miércoles, 25 de marzo de 2015

TAMPOCO LOS MUERTOS VALEN LO MISMO

Una nueva tragedia se ha producido hoy: el accidente del avión de Germanwings en los Alpes franceses con el fallecimiento de 150 personas, entre ellas 15 españoles.

Fuerte conmoción en toda la gente de bien, que nos unimos sinceramente al dolor de los familiares de las víctimas.

El Gobierno español, del Partido Popular, aún sin la presteza del presidente Hollande, ha conseguido organizarse y, bajo la presidencia de Soraya Sáez de Santamaría, ha montado su gabinete de crisis con la finalidad de colaborar con Francia y Alemania en el esclarecimiento de los hechos y la repatriación de las víctimas españolas. Tres días de luto oficial han sido decretados.

Hasta el momento, totalmente de acuerdo con lo hecho.

Sin embargo también ante las tragedias es evidente que no todos los muertos valen lo mismo.

El 3 de julio de 2006 se produjo en Valencia otra catástrofe. El accidente evitable de la línea 1 del metro segó la vida de 43 personas y dejó seriamente heridas a otras 47.

Valencia estaba vestida de gala blanquigualda por aquellos días. La alegría y el jolgorio llenaban las calles de la capital del Turia. Se esperaba la llegada del Papa Ratzinger para el V Encuentro Mundial de las Familias. 

El súbito infortunio del metro dificultaba el proyecto del programa pensado para tal incomparable evento y, evidentemente, incomodó a las autoridades locales y autonómicas, que tenían todo previsto ante la excelsa llegada de tan ilustre personaje.

Todo sucedió rápido. Se recuperaron, ¡de qué manera!, los restos de los muertos diseminados en el túnel de la estación de Jesús. Se habilitó con celeridad el pabellón donde se ubicaron los féretros. Y rápido, muy rápido, se celebró el funeral correspondiente con la presencia de Felipe Y Leticia, príncipes entonces. Acudieron también el Presidente y miembros del Gobierno. Una visita apresurada, corta, un verte y no verte.

Fue una misa inmensamente triste. No únicamente porque fuera un réquiem de muertos. La frialdad que emanaba del ambiente de la Catedral se debía a otra causa. El tiempo corría y había que acabar cuanto antes. La despedida del duelo sucedió también rápida. Los vehículos fúnebres partieron a sus distintos destinos llevando con ellos a los muertos que tanto molestaban. A mediodía, además, ya habían tenido sus cinco minutos de silencio...
La hora de Ratzinger se acercaba y apenas quedaba tiempo para mudar los colores de los vestidos. Y los semblantes. 

La fiesta volvía a comenzar y con ella el dinero de los valencianos se evaporaba en una siniestra trama de corrupción que, como columna vertebral, presuntamente anida en el Partido Popular.

El Gobierno de España no decretó luto oficial. No. El Gobierno autonómico, del PP, se limitó a dar carpetazo al asunto sin querer investigar las causas del mayor accidente en la historia del metro. Se mintió. Se acalló a la televisión autonómica, Canal 9. Dijeron: la culpa fue del conductor, también fallecido.

A día de hoy sigue habiendo cero responsables políticos. Y fueron 43 muertos. 43 familias destrozadas a las que Francisco Camps, en aquel momento Presidente, se negó a recibir.

Hoy la desdicha, los muertos, han vuelto a ser noticia y muy sonora. La tele ha estado dando información a lo largo del día. No como en el accidente del metro.

Desconozco lo afectado que pueda estar Mariano ante la muerte de 45 españoles en la tragedia aérea. No es proclive a mostrar sentimientos. Un gesto, como de asco, es lo más que suele expresar. Cada día mueren enfermos de Hepatitis C por no administrarles el fármaco necesario y tampoco las caras del Gobierno del PP parecen alteradas. Ni ante el drama de los desahucios. Ni por las víctimas del tren Alvia, en Santiago.

Pero el asunto del avión  Airbus A-320  no solo afecta a España. En liza aparecen otros países, Francia, Alemania y Turquía. Hay que dar la cara.

