viernes, 22 de abril de 2016

La verdad hipócrita de algunas Asociaciones de Prensa.



El feroz corporativismo de algunos medios de comunicación y buena parte de los periodistas protagonizan hoy una de las distintas 'noticias' que los mismos medios se encargan de transmitir. Un circulo vicioso: los mismos que dicen sentirse agredidos son los que hablan de su sentimiento del "dolor experimentado" hasta el punto de vomitar que Pablo Iglesias cercena la "LIBERTAD DE EXPRESIÓN" o que Pablo Iglesias pretende "ESTATALIZAR LOS MEDIOS".

Estos mismos medios, tan serviles ante el ‪#‎plasma‬ de Rajoy o las calumnias e injurias de un Inda o un Marhuenda en programas televisivos de máxima audiencia ante los que bajan la testuz y callan, son los que ahora plantan cara como gallos de pelea.
Y es que ni Pablo Iglesias ni Podemos les ofrecen el pesebre del que están acostumbrados a comer.


La gran FALACIA es llegar a pensar que solo los medios de comunicación y los periodistas que en ellos trabajan son los portavoces de la VERDAD ante la que el resto de los mortales debemos callar y ceder.
Estos medios hoy tan ofendidos y tan pretenciosos de ser los únicos poseedores de la certeza qué lejos quedan del sabio Sócrates; "Solo sé que no sé nada".

A ellos en su cosecha de insultos a Podemos se han unido, ¡cómo no!, el PSOE de la ‪#‎Sultana‬ andaluza y el ‪#‎CiudadanoRivera‬. Este último con repetición de la calumnia de la ‪#‎FinanciaciónDeVenezuela‬.

Si es esta la información "verdadera" que algunos medios nos ofrecen, ¡¡ caigan estos medios y viva la Verdad !!


© María Dolores Amorós

domingo, 17 de abril de 2016

Pedro Sánchez no encuentra salida a su propia ratonera y echa la culpa a Podemos


El tiempo se acaba y Pedro Sánchez no sabe cómo salir de su propia ratonera. Tras aceptar con los brazos abiertos el encargo del Jefe del Estado de formar gobierno, un Sánchez engolado dijo que iba a hablar con todos los partidos menos con el PP y especialmente con Mariano Rajoy, con la finalidad de lograr acuerdos que le permitieran formar un Gobierno de progreso.

Lo que se ha percibido, en todo momento, por parte de Sánchez es un pasar como de puntillas en sus contactos con los partidos de izquierda, un clarísimo ninguneo a Podemos. Por el contrario, a la vista de todos se fue comprobando el acercamiento cada día más a Albert Rivera y sus Ciudadanos. No solo Sánchez, sino los equipos negociadores que ambos partidos pusieron a trabajar de inmediato. De esta manera, con este último llegaron a un acuerdo tras ceder a imperativos de Rivera. 



El pacto alcanzado, Acuerdo para un Gobierno reformista y de Progreso, consta de 200 propuestas de las que Rivera afirma que el 80% de las mismas proceden de Ciudadanos, se firmó a bombo y platillo en el Congreso y bajo la manipulada presidencia del cuadro de Juan Genovés, El abrazo. Cuadro creado por otra circunstancia bien distinta y con una finalidad totalmente ajena este pacto.



Gran algarabía entre los psocialistas, risas emocionadas y tornadas casi en llanto de Carme Chacón, de Oscar López, de Antonio Hernando... y demás del equipo negociador de Sánchez. En ningún momento he podido entender el motivo de tales exaltaciones.

Tanto el PSOE como Ciudadanos eran conscientes de que solo con sus respectivos escaños, 130 (90+40), no había votos suficientes para un pacto de Legislatura. Sin embargo debían de estar convencidos de que su capacidad de seducción convencería al resto.

Ciudadanos lleva todo el tiempo apelando a la necesidad de un pacto con el PP, sin que este ceda. Y, mientras, Pedro Sánchez llega ya a exigir a Podemos que facilite su investidura.

Es decir, para Sánchez Podemos debe renunciar a su programa, a sus ideas y apoyar sumisamente el encadenamiento al que el primero se ha sometido voluntariamente con Ciudadanos. Todos sabemos que las únicas cadenas que le pueden tener aprehendido se las ha impuesto su propio partido, el "aparato" de Ferraz. El mismo que el 28 de diciembre, en Comité federal, impuso su negativa a pactar con Podemos, así lo ha confesado públicamente Pérez Tapias.

Se ha llegado a una situación en que ya no se sabe cómo calificar la actitud de Pedro Sánchez contra la formación política Podemos, si se trata de ignorancia, de desfachatez, de caradura o de qué. Difícil de definir ese empecinamiento en que sea Podemos el que doblegue la testuz, reniegue de su programa, deje de lado a su más de cinco millones de votantes y se ponga al servicio incondicional de un Gobierno presidido por el señor Pedro Sánchez junto a Albert Rivera y continúen así las políticas de austericidio para la ciudadanía mientras los poderes financieros siguen aumentando su capital.

Unas políticas que no solo han arruinado económicamente a la gran mayoría de la población, han decapitado la Sanidad pública, la Educación, la Dependencia, las Pensiones, la igualdad de condiciones para evitar la brutal brecha social en que el PP nos ha metido, sino que, además, han cercenado el resto de los DDHH que con esfuerzo, trabajo y coraje nuestros padres lograron recuperar. Con su maldita Ley Mordaza nos han robado el derecho fundamental de poder protestar y manifestar públicamente nuestro desacuerdo contra la tiranía de un Gobierno cada día más cercano a las formas del aún reciente pasado dictatorial.

