe hacer un auténtico señor.

Por unos motivos u otros, al no estar el capitán pilotando la nave, el ministro de Hacienda informa de Agricultura, el de Fomento lo hace de Justicia, el de Defensa, de Economía...y así hasta que Soraya hubo de intervenir y poner algo de orden.

Ahora vuelve la confusión: Montoro adelanta la dificultad de que en el presente año se pueda cumplir el déficit del 4'4% de millones  de euros (y sabe por qué). Habla también de imponer una sanción penal a aquellos que incumplan los acuerdos tomados en el Consejo Económico con los representantes de las autonomías.
Riñe que te riñe
Soraya ha tenido que 'enmendar la plana' a Montoro intentando tranquilizar acerca de que sí se podrá cumplir en 2012 el 4'4% del déficit. Además ha rectificado a su compañero ministro de Hacienda la semántica de las sanciones penales por inhabilitación política a quienes incumplan el déficit comprometido. No hay suficientes cárceles.


Guindos informa a través de "The Wall Street Journal" de su voluntad por imponer un solo contrato (en lugar de los más de 40, según dice), y sugiere que los salarios deben ir ligados a la producción. Y Soraya tiene que salir nuevamente a tranquilizar al personal, aunque tampoco deja claro el sí o el no a las palabras de Guindos.

Y es que, al fin y al cabo, es Rajoy el coordinador de los temas políticos en este Gobierno. Pero  Rajoy es el desaparecido. A Rajoy se le ha visto en Marruecos y ahora se va a Europa. Y la pobre Soraya no da abasto.

Por cierto, las afirmaciones de Guindos sobre el trabajo único y el salario vinculado a la producción han sido muy criticadas por el Partido Socialista insistiendo en que el propósito de este Gobierno es convertir los trabajos fijos también en temporales. Semejante reacción ha sido la de los sindicatos mayoritarios, que contemplan las palabras de Guindos como una adhesión  a las posturas 'más extremas' de la CEOE, empeñados en vincular salario-productividad. Y han contribuido a estas reacciones las palabras nada tranquilizadoras del vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, que insta que, para la realización de la Reforma Laboral, hay que mirar a Portugal donde se ha instaurado la Reforma bajo los principios de a) reducción de las vacaciones, b) recortes de las pagas extraordinarias, y c) rebaja del coste del despido a 10 días por año trabajado.  


Ya vemos cómo el tan criticado 'girigay' socialista ahora es practicado 'in crescendo' por los PoPulares. La diferencia es que, no hace demasiado, el eco reprobador era inconmensurable, y ahora -y siempre ha sido así- las críticas a lo mal hecho por la derecha ultra de esta país se nombran como de pasada. No hay palmeros para remarcar infinitamente las contradicciones, desdichos y malandanzas de este PP ahora en el gobierno y que no sabe a dónde dirigirse  ni qué hacer para solucionar esta crisis. 


Estos mismos del actual Gobierno instauraron un código ético que sus propios militantes se 'han pasado por el forro'. Y de tal manera han hecho caso omiso a lo dictado por Rajoy que estamos asistiendo, aunque tarde, a ver en el banquillo a expresidentes de Comunidades, Camps y Matas, y, ¡por fin!,  a Fabra. El expresidente de la Diputación de Castellón, tan afortunado en los números cantados por los niños del Colegio de San Ildefonso y presidente de Aerocas, la sociedad que mantiene (con nuestro money, claro) el famosísimo aeropuerto sin aviones pero plagado de conejos y halcones así como protegido por un Polifemo amenazante, se sentará también en el banquillo para una vista oral. Está imputado por la Audiencia de su provincia, y antes del 23 de enero debe entregar 4'2 millones de euros por responsabilidad civil. Y esto no ha hecho más que empezar.
Pero no debemos olvidar los agasajos de Rajoy a estos tres prohombres, Camps, Matas y Carlos Fabra. Este mismo Rajoy que ahora, sin decencia alguna, miente sobre 'la herencia recibida', y que está decidido a hacernos pagar a todos los españoles, y de forma especialmente cara a los valencianos, la cantidad de miles de millones que  se 'han evaporado' de las arcas públicas, o sea, del bolsillo de todos y cada uno de nosotros, gracias a las habilidades prestidigitadoras de no solo mandatarios de su Partido, sino 'íntimos' amigos suyos y modelos a seguir en el gobierno de la nación española. Rajoy dixit, ¿eh?. Nada falseamos,  que casi todo está inventado, especialmente las hemerotecas.