Europa y el mundo entero nos miran. Y hay que aparentar, al menos. Y sacar rédito político si algo se puede arañar. Mariano Rajoy se ha puesto de inmediato en contacto con su jefa Merkel  y con el Rey,  y ha llamado también a Pedro Sánchez para aunar actitudes al respecto. Incluso en situación tan luctuosa el 'juego de tronos bipartito' es potenciado. Y las desavenencias con Artur Mas, President de la Generalitat, parece que han quedado también aparcadas. 
Todos, cara seria, han aparecido en correspondientes ruedas de prensa manifestando su consternaciónToca ahora comportarse como hombres de Estado

El mismo Rajoy va a acudir al lugar del siniestro. Su visita, anunciada, será publicitada.

Nada semejante sucedió con la tragedia de Metrovalencia. No hubo entonces hombres de estado, solo canallas. Pero hoy la foto es necesaria.

Queda claro, pues, que aunque sea a nivel de información, de noticias, tampoco los muertos valen lo mismo.



sábado, 21 de marzo de 2015

LA VERDADERA #TIERRAHOSTIL: LA ESPAÑA DE RAJOY



La España de Rajoy está avanzando peligrosamente en una represión que recuerda cada día más el pasado dictatorial franquista de donde procede la cúpula del PP.

Comenzó su andadura gubernamental Rajoy con un programa que lo encumbró a una mayoría absoluta insospechada por el mismo Partido Popular. Las promesas de las soluciones todas ante una situación amenazante por aquellas Agencias de Calificación (S&P, Moody's, Fitch) que conminaban sin cesar la política de Zapatero con la prima de riesgo (término también desconocido entonces para buena parte de españoles) subiendo -o elevándola- a cifras peligrosas ante lo que vino en llamarse "rescate", prepararon los ánimos de muchos españoles a la necesidad de un cambio político que frenara aquel peligro.

Se firmó además, con nocturnidad y alevosía, entre Zapatero Y Rajoy la segunda modificación de la Constitución de 1978: el famoso artículo 135, que dio paso a la primacía del pago de la deuda externa (sin ningún tipo de auditoría de la misma) al bienestar de las personas.

Ya entronado el PP con Mariano Rajoy a la cabeza comenzó el desglose de sus promesas electorales. Justo lo contrario de lo anunciado en las mismas es lo que el Partido Popular ha ido aplicando en estos algo más de tres años de 'gobierno'.

Lo que venimos en llamar derechos sociales, que nos hemos dado por el hecho de ser personas y que son inherentes a cada uno de nosotros como bien argumenta Thomas Paine los han ido destruyendo inmisericordemente. Trabajo, Vivienda, Sanidad, Educación, Dependencia, Pensiones... destrozados como tras el paso de una potente apisonadora. Atila no lo hubiera hecho mejor. La brecha social, la pobreza infantil, las personas desahuciadas, los suicidios ante el desespero... sitúan a este país en los últimos puestos de Europa.


No contento el PP de Rajoy con ello, con lo que han venido en llamar 'reformas', tenían que rematar la faena. Había que acabar con la libertad de expresión. Este derecho es imprescindible, además, para que otros derechos fundamentales puedan ser disfrutados. Fue la Ley Mordaza en un primer momento. Aprobada en solitario por el partido del Gobierno del PP en diciembre de 2014. De un plumazo, y promovida por el ministro Fernández, cercenó el art. 20 de la Constitución y el 19 de la Declaración Fundamental de los Derechos Humanos (DUDH) y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP).

No era suficiente tampoco, había que dar un paso más en la implantación de un estado policial no desconocido, por desgracia, en esta España sufridora de los rigores sangrientos, de hambre e injusticia de la dictadura franquista.
Así el 2 de febrero del presente año el PSOE, a través de su secretario general, Pedro Sánchez, firma en Moncloa con Rajoy la Ley conocida como la de Condena Perpetua.


España está tomada ya por una especie de estado de sitio. Cualquier cosa puede suceder por parte del poder ante unos desamparados ciudadanos.

Otro ejemplo de la #TierraHostil de Rajoy en relación a algo tan primario como solucionar el hambre de ciudadanos españoles, y también oculto en la prensa del Régimen, lo encontramos en la misma Andalucía, precisamente en Cádiz. Los grandes partidos tradicionales a lo suyo. "Tratan de centrar el debate político en lo que ocurre a miles y miles de kilómetros del estado español, mintiendo, manipulando y engañando descaradamente sobre la realidad de aquellas tierras, y los grandes medios incluso mandan a sus reporteros a hacer programas-show en los cuales mostrar todo lo que de negativo pueden encontrar -y deformar de forma sesgada- en esas tierras, las imágenes de las diversas “colas del hambre” y otras muchas similares que a diario se dan en este estado, son ocultadas de forma sistemática".