Ningún sentido tienen ni son aceptables, si no pensamos que son debidas a la desesperación, las palabras de Sánchez: "A Iglesias no le imploro; le exijo su responsabilidad... Le pido que deje empezar la legislatura".

Así las cosas estamos abocados a unas nuevas elecciones. Así lo ha querido el PSOE. Su matrimonio indisoluble con Ciudadanos no tiene ninguna explicación desde una perspectiva de izquierda. La posibilidad de lograr más apoyos, a no ser que, al final, el PP accediera a la llamada constante de Ciudadanos, no se ve por ningún lado. Pedro Sánchez ha presumido de ego, estaba convencido de que el resto de la Cámara se iba a plegar a sus deseos y como regalo nupcial le iban a otorgar su "sí quiero"



Y no nos vale la tan manida excusa del NO al Derecho de decidir de los catalanes, de quienes, dentro del PSOE, reniegan y dicen no querer aceptar su apoyo, activo o pasivo. ¿Hay que volver a recordar que el Felipe González de Suresnes (1974) abogó ya no por el derecho a decidir, sino por la autodeterminación de las nacionalidades históricas? ¿O las promesas de Zapatero de apoyar la reforma del Estatut que salga del Parlament? ¿Habrá que refrescar la memoria de los olvidadizos desempolvando cuando, tras perder en 1993 la mayoría absoluta, Felipe González se alió con el independentista Jordi Pujol que le garantizó la estabilidad parlamentaria hasta el final de la legislatura, o al menos durante 1995? Y ya sabemos las nefastas consecuencias que este pacto conllevó para las arcas públicas al bloquear González la querella de Banca Catalana contra Pujol...



Quede claro que Podemos no es el responsable de que llevemos más de 110 días sin nuevo Gobierno, y que, mientras tanto, el Gobierno en funciones del PP siga haciendo de las suyas. Ni mucho menos.

Es el PSOE y solo el PSOE el único culpable. No se resignan a que la ciudadanía haya votado contra el turnismo bipartidista, no. Siguen convencidos de que ahora les toca a ellos. Y sin mayorías de ningún tipo, más bien al contrario, intentan seguir arrollando con su más que habitual apisonadora.

© María Dolores Amorós


lunes, 11 de abril de 2016

Panama Papers



El normal escándalo producido al conocerse los primeros nombres que han salido del extraordinario trabajo de investigación de un grupo de periodistas ha salpicado a toda Europa. Pero centrándonos solo en España, ¿Cómo se puede tolerar que los distintos ministros de Hacienda que hemos sufrido desde la Transición hayan callado lo que desde siempre sabían y que sabemos ahora nosotros gracias al buen quehacer periodístico?
No solo vuelven a salir nombres de 'delincuentes' que han pasado ya por la cárcel sin haber devuelto un céntimo de sus robos, Mario Conde, sino el de un actual ministro en funciones, José Manuel Soria, como administrador de una de estas empresas, UK Lines Limited, gestionada también por el bufete Mossack Fonseca. 

La 'defensa' que esgrime Juan Manuel Soria es que hay un error y que no es él, sino su hermano Luis Alberto. Pero la firma es la suya, la de José Manuel. Aunque más tarde el actual ministro en funciones niega rotundamente que dicha sociedad tenga que ver con su familia.
Lo mismo sucede con el exministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, eurodiputado del PP y actual Comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, chupótero de la política desde 1982, y su flamante esposa.
En la Europa democrática la protesta de los islandeses ha hecho dimitir a su primer ministro por estar implicado en el asunto de los Panama Papers. Hoy en Reino Unido, David Cameron da la cara ante la Cámara de los Comunes por estar involucrado también en esta suerte de evasión de capitales.
En España nada de esto sucede y el tema no ha hecho más que empezar... Bien que el Gobierno del PP se apresuró con su ‪#‎LeyMordaza‬a frenar los impulsos de la gente indignada. Atados y bien atados nos ha dejado a los españoles en la justa necesidad de expresar nuestro Derecho de Expresión y Manifestación.
Por lo que hace a la monarquía española:
Zarzuela niega estar implicada en "Panama papers" con la excusa de que Pilar de Borbón no pertenece a la familia real tras el recorte de 'reales' miembros que Felipe realizó al recibir la corona por abdicación de su padre, Juan Carlos I.
Pero las fechas entre la constitución y el cierre de la empresa Delantera Financiera SA, gestionada por el bufete internacional Mossack Fonseca, y de la que Pilar de Borbón fue presidenta durante 40 años, desde agosto de 1974, al ser nombrado su hermano Juan Carlos Jefe interino del Estado, por empeoramiento de la salud del dictador Franco, hasta 24 de junio de 1975 con la proclamación del hijo de su hermano, Felipe VI, como rey sucesor de su padre.


¿De verdad que Pilar de Borbón, además de ama de casa y madre de cinco hijos, no pudo hacer de testaferro de su real hermano en estos años de inviolabilidad del monarca español? Es solo una pregunta.
Según La Constitución española en su art. 56, 3 “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65, 2.”. Claro que en el momento en que un monarca deja de ser rey sucede:
1.- Que don Juan Carlos deja de ser inviolable.
2.- Que deja de serlo sólo para el futuro, porque conserva la inviolabilidad por los actos realizados mientras era rey.
Sin embargo, mientras lo primero es evidente, lo segundo resulta mucho más discutible, porque se plantea la duda de si conserva ese privilegio respecto de todos sus actos, o únicamente respecto de los refrendados.
De ahí las manipulaciones jurídicas que se realizaron para mantener el aforamiento de Juan Carlos es su estado de ya "no rey".
¿Por qué esa necesidad de protección de Juan Carlos con su aforamiento? Sigo preguntando...