Y miren, tampoco eso de la cárcel para estos señores nos interesa; allí estarían a 'cuerpo de rey' y se transformarían en mártires de sus malandanzas. Las cárceles son para los pobres 'chorizos' que afanan unas chocolatinas en algún super para contentar a sus churumbeles. No otra cosa es lo que entra a diario en los juzgados españoles. Nosotros estamos por lo práctico sin más: que nos sea devuelto lo que de nuestros bolsillos han sisado. Solo pedimos eso. 


Si a la nación española le fuera devuelto todo lo evadido en paraísos fiscales,  los palacetes y demás inmuebles y cuentas corrientes, y más, y más...todo lo que era de todos y ha pasado a ser de unos pocos a través de métodos indecorosos, ese famoso déficit que no se quitan de las manos ni Guindos ni Montoro ni Soraya, y mucho menos Rajoy, estaría pagado en un 'plis plas', y todavía tendríamos para tomar un café a la salud de la Justicia.


Preocúpense de estas cosas que son las importantes, y el resto del tiempo lo pueden dedicar al mus o a cualquier juego que no exija pensar demasiado.




jueves, 19 de enero de 2012

QUISE MORIRME



Quise morirme.
Una vez más quise morirme.
Fue la Nochebuena y quise morirme.
La vida como farsa,
Sin posibilidad de transmitir el amor
Que el corazón constriñe.
Sin poder entender el abismo
Que separa nuestras almas,
Hijo mío.


Dos mundos distintos
Condenados a no entenderse,
Es el destino, el maldito destino
Que no deja que nos comprendamos.
Uno, solo y desgraciado,
Sin ti, mi vida, sinsentido
E imposible la alegría.


Hablamos y nada decimos, 
Sólo confusión y ofensas
Que únicamente el silencio cesa.
La maldición de Sísifo
Me acompaña en mis culpas. 
Culpas por todo,
Culpas de nada.


Mundos distintos,
Lenguas de Babel, 
Confusión siempre,
Tú hablas y no entiendo.
Yo hablo y me confundes 
Hasta las ganas de morirme.


Sin solución para nunca
Una vida de ilusión.
Jamás la realidad verdadera.
Aquél no era más
Que el que la imaginación creaba,
Cambiará mañana, mañana...
No hubo mañana.
No hay mañana.
El presente desgarrado
Impone su crudeza.
Aquél ya no existe,
Sí, sus fantasmas.


Tan imposible la comunicación ahora.
Tampoco mañana,
Jamás vendrá.
Ese es el destino.
Dos caras ante la vida,
La del corazón y la de la sonrisa hueca.


Nunca más una Nochebuena
Será nochebuena.
Quise morirme.
Noche en vela, triste, sin comprensión,
Mañana abrazada por el sol,
Pero el frío en los huesos.


Aceptar que sólo es un sueño,
Que la vida es un sueño, 
Un mal sueño. 
Quise morirme y aún quiero.







miércoles, 18 de enero de 2012

"CACERÍA JUDICIAL"

Garzón , en el banquillo
Buscando detalles acerca de lo sucedido hoy en el Tribunal Supremo en relación al juicio al juez que se atrevió a investigar la trama Gürtel, he encontrado este fabulo artículo de Jorge Trías Sagnier. 
Este artículo lo publica El País y estará en manos de sus lectores dentro de muy pocas horas, según se expone a pie del texto, y que, por su extraordinario interés, lo copio tal y como lo he localizado en BURBUJA. FORO DE ECONOMÍA, y al mismo dedico esta entrada de mi blog.