Y sin embargo, tras el surgimiento del Movimiento Podemos, devenido en partido político, Podemos, para poder acceder a las elecciones, es tan grande la ilusión y esperanza despertadas en la ciudadanía, que ve en él la respuesta a las demandas cada día más angustiantes, que tanto PP como PSOE, al ver peligrar el bipartidismo, consagrado desde la llamada Transición en la alternancia en el Poder, no pierden oportunidad de atacar a las personas que promovieron tal partido. La ayuda de los medios de comunicación afines al PSOE y muy especialmente al PP, vendidos miserablemente y sin ninguna decencia personal ni deontología profesional, calumnian, injurian, mienten incansablemente contra ellos. Tanto Pablo Iglesias, como Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero son objeto de los ataques más impensables.
A medida que cada calumnia pasa a ser nada, con el consiguiente desgaste personal sufrido van inventando nuevas maneras de ataque.


Demasiada gente ignorante de buena fe sigue creyendo las maldades con que este Gobierno la manipula. El 'gran invento', sin contar con los 'desinformativos' que conocemos con el nombre de telediarios, lo podemos encontrar en ese programa de Antena 3, #EnTierraHostil.
Aquí se muestran como verídicos el montaje de una serie de absurdas mentiras cuyo desarrollo crea opinión en la audiencia.

Está en proceso ahora #EnTierraHostilVenezuela. Cúmulo de despropósitos y mentiras que presentan una imagen de este país latinoamericano como un lugar dictatorial, sin libertad alguna y preñado de brutal represión.

EEUU, a través de lo que se conoce como "ganster económico", probó estrangular a Venezuela en tiempos de Hugo Chávez. Con él no pudieron. Ahora las intentonas son contra Nicolás Maduro.

El propósito en la España del PP de Rajoy es claro:

A) Se monta un proyecto televisivo con el título #EnTierraHostil. Se proyectan unos pocos programas en los que se denuncian algunos problemas auténticos que han calado en la sensibilidad de la gente que considera ya que este es un espacio serio y fiable.

Vinculan a Podemos con Venezuela, y tras acusar de todos los males inimaginables a las personas fundadoras de esta formación política, al no haber podido probar ninguna de las acusaciones pertrechadas porque no hay nada, pasan al plan B, esa letra tan propia e idónea del PP.

B) Presentan a Venezuela como un país tortuosamente endemoniado.
A partir de este momento ya pueden echar toda la bazofia que quieran, el terreno está abonado, todo es creíble para el pueblo ignorante.
La ignorancia -ese gran mal que los gobiernos malvados e imbuidos de espíritu dictatorial y represor se encargan de intensificar- consigue que deglutamos y sintamos como opinión propia lo que nos ofrecen debidamente masticado.
Los resultados sobre #EnTierraHostilVenezuela está dando sus frutos en una opinión pública absolutamente desinformada.

Sin embargo los medios no se hacen eco de México, el país más corrupto, represor y violento que imaginar podamos, líder en violación de los DDHH. ¿Por qué?

México ha firmado con EEUU y Canadá el Tratado de Libre Comercio, el temible TTIP, además de varios tratados internacionales así como  ventajosos para distintos países de la UE. Y lo ha hecho en detrimento de sus propios ciudadanos, cuya vida ha disminuido visiblemente en calidad mientras los atracos, los secuestros, los asesinatos, el desprecio a la vida humana aumenta pavorosamente.

Ya vemos, tan solo un ejemplo de la manipulación que el poder político-económico puede ejercer con la única finalidad de perpetuarse y seguir con sus abusos ante una ciudadanía que puede quedar totalmente desarmada y desorientada como para continuar dando su voto a aquellos sus verdugos.