 © María Dolores Amorós

domingo, 10 de abril de 2016

El Pacto de los montes



El grupo de 'trabajadores' que asesoran a Pedro Sánchez (PSOE) no cesan en su afirmación de que están trabajando una barbaridad para lograr el pacto a tres, PSOE, C's, Podemos.
Pero la verdad es que, desde que el Jefe del Estado encargó a Sánchez la formación de Gobierno, lo único que he percibido hasta la fecha es lo siguiente:, paseítos por aquí, paseítos por allá, arriba y abajo... y mientras, los días van pasando. Desde el minuto uno la fusión con Rivera se realizó con rapidez, como si hubiera surgido un flechazo inesperado entre ambos dos y sus equipos. Y según Rivera y los suyos ellos han impuesto un 80% de su programa en estos 200 puntos. Los psocialistas callan a esto. Y el que calla otorga. Es decir, que parece ser que el PSOE ha renunciado a mucho de su programa electoral para abrazar el de Ciudadanos, un 80% del mismo relegando al socialista.
Unidos por su pacto, poco veo hacer a unos y otros. Si bien C's está ojo avizor sobre cualquier posibilidad de acercamiento entre Sánchez y Podemos.
Llegado el día de la reunión a tres, a la que los "señores" no asistieron como ya tienen por costumbre, era cosa de ver las caras de enterrador de Girauta y Villegas, morro torcido y escondido el colmillo que podía saltar a la yugular de cualquiera que osara interponerse entre los amores de Pedro & Albert.
Había que abortar cualquier posibilidad de entendimiento entre Podemos y PSOE. Intransigentes Ciudadanos. Insistentes en su 'relación más que formal' con estos últimos, Psoístas.
Claro rechazo a conformar Gobierno con Podemos y aceptar las "rebajas" de las propuestas de estos últimos, ambos.
Desde el mismo principio dejaron bien claro ambos, PSOE & C's, que esta reunión no iba a llegar a buen puerto. Pero que su "buena voluntad" la demostraban con el esfuerzo de 'perder' tres horitas para que la gente pensara en que había divinos anhelos.
Muchos llegamos a contagiarnos de esa 'buena voluntad' y esperamos, ilusionados, que el " parto de los montes" funcionara. Y sí, funcionó. Parturient montes, nascetur ridiculus mus.


Y ya no se trata de un "ridículo ratón" el resultado, sino de la tremenda estafa que tanto Sánchez como Rivera han estado gestando en este tiempo de grandísimos esfuerzos.
Del monstruo parido quieren echar la culpa a Podemos, cuando éste en ningún momento ha intervenido en la gestación de aquél.
Había que decir la verdad y no seguir embaucando a la ciudadanía. Y, una vez más, ha tenido que ser la valentía y el coraje de Podemos los que han dado la cara para destapar la pócima de embaucamiento que PSOE y C's han estado fraguando en estos tiempos de forzados esfuerzos. Estos y no otros han sido los grandes trabajos, los empeñados quehaceres en que han ocupado todo su tiempo los grandes farsantes.
Los españoles sin apoplejías varias que juzguen lo sucedido y la carambola para llegar a pactar con el PP y sus miserias.
El ala izquierda del PSOE, Izquierda Socialista, lo está diciendo muy claro y con exquisita ironía:  "Fue el PSOE el que bloqueó el pacto con Podemos en el Comité de diciembre" (Pérez Tapias)

© María Dolores Amorós


sábado, 2 de abril de 2016

¿Qué fuma Félix de Azúa? ¿O es de nasciencia?






Es este personaje un ejemplo más de aquello de que "El hábito no hace al monje". Y lo digo porque se ha demostrado a lo largo de la historia -y puedo citar ejemplos concretos- que cuando alguien es un maltratador o un criminal ( no sé cuál es en el fondo la diferencia) su nivel de retorcimiento mental o demencial va en proporción directa al nivel de su adulterada formación y falsa intelectualidad . Un trabajador de la obra o un campesino dan el golpe y ya está. El, en este caso, académico de la Lengua, además del golpe utiliza los recovecos de la humillación y acoceamiento.
Los estudios conforman la mente de cada cual dependiendo de muchas circunstancias. Uno busca las lecturas con las que se siente a gusto en función de la ideología que le atrae. Lo mismo sucede con los amigos.

Félix de Azúa es uno de los conformantes iniciales de Ciudadanos cuando eran Ciutadans de Catalunya (2005 y 2006). O sea, el germen de Albert Rivera.
Solo ve "algo de decencia en Ciudadanos". Con ello podría quedar descrito este sujeto.
Pero no. Va más allá. Su ya manifiesta demencia se manifiesta en absurdas manifestaciones groseras y machistas: "Ada Colau debería estar sirviendo en un puesto de pescado". tal como ese del PP que dijo: "Ada Colau debería estar "limpiando suelos"".
Vamos, chapó ambos. Para Premios Nobel en zafiedad.