'Siempre me ha parecido el asunto Garzón una persecución política, en la cual la gente se coloca a un lado u otro del argumento según su color político.
Pero héte aquí un señor de la FAES, conservador y militante del PP de toda la vida, levantando la tapa del caso:'

Cacería Judicial

En mayo de 2009, cuando el caso Gürtel ya había estallado y Antonio Pedreira, magistrado del Tribunal Superior de Madrid, se hizo cargo del caso, comenzaron a caer sobre su cabeza todo tipo de improperios acerca de su parcialidad. Su pecado es que había sido letrado del Ayuntamiento de Madrid en tiempos del alcalde socialista Juan Barranco, de quien era amigo. Yo también. Me sorprendió esa virulencia, pues recordaba que en alguna columna en las que hace años comentaba sentencias en Abc, había escrito elogiosamente sobre decisiones de asuntos polémicos y políticos de este juez, que había dado la razón unas veces a imputados del PP y otras del PSOE. Y entonces escribí sobre la imparcialidad del magistrado y afirmaba que el caso Gürtel creía que estaba en buenas manos y que al final resplandecería la verdad. No tenían, pues, nada que temer mis compañeros del PP que desconocían —o incluso habían denunciado— la trama corrupta, por mayor proximidad que hubiesen tenido con los encausados.
Al cabo de unas dos semanas recibí una llamada telefónica, “de su compañero Antonio Pedreira”. Ni se me ocurrió pensar que el “compañero” que me llamaba era el instructor. Cuando até los cabos me di cuenta enseguida de quién era. Me llamaba para darme las gracias por el artículo, algo poco habitual, y acabamos la conversación quedando para vernos. Una tarde me acerqué a su despacho, le llevé mi libro de poemas Desde la incertidumbre, que acababa de reeditarse, y La cocina de la Justicia, donde comentaba algunos casos muy singulares. Hablamos de la justicia en general, de la vida, de su enfermedad, de los escasos medios que tenía para investigar, y al final me preguntó si le podía ayudar. En suma, me pedía que transmitiese al PP, especialmente a Mariano Rajoy, que no dudasen de su imparcialidad, pero que no tratasen de enturbiar la labor investigadora, pues el caso se enredaría, politizándose más de la cuenta, como así ocurrió. Hablamos también del juez Garzón, ya que la causa venía de la Audiencia Nacional, de las escuchas, de la competencia, de Valencia y de todo un poco.
Rajoy me recibió enseguida y le expliqué lo que pensaba sobre el caso, y lo que yo haría si estuviese en su piel, dejando trabajar a la justicia. Entonces no conocía al principal imputado, Luis Bárcenas, cuya cabeza querían cortar a toda costa desde un lado y de otro de la bancada política, pues sabían que decapitando a Bárcenas, el tesorero nombrado por Rajoy, podía herirse de muerte al presidente del PP y jefe de la oposición entonces. Algunos de los “compañeros” de Rajoy desconocían su capacidad de resistencia y de que era capaz de doblarse, como los juncos, hasta que pasara el ciclón. Recuerdo que me enseñó un montón de diarios y me dijo que si tenía que fiarse de lo que ahí se decía no podría estar sentado en la silla donde estaba ni un minuto y que “cuando el viento sopla mal, lo único que se puede hacer es esperar que pase”.
Voy a ahorrarme los detalles del montón de entrevistas que tuve con Antonio Pedreira para ayudarle en su instrucción y darle mi opinión. Yo no estaba personado como abogado defensor de ninguno de los imputados y me pareció una buena ocasión para colaborar en esclarecer la verdad y de ayudar a un hombre bueno y enfermo que trataba de hacer su trabajo con competencia y honor. Enseguida me di cuenta de que dos personas iban a salir malparadas de este asunto. Por un lado, Luis Bárcenas, que además era senador, aunque dejó, junto con Merino, el escaño para no perjudicar a su partido. Me lo presentó mi amigo de la montaña y de la vida, ahora exsenador, Luis Fraga, y al final, después de tantas y tantas conversaciones, hemos acabado Luis y yo siendo amigos y subiendo —en mi caso tratando de subir— algunas cumbres juntos. Algo bueno tenía que tener todo esto. Y la otra víctima iba a ser Baltasar Garzón, el juez de la Audiencia Nacional que había osado mirar las finanzas del PP. Cuando comprobé por dónde iban los tiros, recordé la imposibilidad que tuvimos, siendo diputado, de modificar la ley de financiación de los partidos políticos ante la cerrazón de estos por abandonar las irregularidades y someterse a control. De esas irregularidades, la mayoría no delictivas, han vivido centenares de políticos a los que no les alcanzaban los sueldos míseros que percibían y la alta responsabilidad y representación que debían tener. Garzón, ¡qué osadía!, se había atrevido a mirar las cuentas de un partido.