jueves, 5 de marzo de 2015

No se trata de Grecia, se trata de ti


Antes de nada: si la Unión Europea ha de ser salvada de las garras de esa jauría de neoliberales que sientan sus culos en Bruselas, los tratados europeos han de ser reformulados para que jamás sea posible lo que estamos viendo ante nuestros ojos: que se tire por la borda el Estado social sin que nadie sea responsable por ello.
Es necesario constitucionalizar el Estado de bienestar, impedir que la globalización y la innovación tecnológica cuestionen su núcleo, introducir límites bien definidos a la destrucción de derechos y a los procesos de privatización. Tiene que haber recursos legales para que implementar ciertas políticas sea castigado no solo por las urnas. Tal y como los comunistas estaban prohibidos en la antigua República Federal Alemana sin que nadie se rasgara las vestiduras, también el extremismo neoliberal, hoy con asiento en el BCE y otras instituciones europeas debe ser perseguido sin paños calientes.
No es un punto de vista descabellado. Al fin y al cabo, la ortodoxia neoliberal ha hecho un uso torticero de los tratados europeos para darle forma legal, obligatoria, a su muy peculiar punto de vista. Una y otra vez esa ortodoxia ha puesto en práctica la ley del embudo. No se han parado en barras. Han puesto en obra todos los recursos disponibles y han estado a punto de eliminar de la escena las visiones alternativas del mundo.
La asunción por España de la absoluta prioridad de pagar la deuda pública es un pequeño ejemplo, si se quiere menor. Peor fue el artículo 104 del Tratado de Maastricht, el que consagró, nos recuerda Juan Torres, la absurda prohibición de que los bancos centrales financiaran a los Gobiernos. El artículo 135 de la Constitución española se ha inscrito por ovejunos legisladores en el corazón moral de España por chantaje de Merkel. Pero el caso es que ese artículo prohíbe buena parte de la historia europea del siglo XX, prohíbe a Keynes y prohíbe la moderada política propia de la socialdemocracia. Lanza el mensaje de que solo es buen europeo el que comulga copiosamente las obleas del mercado.
Si esto es así, y me temo que es así, entonces solo queda o la posibilidad de la derrota, ceder a los Treinta Tiranos, o hacer un órdago a la grande. Romper con la lógica de la actual deriva europea. No puede ser que en la tormenta los bancos sean lo primero, antes que el hambre de los niños, la pensión de los viejos o la salud de la gente. Hay que recordar que en el origen de la crisis estuvo la desregulación financiera y que el poder del dinero es lo que hay que atajar por pura cordura, porque el capitalismo sin límites conduce directamente al precipicio. El capitalismo es más justo y funciona mejor cuando tiene contrapesos.
Lo que está en juego con Syriza es la puesta en cuestión del doble estigma de Europa en estos momentos: la Santa Alianza entre el neoliberalismo y la hegemonía alemana. No se trata de Grecia. Se trata de todos nosotros. Para esa gente de Bruselas la absoluta prioridad griega ha de ser pagar la deuda: rescatar a los bancos antes que pagar medicinas, pensiones o salarios. Syriza es el retorno de la socialdemocracia en su versión más clásica. Pero eso es lo inadmisible a los ojos del neoconservadurismo europeo. “Democracia dentro de los límites del mercado”: esa frase parece una chanza grotesca al estilo del soldado Schwejk, pero es en realidad una expresión de Merkel.
Ocho de cada diez alemanes están convencidos de que la brecha entre ricos y pobres es una amenaza para la democracia, relata Rafael Poch en su imprescindible libro La quinta Alemania (Icaria, 2013), quien también informa de que entre 2008 y 2009 el Gobierno alemán rescató a sus bancos con 480.000 millones de euros. No es extraño, si se sabe que al 50% más pobre de la sociedad alemana le corresponde el 1% de la riqueza; y al 10% más rico, el 53%. Con la austeridad también los trabajadores alemanes se han empobrecido mientras sus ricos concentran más y más riqueza.