Respecto a Podemos no podía ser menos, evidentemente. Los insultos del insigne académico salen con bilis de su boca: "Lo que ha salido de la Facultad de Políticas de la Complutense es lo más ignorante del país", dice en referencia a Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero o Carolina Bescansa, que estudiaron y fueron docentes de esa facultad madrileña.
E insiste en su maledicencia difamando lo que la Justicia ha rechazado reiteradas veces por su falsedad: "han aceptado dinero de los gorilas venezolanos y los verdugos iraníes".
La acritud del académico se extiende no solo a casi todo el arco parlamentario, sino, y lo que es imperdonable: al conjunto de la ciudadanía, a los votantes, a nosotros todos, a quienes desprecia.
Cuestionado sobre los apoyos en las urnas de Podemos, PP y PSOE, el académico tiene la respuesta: "La gente debe de votar borracha".
Solo ve "algo de decencia en Ciudadanos", a los que "hasta ahora votaba". Aunque también les critica, al asegurar que no ayudan "a los padres que piden educación en castellano en Cataluña".
Esta muestra de desprecio por la Lengua catalana debería ser motivo suficiente para ser expulsado de la RAE. La locura de este personaje es peligrosa. El desconocimiento de la Constitución no exime de su cumplimiento. Y Félix de Azúa desprecia el artículo 3º de la misma.
Un rencor incomprensible le lleva a identificar a los nacionalistas catalanes con ETA: "Esta gente es parecida, sigue una estrategia similar".
Desconozco el nombre de la enfermedad mental que le posee, pero -y por eso mismo- a este personaje no deberían hacerle entrevistas públicas ni ofrecerle ningún foro donde su paranoia pueda extenderse. Antes de que los Tribunales de Justicia le abran sus puertas es preferible apoyarle en su deseo de apartarse de lo público: "a la vuelta del verano me retiro a regar mi jardín".
Pues eso, que de momento no hay noticias de que las lechugas se hayan quejado de malos tratos.

© María Dolores Amorós

Miserable Rafael Catalá



Ya está bien!!
Una vez más el todavía ministro de (IN)Justicia, Rafael Catalá intenta vincular a Podemos con ETA.
Actuación semejante ha mostrado también otro que igualmente está en funciones, Fernández.
De Venezuela, pasando por Irán para acabar en ETA. Esta es, más o menos, la trayectoria que, según la gentuza más miserable que podamos imaginar atribuyen a Podemos. La justicia ha rechazado por falsas estas falsas acusaciones contra Podemos.
Unos y otros, de un partido y de otro (no hacen falta las siglas, un tal Isidoro también ha insistido en tal insidia), sea por envidia, sea porque saben que la gente sigue apoyando a Podemos como la formación política con mejor formación y con la capacidad y decisión de cambiar de una vez por todas la desgraciada situación de España al servicio de los mercados y los poderes financieros, no paran, una y otra vez, de acusar a Podemos falsamente con la pervertida intención de manipular a la gente.
Quizás ha llegado ya el momento de tener que llevar ante los Tribunales a estos-en-funciones y a todo gañán que ose con sus 'bromitas' hacerse eco de tales infamias.


martes, 29 de marzo de 2016

¿De cara o "sompos"?

Buenas noches, amigos:

El sábado santo escribí aquí unas líneas críticas respecto a que el alcalde y los concejales del PSOE de Xàtiva han ejercido su cargo como representantes de los ciudadanos, y no a título particular, presidiendo los desfiles procesionales de esta pasada semana santa. Lo hice con educación, como tengo por costumbre escribir.
Esperaba su respuesta. Esta tarde me ha llegado. Y ha sido, tal y como pensaba, a través de un muy querido amigo del partido. Resulta que se ha hecho un pantallazo de mi escrito y la foto (de Levante-EMV) que adjuntaba, y va corriendo por wassap.
Mi amigo y yo nos hemos reído un rato como personas que nos respetamos y sentimos un afecto mutuo desde hace años. Él me conoce y sabe que nunca voy por detrás, que lo que considero que debo decir lo digo a la cara y sosteniendo la mirada.
Al parecer, él mismo les había expresado en privado su opinión. Y también, al parecer, lo importante no es lo que se haga o se deje de hacer, sino la publicidad del mismo.

Mi crítica se derivaba -y así lo mantengo- en que el hecho de presidir institucionalmente una procesión católica vulnera la Constitución, el art. 16 en sus tres apartados.
El PP, en todos sus años de mandato absoluto ha hecho lo que le ha dado la gana. No solo se ha saltado esta norma, sino todas. Porque la NORMA eran ellos.

Por suerte, las cosas han cambiado en muchas Comunidades Autónomas y también en muchos municipios. Y pronto, si quienes tienen que decidir en los pactos para un inmediato Gobierno no se vuelven locos, igualmente cambiará en toda España.

Nadie que no sea tan inocente hasta el punto de necesitar medir su IC, sabe el daño que la Iglesia ha hecho durante la guerra civil, en la posguerra fascista y cómo intenta continuar idiotizándonos a todos día tras día. Sin contar las múltiples declaraciones contra Derechos Fundamentales del ser humano que deberían ser juzgadas por un tribunal civil.

Pero, al margen de estas consideraciones, vaya por delante mi respeto a todos los creyentes de cualquier religión "sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley" (Constitución española, art. 16, 1.).
Sería importante que, dada mi militancia entregada durante un tiempo tan largo en el  PSOE y conociendo mi lealtad demostrada, en lugar de difundir mi escrito del 26 de marzo y dar 'recaditos' para que me digan lo que no se atreven ellos a decirme personalmente, mostraran la necesaria valentía que la vida nos exige, día sí y otro también, y hablaran conmigo mirada con mirada.

Saben que tengo razón. Saben que hay que exponerlo públicamente para que se enteren de lo que no deben hacer. Y saben que es tiempo ya de ponerse a trabajar en serio, muy en serio. Y también saben que, para evitar interferencias malintencionadas premeditadamente en el buen funcionamiento del día a día del Consistorio, hay que tener los arrestos necesarios para limpiar el camino. Las malas hierbas se cortan de raíz. Las de al lado permanecerán calladitas por si acaso.