El juez no debió de calcular sus fuerzas, y fue una buena ocasión para cargar contra él en una extraña alianza entre jueces y políticos para acabar con la “fama” de quien tanto odiaban. Unos por corporativismo y otros por meter las narices donde apestaba. Casi nadie salía en su defensa; y, al margen de sus errores y de las críticas, algunas acerbas, que yo mismo le había hecho, pensé que por encima de todo estaba la lealtad a la justicia. Cuando leí que se le pretendía imputar por el asunto de la memoria y del franquismo, pensé: se ha abierto la veda de una nueva cacería judicial. Y entonces salí en su defensa en una “tercera” en Abc que fue muy criticada y muy alabada por partes iguales. La suscribo hoy de la “a” a la “z”. Ante la desfachatez de esa causa y su poca consistencia, y como había encallado, se apuntó entonces al discutido y discutible tema de las escuchas. Sobre esta cuestión, que conocía bien pues yo fui una de las personas que colaboró con Carlos García Valdés, cuando era director general de Instituciones Penitenciarias, en tiempos del ministro Lavilla y del subsecretario Ortega y Díaz Ambrona, en la redacción de la primera ley orgánica de la democracia, la Ley General Penitenciaria, también me pronuncié en otras dos “terceras” de Abc, donde mantenía la misma tesis del magistrado Suárez Robledano, uno de los que avaló las escuchas, en el sentido siguiente: “Hay abogados que cooperan o se involucran en la continuidad de actividades delictivas”. Sentía mucho que un profesor, tan reputado y buen compañero y amigo, como Gonzalo Rodríguez Mourullo se encontrase en medio de este fuego cruzado, muy a pesar suyo; y que su honorabilidad hubiese sido puesta en duda, ya que no he conocido a abogado más honesto. Pero de ahí a que se instruyese una causa contra el juez que ordenó esas escuchas por prevaricación iba un abismo.
Para apuntalar la cacería se abrió un nuevo frente: la historia rocambolesca de la financiación irregular de actividades de Garzón en una universidad americana por el banco de Santander. Yo no conozco un solo juez o magistrado, de la instancia que sea, que no haya cobrado en cursos o conferencias financiadas por instituciones bancarias, compañías de seguros, fundaciones de partidos o despachos profesionales. Ni uno. Y no doy nombres e instituciones porque no resulta trascendente ni creo que afecte a la independencia de los jueces a la hora de juzgar. ¡Ah!, pero en el caso de Garzón sí resultaba trascendente. Y los mismos jueces que le tiraban las piedras eran los que escondían sus manos. Todo muy ejemplar. La cacería había comenzado y se usó todo tipo de argucias para que los tiros viniesen del puesto que más podía dañar la reputación del magistrado: su honorabilidad como juez, nada menos que haber vulnerado un derecho fundamental como es el secreto de las comunicaciones. Además, las otras dos causas no se sostenían en pie. La del franquismo, porque si hubiese sido condenado por ello le habrían convertido en un héroe. Y la segunda, la del dinero, porque se radiografiaron públicamente las cuentas de Garzón, de su mujer y de sus hijos hasta un detalle indecoroso e insufrible sin que nada irregular apareciese. Pero había que matar al lobo para calmar la rabia. Y la rabia estaba en la investigación de las finanzas populares.
Al final, el tesorero del PP fue exculpado, sin necesidad de juicio, con algún recurso que hay pendiente de resolución. Ya he escrito en otras ocasiones que en lo del caso Gürtel ni eran todos los que estaban, ni estaban todos los que eran. El día que este diario desveló que un conspicuo líder popular había cobrado minutas por varias decenas de miles de euros para autodefenderse, me escandalicé, hasta el punto que decidí pasar una minuta, por menor cantidad por supuesto, ya que al cabo yo no tenía incompatibilidad alguna y llevaba más de un año trabajando por amor al arte ayudando a mis compañeros de partido. Evidentemente no me pagaron nada y me dijeron que a mí nadie me había contratado, con lo cual tuve la excusa de salirme de este tema que me producía náuseas. Rajoy ganó hace unos meses por mayoría absoluta las elecciones y el extesorero ha podido demostrar su absoluta inocencia. Que yo sepa, y sé bastante, nadie del actual Gobierno tuvo que ver con esa historia, pero como dijo Rosa Díez en el debate de investidura, si no generalizada, la corrupción, o para ser más exactos, las corruptelas, están bastante extendidas entre los aledaños de la política. Al final, el que se ha sentado en el banquillo ha sido el juez Baltasar Garzón. ¿Es esto la justicia que tan hermosamente se describe en el Título VI de la Constitución? Si no fuera porque no tengo otro medio de vida que mi profesión, en la que ahorré poco y di mucho, mañana mismo colgaba la toga.