Echar basura sobre Grecia, no sobre su oligarquía impune, sino sobre todas sus gentes solo sirve para difuminar que lo que la UE está haciendo es aprovechar elshock para cambiar el modelo social a la medida de grandes bancos y empresas. Sin embargo, como de un modo tan hermoso lo ha dicho Alexis Tsipras, "prevaleceremos porque Grecia es el país de Sófocles, quien con 'Antígona' nos ha demostrado que hay momentos donde la ley más grande es la justicia".
Si Alemania quiere imponer una 'pax cartaginesa' a Grecia es porque el pensamiento de derecha no tolera la menor objeción. No es que no pueda discutirse la mayor, es que tampoco pueden discutirse los detalles. Schäuble ha querido humillar a Varoufakis a la vista de todos. Quería hacer constar quién manda, quién tiene el poder y la autoridad, que debe ser incontestada, como ha de serlo la austeridad.
¿La austeridad? Pero ¿por qué los ricos se hacen cada vez más ricos? ¿Por qué ellos no pueden practicar también la austeridad? ¿Por qué los bancos no han de quebrar y los accionistas perder su dinero? ¿El capitalismo solo lo es para los de abajo? Una de las preguntas que uno se hace una y otra vez es esta: quién y cuándo tuvo la ocurrencia genial de inventar eso de que los pobrecitos de abajo habían vivido por encima de sus posibilidades para ocultar el latrocinio, la inepcia y la corrupción de los plutócratas. La austeridad no es más que la campaña publicitaria de las finanzas para que la gente financie sus orgías.
Quiero creer que a estas alturas de la película poca gente quedará que dude de que lo que llaman austeridad no es ni más ni menos que el intento de acabar con el Estado social europeo. Si a usted, querido lector, le preguntan cómo se imagina España o Europa dentro de diez o veinte años, tendrá que ser muy tonto para suponer que, con las políticas en curso, los salarios o las pensiones van a ser más altas, que se habrá acabado el trabajo precario o que los bienes públicos –la sanidad, la educación, la ayuda a dependientes, etcétera– habrán mejorado.
Su nivel de estupidez no puede hacerle imaginar que en pleno paraíso neoliberal los ricos pagarán impuestos como usted lo hace o que se habrán acabado los paraísos fiscales. Quiero pensar que hasta el más tonto del pueblo sabe ya que la austeridad es una estafa. No se olviden, cuando vayan a votar, que no solo les roban. Además les toman el pelo.
Lo que Alemania y sus corifeos buscan con Grecia es que suceda la tragedia, que el horror se vuelva irredimible. Puede ser que la vida sea oscura y terrible, como se aprende cuando se lee a los clásicos helenos, pero sería ridículo que el destino tomase la forma de Schäuble o Draghi, o de dos petimetres como Dijsselbloem y Weidmann cuyo principal mérito, por cierto, es su hoja de servicios a los respectivos partidos.
La fantasía recurrente de Alemania es disponer de un Imperio. Si por sus líderes fuera, la Europa de hoy se dividiría entre la nueva Roma, pulcra y hacendosa, y esas hordas de vagos y corruptos que se dispersan y divagan por el sur, poco atentos a las mots d'ordre que les llegan de Capitanía. Es poco probable que el porvenir sea piadoso con este nuevo avatar de esa antigua pulsión. Pero, en todo caso, se me viene a la memoria el título de un delicioso libro: Catálogo de necedades que los europeos se aplican mutuamente.
Es cierto que, con el ladrillo, una parte de España se volvió tonta y otra estuvo a punto, pero los banqueros alemanes sabían tan bien como los españoles que aquella burbuja tenía que explotar. Y la ignoraron, recogiendo beneficios. También es su responsabilidad. Es sabido que Draghi ayudó, desde Goldman Sachs, a falsear las cuentas de Grecia. En fin. Todo esto es de un cinismo fenomenal, fabuloso, abrumador.
No se trata de Grecia, se trata de ti http://www.eldiario.es/_1597dc16 vía @eldiarioes