No milito en ningún partido. No tengo, pues, disciplina que cumplir.
Otra cosa son los comentarios personales en privado que, para mí son sagrados y en privado quedan.

Todo lo aquí expuesto es con la mejor de las voluntades para que el cambio se note en mi ciudad y no tengamos que oír cosas, en ocasiones, muy desagradables.

Reconozco, claro que sí, que siempre me sucede igual. Digo lo que pienso. Hay otros que no se manifiestan ni para un lado ni para otro. En valenciano los llamamos sompos. De estos no os fiéis. Suelen utilizar el cuchillo traicionero como Bruto: "Tu quoque, Brute, fili mi".
Quien va de cara no es de temer. Os gustará o no. Pero ha ido con la verdad y la valentía por delante. Cualidades estas, verdad y valentía, propias de hombres y mujeres veraces y valientes (no busco sinónimos, son estos los términos que deseo exponer).
He de copiar aquí el "pantallazo" para quienes me lean ahora sepan a qué me refiero.


Un abrazo.


jueves, 24 de marzo de 2016

¿Por qué los ataques indiscriminados a Podemos?


¿Quién impide, en verdad, un Gobierno de izquierda y que no tengamos que ir a unas nuevas elecciones?
La respuesta: Cui prodest
Es muy gracioso lo que estamos observando en la política española.
Unos y otros, con el afán de acabar con Podemos, le atribuyen todos los males del mundo. En relación a la destitución de Sergio Pascual, los partidos, los medios pesebreros y aquellos partículares que se consideran lumbreras en todo y con un ego que se les escapa por el cuello de la camisa no cesan en incidir en una 'ruptura' dentro de Podemos, en una desavenencia insalvable entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. A partir de aquí pronostican el fin irremediable de Podemos. Le incapacitan para el pacto por un Gobierno de izquierda...
Sin embargo los muchos problemas y contradicciones dentro de Ciudadanos apenas si son nombrados. La brutal corrupción endémica del Partido Popular y las desavenencias hasta la insubordinación que está sucediendo en Valencia sí son comentados por los medios, pero no percibo su incidir pertinaz en la gran discordia entre los distintos personajes que ocupan la vida política del partido de Rajoy.
Por lo que respecta al PSOE, ya solo falta que saquen los cuchillos en sus peleas internas. Por una parte, los dinosaurios -ya sabemos a quiénes nos referimos-, y por otra, los deshonestos para con las siglas bajo las que se amparan todavía -y me estoy refiriendo claramente a Felipe González, la vergüenza entre las muchas que España puede exhibir-.
Por si no fuera suficiente, el PSOE del sur, abanderado por Susana Díaz, no solo está planificando auparse a la Secretaría general del partido con la coz en el trasero de Pedro Sánchez, sino que está poniendo descaradamente los palos en las ruedas a un posible Gobierno de izquierda presidido por el actual Secretario general.
Lo vienen haciendo desde un principio, pero ahora, ante la reunión anunciada entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, a pocos días de finalizar el plazo dado por el Jefe del Estado para logra un Gobierno y no tener que ir a unas nuevas elecciones, han amenazado claramente con que sus 22 diputados NO apoyarán el posible y -¿por qué no?- probable pacto para un Gobierno progresista, de verdadero cambio, de izquierda naturalmente. Su 'argumento': "si los independentistas se abstienen".
Así que no busquen excusas. No hace falta lapidar a Podemos. Que cada cual se mire en su propio espejo, y en estos días valdría recordar: "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra", Juan 8. 1-7
Foto de María Dolores Amorós Montaner.

lunes, 7 de marzo de 2016

¿Por qué el pacto del continuismo?



Desde casi el principio, tras el 20D, y especialmente cuando Mariano Rajoy declinó ante el Jefe del Estado la invitación de intentar formar Gobierno, y Pedro Sánchez cogió el testigo, Pablo Iglesias se ofreció al líder socialista para hablar y conseguir formar un gobierno de progreso. Sánchez fue evitando las conversaciones, aunque decía lo contrario ante la opinión pública, y, mientras, forjaba una extraña relación con un partido que, en teoría al menos, se halla en las antípodas de lo que consideramos que es o debe ser un partido socialista.
Si supimos la verdad fue por las declaraciones del líder de Podemos. No había manera de poder ponerse en contacto con Sánchez para hablar de un inminente futuro político. 

Fue entonces cuando Iglesias, en su conversación con Felipe VI, le manifestó a este su deseo de formar un gobierno de coalición con el PSOE. De inmediato, en rueda de prensa informó públicamente de lo hablado con el rey. Esa fue la manera de ver si lograba, de una vez por todas, una reunión formal con Sánchez. El resultado fue que el PSOE en tromba salió indignado contra Iglesias. Les había indicado incluso los ministerios que exigía. Y ahí comenzaron las conversaciones. Alberto Garzón propició para forzar un diálogo a cuatro: PSOE, Podemos, IU-UP y Compromis.


Conversaciones nada entusiastas por parte del PSOE, el cual estaba manteniendo con fervor un apasionado idilio con Rivera y sus Ciudadanos. Cuando las capitulaciones matrimoniales entre PSOE y Ciudadanos se hicieron públicas, los partidos de izquierda no tuvieron más remedio que levantarse de una falsa mesa en la que solo se habían producido unas falsas entrevistas con el grupo negociador socialista.

Vino el día de la puesta en escena, con todo lujo de detalles, de la investidura de Pedro Sánchez como futuro presidente del Gobierno. El resultado de la votación positiva fue el número de votos que suman PSOE y Ciudadanos, 130 (90 PSOE más 40 Ciudadanos) y la abstención de Coalición Canaria. El resto, hasta 350 diputados, votaron no.