Jorge Trías Sagnier es abogado y exdiputado del PP.

lunes, 16 de enero de 2012

LOS DEL PP ANTE EL POLÍGRAFO

Rajoy y los miembros de su gobierno no pasarían ni la primera pregunta del polígrafo, que los dejaría como son, embusteros de los pies a la cabeza. Sin embargo no cesan en su empeño de continuar mintiendo a los españoles acerca de las indecentes medidas que han decretado y las inmisericordes que tienen preparadas para cuando ganen para sí el feudo andaluz.

Por una parte, Rajoy desprecia tanto a la ciudadanía española que en lugar de exponer sus 'ideas' en el Parlamento lo hace en un mitin exclusivamente para los suyos en Málaga. Allí, en plan chulesco, el propio del que tiene el mandato absoluto pero que ha perdido ya la conciencia moral, afirma sin que la voz le tiemble que en el caso de que los agentes sociales -Patronal y Sindicatos- no lleguen a un acuerdo ante la inminente Reforma Laboral, él, Rajoy "hará lo que tiene que hacer" porque "sabe qué debe hacer para crear empleo". 
Vergara
La patronal tiene una voracidad insaciable y la exigencia de sus demandas va forzando la maquinaria hasta posiciones inaceptables. Además saben, y de ello presumen, que el Gobierno del PP es proclive  a ellos. Los representantes sindicales ya han cedido demasiado, y su conciencia les debe obligar a abandonar las crueles medidas que los grandes patronos exigen. De una vez por todas  la responsabilidad de sus ensañamientos que sea únicamente de ellos, de la patronal y del PP.

El Roto: Culpable, el asalariado
Hábilmente estos del PP han conseguido convencer a buena parte de la ciudadanía de que el origen de lo que está sucediendo, esta crisis montada por los mismos poderes económico-políticos neoliberales, (la 'quiebra' de Lehman Brothers), es culpa de los trabajadores que durante demasiado tiempo 'han vivido por encima de sus posibilidades', por lo que ahora tienen que pagar apretándose el cinturón hasta la asfixia.
La no lejana miseria y hambruna de los tiempos del franquismo están todavía presente en la mente de muchos. De manera exquisita lo exponía  en un magnifico artículo, "La democracia como culpa", Luis García Montero. Por ello, cuando tanto se ha padecido con el miedo metido en el cuerpo, la llegada de la democracia se ha contemplado por muchas buenas gentes no como un derecho, sino como una dádiva. El Bienestar Social que poco a poco fue instalándose en nuestro país, con una Sanidad y una Educación universales y gratuitas, quizá haya podido propiciar una especie de mala conciencia, como un 'vivir en pecado'. Los avances tecnológicos de los que nos servimos: una tele en color, una lavadora-secadora, un lavaplatos y aspirador, agua corriente que sale caliente en la ducha... se nos quiere vender por las mentes despiadadas de estos del PP como el 'vivir por encima de nuestras posibilidades'. De esta cruel mentira debemos librarnos ya, así como de un inconsistente sentimiento de culpabilidad. ¡Faltaría más! 