domingo, 1 de marzo de 2015

Refutando a Rajoy sus mentiras sobre la 'deuda' de Grecia a España


Mariano, a ver si aclaramos algunas cosas:

1º ) Respecto a los 26.000 millones 'comprometidos por los contribuyentes españoles en el rescate griego' y que TU ministro Margallo dice que sin este 'préstamo' las 'prestaciones de empleo en España habrían subido un 50% o las pensiones un 38%', hemos de DEJAR CLARO -para echarte en cara vuestras MENTIRAS- lo siguiente:

a) "En el año 2010 se concluyó el primer paquete de rescate a Grecia, por un valor de 110.000 millones de euros de los que 80 correspondían a créditos bilaterales concedidos por los Estados Miembros y 30, al FMI.
De los 80.000 millones, a 1 de enero de 2015 se han desembolsado 52.900. España aporta el 8'3%, o sea, 6.650M€ es lo prestado hasta ahora. Esto es todo lo que ha pagado España hasta ahora a Grecia, con tipos de interés usureros, además. ¿Por qué tu Gobierno del PP habla entonces de 26.000 millones?"

b) " El 14 de marzo de 2012 se decidió un segundo rescate para Grecia, se añadieron 130.000 millones al programa. En este caso, el EFSF toma prestado dinero en los mercados financieros con garantías de los Estados Miembros.
Eso significa que España ha aportado GARANTÍAS a este segundo rescate a Grecia por valor de 18.150 millones de euro. Pero ojo, son garantías, ¡España NO ha pagado de esta cantidad ni un sólo CÉNTIMO! Además, es importante señalar que las garantías se aportan a inversores privados que una vez más harán negocio a costa de los griegos, asumiendo el riesgo el resto de haciendas nacionales".

c) "Resumiendo, España ha aportado al rescate griego 6.650 millones de un crédito bilateral a un tipo de interés del 5% (lo único desembolsado hasta ahora), con el que ganará dinero. Y ha aportado garantías a través del EFSF por valor de 18.150 millones, del que no se ha tenido que hacer de momento ni un solo pago. ¿Le debe Grecia 26.000 millones de euros a España? Falso".

d) "Conclusión: el PP miente con las cifras, y además hace con Grecia lo contrario de lo que predica.
Su principal objetivo es evitar que otro Estado miembro endeudado realice con éxito una política económica distinta a la suicida y socialmente depredadora seguida en España. Nada más. Y al perseguir este objetivo, poniendo a Grecia contra las cuerdas, están también poniendo en riesgo el dinero prestado y las garantías españolas en el EFSF, y de paso haciendo saltar por los aires cualquier concepción de lo que debería ser la solidaridad europea.
2º ) En relación al 'ataque' de Tsipras a España y la petición de Rajoy a Bruselas para 'condenar' dicho 'ataque'.
Mariano, dices que las palabras de Alexis Tsipras "son contrarias al espíritu de solidaridad que debe regir las relaciones entre socios" y que "la solidaridad de España ha sido sobradamente probada" en alusión a los 26.000 millones comprometidos por los contribuyentes españoles en el rescate griego... "España no es adversaria de nadie, sino al contrario: es solidaria con el pueblo griego como lo ha demostrado comprometiendo 26.000 millones de euros.
3º) Te digo: 

a) Alexis Tsypras se ha quejado con toda la RAZÓN contra los Gobiernos de España y Portugal afirmando: “Su plan era y es desgastar, DERRIBAR o llevar a NUESTRO GOBIERNO hacia una rendición incondicional antes de que nuestro trabajo produzca resultados y antes de que el ejemplo griego afecte a otros países. Y, especialmente, antes de las elecciones en España”.
El primer ministro griego afirmó que su país fue capaz de lograr un acuerdo con el Eurogrupo pese a los intentos de asfixiarlo por parte de los conservadores españoles y portugueses, temerosos de que una victoria de la izquierda pudiera abrir la vía a un cambio de ciclo en ambos países. Al igual que acusó a su predecesor Samarás de tenderle una trampa, “junto con las fuerzas conservadoras en Europa”, para firmar una prórroga de sólo dos meses —que concluía ayer—, maniobrar para convocar elecciones anticipadas en ese periodo y dejar en herencia al nuevo Gobierno una crisis financiera imposible de gestionar.

b) Mariano, baja del pedestal y olvida tu ambición desmedida. TÚ NO eres ESPAÑA. Utilizas una sinécdoque con la que desmereces a este PAÍS. Tú, Mariano, eres un grano de arena, uno más, aunque malvado y ruin como nadie. Pronto te veremos fuera de la presidencia del Gobierno a la que accediste mediante la gran MENTIRA de un falso programa. A tu casa o a la cárcel en adonde vas a irte.

c) Tu repetición -y la de uno de tus 'seguidorer, De Guindos, sobre la fraudulenta cifra de 26.000M€, y tras la aclaración expuesta en 1º, a, b, c), reafirma tu calidad embustera y desleal.

d) El que pidas a Bruselas que 'condenen a Tsypras por sus palabras hacia ti es otra prueba más, Mariano, de tu hipocresía, de tu 'carácter-de-niñato-malcriado-llorica-como-los-nenes-bobitos' y de personajillo-mieditis-cobarde.

Lárgate de una vez. ¿O te largamos?