De lo que sucedió en el Parlamento mucho y variado se ha escrito, según el tipo de medios, su independencia o su sometimiento al pesebre no solo político sino del IBEX, principalmente.

La segunda votación a la que el líder del PSOE se sometió solicitando la aprobación a su investidura tuvo un resultado semejante, con tan solo la variación del voto favorable de Coalición Canaria. Por lo tanto, 131 síes.
Nunca había sucedido algo igual en los años de democracia tras la muerte del dictador fascista.

La situación ahora es qué va a suceder. En principio, estamos a la espera, hasta primeros de mayo, para ver si hay posibilidad de nuevos acuerdos que permitan formar gobierno y no tener que ir a nuevas elecciones.

Lo desconcertante, desde mi punto de vista, es el enrocamiento del PSOE en continuar con Ciudadanos, ahora ya como hermanos siameses, para estar juntos ante cualquier posibilidad de nuevas negociaciones. Nuevamente Alberto Garzón, por la parte de los partidos de izquierda, ha tomado la iniciativa de sentarse a dialogar a cuatro, exactamente los mismos cuatro de la vez anterior.

Pero en el PSOE, hable quien hable, Pedro Sánchez, César Luena, Antonio Hernando, Rafael Simancas... sigue insistiendo en lo mismo. La misma cantinela, una y otra vez, en que un pacto de izquierda no da la suma necesaria para la investidura. Defendiendo sin embargo su íntima alianza con C's, cuya suma solo da 130 votos. Y eso que Rivera ha sido claro en su intención de conseguir, por todos los medios posibles, el apoyo o la abstención del PP sin Rajoy. Y es que los ascos a Podemos han venido, desde el principio, por la finalidad de un pacto de derechas. No podía ser con PP, pues había que conseguirlo con Ciudadanos cuya política económica es la misma que la llevada a cabo por el PP.  Esa ha sido y es su intención, la del PSOE: una Gran Coalición "si el país lo necesita", tan defendida por un Felipe González virado absolutamente hacia la derecha y con un enconamiento en principio no comprensible contra Podemos.

Ya desde el principio, y tras quitarse de encima el marxismo en el Congreso de Suresnes, 1974, Felipe González, ya dueño del PSOE,  mostró su simpatía por un "régimen de libertades al modelo europeo-occidental". Felipe despreció siempre el comunismo y las relaciones con IU nunca fueron -y no lo son- buenas. Casi diría que los ataques a esta formación política de izquierda han sido más duros que al PP, el partido de la alternancia en el poder.

Se ha demostrado por varios mediadores, entre ellos Mónica Oltra, que es posible un pacto a la valenciana, con la mayoría simple de 167  votos de PSOE, Podemos, Compromís, IU-UP y PNV, a los que se podrían sumar las abstenciones del resto, ERC, DiL, EAJ.

Pero la intransigencia del PSOE y su extraño maridaje con Ciudadanos es algo muy extraño. Hay un empecinamiento que encierra algo que en estos momentos se nos escapa.

A la vez, el PSOE procura echar las culpas de unas posibles nuevas elecciones a Podemos. Pero esto último solo lo puede creer la gente mal intencionada o aquella, poseída por la ignorancia, que solo sabe y acepta lo que la propaganda en que se han convertido algunos medios de la servidumbre le sirven como pienso. 


Por lo tanto, ante la negativa de la izquierda de encamarse con Ciudadanos, el panorama político español se nos manifiesta, en estos instantes, de la siguiente manera:  por un lado, la Izquierda de este país (Podemos, IU-UP y Compromís), por fin, está unida y así debe mantenerse sin claudicar ante los falsos cantos de sirenas. Ciudadanos se ha expresado claramente como un partido al servicio del poder, y se ofrece, sin pudor alguno, al mejor postor. Y el PSOE, con las garras de Felipe González tirando por un lado, y las de Susana, por otro, no sabemos qué lugar ocupa, pero nada halagüeño parece ser que le espera a Pedro Sánchez.

Es usted, Pedro Sánchez, el responsable de lo que vaya a suceder en el devenir político de España. No le eche la culpa a nadie más. Ha jugado mal, y en política, estos asuntos pasan factura.

©María Dolores Amorós

sábado, 27 de febrero de 2016

Pedro Sánchez, único y ultimo responsable del Pacto a Ninguna Parte



“Hola, Ciudadanos” fue mi saludo a la entrada de la habitual cena de los viernes con mis amigos del PSOE de mi población. Podía pasar cualquier cosa, pero nada sucedió más que unas risas cordiales. Así iniciamos la conversación que algunos pretendían que no se produjera. Muchas cosas se clarificaron para la votación a la que están llamados mis excompañeros.
Pedro Sánchez ha jugado en defensa propia para mantener su estatus en el Partido frente a los ataques de Susana y otros barones que pretendían acabar con su ‘liderazgo’ y apoderarse del mismo. Carlos Elordi nos lo relata magníficamente: “A Pedro Sánchez sólo le preocupa su cargo en el partido”.
En esta lucha personal y siguiendo el relato del PSOE, Sánchez se ha inclinado por las presiones de la mayoría. No ha tenido en cuenta opiniones tan valiosas y sensatas como la de José Antonio Pérez Tapias y demás.
Sánchez, desde un principio, se ha decantado por la derecha de Rivera y sus Ciudadanos, tan cercanos a lo más deleznable del PP. De forma que pacta con la derecha y pretende hacernos creer que ha virado a la izquierda. Esa contradicción, dicen algunos, es para poner contra la pared a Podemos si no da su visto bueno a esta coalición que sigue buscando desde la mano derecha de Rivera-Hugo-Boss el apoyo del PP.