Ahora este nuevo Gobierno del PP quiere hacernos creer que el trabajo es un regalo que se da a los seres humanos, 'olvidando' que es un 'derecho protegido y  que conlleva una remuneración equitativa y satisfactoria' y cuya pérdida implica  'la protección contra el desempleo'. Así reza el art. 23 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos, y el art. 35 de la Constitución Española.
Forges: Patronal creando paro
Se empeña este Gobierno en 'gritar' reiteradamente que su primera prioridad es la creación de empleo, cuando resulta que las medidas tomadas y las que vienen a continuación no sólo no crearán puestos de trabajo, sino que los destruirán cada vez más. La idea que preside la mente de Rajoy es sacar como sea 40.000 euros para una deuda en cuyo origen se encuentran ellos -la política del ladrillo- y satisfacer así a la señora Merkel y los 'mercados'
¿Y las medidas tomadas, en absoluta contradicción con sus promesas electorales, y que dañan profundamente el Estado de Bienestar que tanto nos costó de construir? Estas medidas 'im-ppopulares', dicen, son culpa del anterior Gobierno que dejó un 'agujero negro' y nos mintió. Lo reiteran hasta la saciedad, vilmente, sin respeto a sí mismos, y con la única finalidad de seguir engañando a los españoles para ganar las elecciones andaluzas.


Otra argucia despreciable y abyecta es la bajada de sueldo a las gentes que con sus esfuerzos se han ganado bien un trabajo, bien una oposición. Y lo hacen con la maquiavélica 'explicación' de que tener un trabajo hoy es un lujo (omiten que es un derecho). Por tanto, bien está el disminuir el salario que los poseedores del 'lujo' cobraban para ir succionando su money y entregarlo a los poderes especuladores. La maniobra es tan espeluznante que están propiciando incluso la 'guerra' entre trabajadores y desempleados.
Y mientras, los grandes siguen con sus sueldazos, cochazos de lujo, y todo tipo de suntuosidad y ostentación. Los bancarios, grandes empresarios y casta política para quienes la 'crisis' no existe. Crisis, por cierto, que tampoco hallamos entre los jerarcas de la Iglesia, que continúa con sus privilegios escandalosos.
Tiempo es ya de abandonar el miedo y plantar cara, correcta pero valientemente, en exigencia de que nos sea devuelto lo que es nuestro. Los que han provocado la crisis y que de ella se están beneficiando indecentemente que la paguen. A la ciudadanía que no hemos hecho más que trabajar, estudiar y vivir acomodándonos a nuestro sueldo -con un sueldo normal no se puede hacer otra cosa- que nos dejen en paz.
Los Calvitos
Que busquen en paraísos fiscales, en las SICAV, en las grandes fortunas, en las rentas de capital, en la desvergonzada corrupción que infecta mayormente las entrañas del PP.

De seguir por este camino tengamos en cuenta que, aunque está muy lejos de lo deseable, la Historia demuestra el límite en la capacidad de aguante del ser humano una vez es consciente de los abusos a los que es sometido.


Y ¿por qué el Gobierno ha comprado gran cantidad de material antidisturbios? ¿Es sabedor, quizá, de que sus tropelías tienen fecha de caducidad?


sábado, 14 de enero de 2012

DE FORNICACIONES Y OTROS ENTRETENIMIENTOS

Ya no es noticia la carta dominical  -"Huid de la fornicación"-  de este ministro de la Mezquita de Córdoba, Demetrio Fernández González, debido a las groseras palabras leídas en lugar tan poco apropiado, y de las que se han hecho eco los diferentes medios de comunicación.
No son nuevas estas extravagancias por parte de este señor. En 2010 se desayunó con la estrafalaria afirmación de que la Unesco tenía un plan para "hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual". También 'avivó' los ánimos de la ciudadanía de Córdoba al llegar allí como obispo expresando su malestar en que la Mezquita sea llamada y conocida como tal en lugar de cambiarle el nombre por el de 'catedral'.