Mi opinión es bien distinta. El fracaso de este pacto es más que probable en relación a que salga un Gobierno a partir del mismo. Pero el único responsable será Pedro Sánchez. También los saurópodos del PSOE. Pero quien ha puesto la cara ha sido Sánchez. Para él las glorias y los descalabros.
Desde su compromiso con el Jefe del Estado para buscar apoyos con que formar un nuevo gobierno, Sánchez ha tenido la oportunidad de pactar con la derecha, C’s, o con la izquierda. Pablo Iglesias le ha ofrecido reiteradamente su mano, y después lo hicieron también IU y Compromís. Y el ‘líder’ psocialista eligió desde el primer momento la derecha.
Las contradicciones no paran de manifestarse en las web de PSOE y de Ciudadanos. Se retocan los pactos firmados con todo tipo de ostentaciones, y para vergüenza de muchos con el cuadro, tan significativo, pero en otro sentido muy distinto, de Genovés, “El abrazo”.
Sea cual sea el resultado, Pedro Sánchez es el único y último responsable. Esto debe quedar muy claro.

©María Dolores Amorós.

domingo, 14 de febrero de 2016

EL PP en caída libre


Esperanza Aguirre ha dimitido como Presidenta del PP en la Comunidad de Madrid, aunque sigue como concejal.
Algo muy serio sucede para que la 'Lideresa', que se mantiene en política cerca de 33 años, habiendo ocupado casi todos los cargos habidos en política: concejal, ministra, senadora, la primera mujer en presidir el Senado, diputada autonómica y una de las pocas mujeres al frente de una comunidad (tres legislaturas seguidas), haya dado un paso tan importante.
Ha resistido todo tipo de envites, nunca 'ha sabido nada' de lo que a su alrededor sucedía, a pesar de ser una mujer a la que nada se le escapa. A su alrededor, y por elección suya, han ido creciendo los monstruos, que se han manifestado públicamente como tales solo cuando la justicia ha entrado en ello.
Aguirre sabe más de lo que dice. O teme por ella y presenta su dimisión como intento de apaciguar las iras judiciales, o es que está convencida de que en las más altas esferas del PP los cimientos se están resquebrajando muy deprisa. Personalmente me inclino por lo último.
La pasividad de un Rajoy 'yacente' ante la corrupción que anida en el partido que todavía preside, está poniendo de los nervios a todo el mundo. Los suyos ignoran que piensa hacer en su caída libre. Y desde Bruselas están estupefactos ante un silencio e indolencia que, aunque habituales en el gallego, en las circunstancias presentes se hace inadmisible.
Antes del paso dado por Aguirre, Rajoy respondía ante lo atribuido a ella y ante la brutalidad de la Comunidad Valenciana, que acorrala a Rita Barberá, más o menos como reaccionó ante Bárcenas, "Luis, sé fuerte". Ninguna otra reacción contundente ante los presuntos engaños y robos de gran cantidad de dinero público.
En la actualidad buena cantidad de investigaciones judiciales se centran en la cantidad de dinero corruPPto que ha sostenido a Genova, 13, Mallorca, Valencia, la misma Audiencia Nacional...
No es, por tanto, descabellado hacer supuestos acerca de en cuántas contabilidades en negro figura el nombre de Mariano. Que todo un partido esté imputado -perdón, investigado- y que su Presidente se halle al margen de todo no deja de ser raro. Y lo mismo respecto a su antecesor.
De hecho, Aguirre, al ser preguntada si Rajoy debería hacer lo mismo, le ha mandado un regalo envenenado: "Él sabrá lo que tiene que hacer. Este no es el tiempo de los personalismos, sino de los sacrificios y las cesiones".
Por lo tanto, y volviendo al principio, la dimisión de Esperanza Aguirre conlleva algo muy serio en relación a Genova 13. Y es que los humanos somos así. Los primeros en abuchear a Alfonso Rus mientras la policía revolvía su casa, en Xàtiva, eran aquellos que lo sobaban mientras podían sacar algo de él.
Y estamos comprobando cómo a Rita Barberá se le ha acabado el 'caloret' de manera prácticamente brusca. Y no ya por personajes 'íntimos' en la política, como un Alfonso Grau, que ahora vomita contra ella, sino por su propio cuñado, el hombretón de bruscas maneras sexistas, dice que no la conoce.
Pues lo mismo está a punto de sucederle a Rajoy con sus rafaeleshernandos, sorayas, cospedales, montoros, etc., etc. Y cuando los medios del pesebre dejen de percibir sus sucios dineros, quedará completamente desnudo ante sí mismo. Los elogios de las cuadras se evaporan muy rápido. Y de los ciudadanos solo se ha ganado, y con creces, la mayor de las antipatías por no mencionar términos más crueles.
Y que no espere nada de los obispos, esos grandes fariseos que se mueven solo por el tufo del poder y del dinero.
La verdad es que la decisión de Aguirre es el inicio del inicio de la caída en picado de la mayor corrupción jamás conocida y centrada en un solo partido político.

©María Dolores Amorós

miércoles, 3 de febrero de 2016

Pedro Sánchez en la parrilla de salida.



El Jefe del Estado encarga a Pedro Sanchez formar Gobierno tras el inmovilismo de un PP preso de su propia corrupción endémica y su nula capacidad de lograr apoyos más allá de un Rivera elevado a sus propios altares por el Ibex y otros más cuyo valor es solo el dinero.
¿Podrá Sánchez cumplir el mandato al que se ha comprometido? Depende...