Ahora, no se sabe por qué -tampoco hace falta un motivo-, el obispo, quizá sintiéndose más arropado por la ideología del nuevo gobierno salido de las urnas el 20-N, ha querido ser de nuevo portada en los medios de comunicación.

Adán y Eva
Su carta dominical la hace girar en torno a unas palabras de Pablo a los corintios a los que, en aquellos momentos, "exhortó a huir de la fornicación" porque "el cuerpo es el templo del espíritu santo". Sin tener en cuenta los siglos transcurridos desde el momento en que las epístolas paulinas están fechadas, -alrededor de los años 50-60 d.C. y la evolución de la cultura hasta los días presentes, es decir, desde una total descontextualización, Fernández González acusa brutalmente 'a los medios de comunicación, cine, televisión, algunas escuelas de Secundaria  y dentro de sus programas escolares" de exhortar a la fornicación, echando la 'culpa' a la libertad   postulada por el anterior Gobierno socialista.
Sigue hablando Demetrio Fernández de la sexualidad añadiendo que ésta se halla contemplada en el 'Evangelio como expresión del amor verdadero, amor que no busca sólo su interés y su satisfacción, sino que es donación, entrega...y tiene su ámbito y su cauce en el matrimonio estable y bendecido por Dios'.

La carta habla después de la castidad, "es la virtud que educa la sexualidad, haciéndola humana y sacándola de su más brutal animalidad".
Durante las fiestas de Navidad afirmó que la felicidad es algo intrínsecamente vinculado al "matrimonio estable, en el seno de una familia como Dios manda".

Estos 'profundos' conocimientos de monseñor Demetrio Fernández acerca de la sexualidad, de la castidad, del matrimonio, de la felicidad, y el simultáneo ataque a todo aquello que pueda proporcionar divertimento o placer no son más que las manifestaciones de una persona de la que se diría que tiene alguna tara mental, si no fuera por el profundo respeto que los enfermos mentales nos merecen.

Son unas declaraciones absurdas, sin fundamento, aunque sí fundamentalistas. Son manifiestas de un excelso analfabetismo de la psicología y la antropología, y de un simplismo infantiloide con afán de adoctrinar mentes esclavizándolas y mantenerlas cerradas a lo que no sea la manipulación perversa de estas sotanas huecas de corazón y alma.
Los Calvitos
Nada dice monseñor de la gravedad de la pederastia, que tanto daño ha producido desde las filas de esta iglesia a tantos y tantos infantes.


Es gravísimo el problema de la represión sexual a la que estos 'servidores del Vaticano' están sometidos y cuyas consecuencias pueden verse transformadas en patológicos dardos envenenados y en un destrozo absoluto de la serenidad y equilibrio del ser humano.


Pero ¿por qué tanta preocupación por el sexto mandamiento?  Cierto es que el subconsciente dicta las palabras de las amarguras íntimas. Y además es una manera de desviar la angustia ante los auténticos problemas socio-económicos del momento presente, y agravados muy seriamente por las políticas practicadas por el nuevo gobierno del PP.


Mientras se mantengan abducidas y anestesiadas las graves preocupaciones que afectan a buena parte de la población (y en el presente caso se trata de ciudadanos andaluces cuyas próximas elecciones se producirán el 25 de marzo), es más fácil que este entretenimiento falaz pueda distraer de las verdaderas inquietudes que deberían estar presentes en las vidas de las gentes.

Y es indignante que esta iglesia católica, que está al quite para desprestigiar al anterior gobierno socialista por cualquier cosa, continúe con sus particulares privilegios por los que recibe por distintos conceptos la friolera de unos 10.000 millones de euros al año, justo una cuarta parte de lo que Rajoy va a arrebatar a los españoles de a pie para saciar la voracidad de los mercados y tener contenta a la señora Merkel.


Y es más inaguantable todavía que esta jerarquía bien comida y bien bebida se dedique a perder el tiempo en estupideces, siempre al lado de los poderosos, en lugar de trabajar a favor de los muchísimos hambrientos y enfermos del mundo. Desde luego cristiano esto no es.