Desde un principio no encontré en este ‘líder’ psocialista la grandeza que la militancia le otorgaba, la femenina sobre todo. Lo consideré fachada hueca y repetitiva de lo que le daban por escrito. Poca formación política, en pocas palabras.
Pero quienes le empujaron desde Ferraz a abanderar sus filas lo sabían. Era el sujeto que podían manejar a su gusto. Vinieron con la excusa de que había sido ¡por primera vez! elegido por las bases. La verdad es que las bases ‘eligen’ a aquél que se les dice. Se va al Congreso Federal con el voto comprometido con el jefe local-provincial-comunitario, que para eso te pagan viaje y hotel en la capital del Reino. Y después las ‘bases’, todos, acaban convencidos de ser ellos la voluntad decisoria.
Solo José Antonio Pérez Tapias presentaba la candidatura de un posible cambio dentro del PSOE. Madina era aparato, pero de una facción menos poderosa en el momento.
El tiempo transcurrido nos muestra a un Madina rencoroso con Sánchez y todo lo que pueda beneficiarlo, de ahí su inquina contra Podemos. Pérez Tapias se mantiene como es, una persona inteligente y con un perfil de socialista auténtico, y así lo manifiesta en sus sensatas reflexiones.

¿Es, en los momentos actuales, Pedro Sánchez psocialista o socialista? ¿Ha evolucionado hacia la izquierda preocupado por los problemas de los ciudadanos de este país? Sigo pensando que no. El todavía Secretario general del PSOE, para evitar ser fagocitado por los dinosaurios que pueblan el Partido, ha huido hacia adelante, haciendo una llamada, otra, a las bases. Sin embargo sus ascos a Podemos y a aquellos a quienes él mismo acaba de regalar senadores para que puedan conformar grupo propio – y que le deban el favor a cambio, lo sitúan donde siempre ha estado. Y es que el PSOE es un partido, al igual que el PP, con un fuerte aparato que lo domina todo, y además ha acostumbrado a sus miembros, aquellos que han logrado trepar a algún puesto de su larga escala, a vivir de él. Esta ‘culturilla’ se halla totalmente extendida entre buena parte de las bases, y aquellos que ambicionan mejores emolumentos que los conseguidos con su empleo habitual y trabajar menos, se pegan como una lapa al de arriba y cocean, si es preciso, al de al lado para evitar que le quite lo ‘suyo’. Y se ve todo como normal…

Si de verdad Pedro Sánchez es el hombre que se ha enfrentado a las ‘baronías’ de Ferraz para construir un PSOE virado a la izquierda progresista -donde siempre debió estar- dialogaría concienzudamente con Podemos y con IU, dejando, unos y otros, los cargos/sillones apartados de momento, para abordar muy en serio las políticas que necesita este país tan angustiado por un austericidio inmerecido y solo favorable a los dioses-mercados. Un primer paso de compromiso sería forzar al Presidente del Congreso a la modificación de la ubicación miserable de Podemos en el hemiciclo.

Tras los acuerdos de Estado a aplicar de inmediato en beneficio de los ciudadanos y la conformación justa de los componentes de un Gobierno de izquierdas, Pedro Sánchez podría ser investido como Presidente del Gobierno, y sería, además, el adalid que ha logrado encabezar un Partido Socialista merecedor de su nombre que, como tal, pasaría a la Historia.

Ahora bien, si su interés se decanta por pactar con Ciudadanos, la cara B del Partido Popular, nada de lo dicho, ansiado y soñado, ha merecido la pena.
© María Dolores Amorós.

sábado, 23 de enero de 2016

¿Pacto de traición o pacto de izquierdas?


Tras el órdago lanzado hoy por Rajoy contra Pedro Sánchéz, a éste le quedan dos posibilidades:
1. La ‪#‎GranCoalición‬ o ‪#‎GranTraición‬, en palabras de Ignacio Escolar, es decir, una alianza con PP más C's. 

Esta el la voluntad de la cúpula del PSOE. En su día ya lo declaró Felipe González -"si el país lo necesita" - "por bien del país", sin ningún empacho.
En esta misma posición se hallan otros muchos barones del PSOE y la baronesa mayor del reino: Susana Díaz.
Una larga retahila de nombres están a favor de esta, una vez más, derechización del partido antaño socialista: Fernández Vara, Ximo Puig, García Page, Eduardo Madina, Alfonso Guerra, Rubalcaba, Rodríguez Ibarra, Joaquín Leguina, Corcuera...
Y no solo eso. Al haber obtenido Pedro Sánchez el peor resultado en la historia del PSOE en una elecciones Generales, los mismos que lo auparon a la Secretaría General quieren defenestrarlo, ya no les sirve. Se habla de su sustitución por Susana Díaz, la eterna andaluza, 'la de mi tierra y mi Andalucía'... Su ambición desmedida se deja entrever así como sus manejos respecto a los mandatarios que le son fieles.

Hasta el momento Sánchez se ha resistido y ha conseguido zafarse de las redes tendidas.

2. Aceptar el pacto propuesto por Pablo Iglesias, Podemos, y junto a Alberto Garzón formar un gobierno de izquierdas en el que Pedro Sánchez sería presidente y Pablo Iglesias vicepresidente.
Habría también un reparto ministerial, por supuesto.
¿Qué podría ganar Pedro Sáchez acogiéndose a esta segunda opción?
Ser Presidente del Gobierno -"una sonrisa del destino que podría agradecer"-, que no es poco. Y con ello, además, librarse de las feroces persecuciones que, desde su mismo partido, se han lanzado tras él.
De entrada nos evitaríamos unas nuevas elecciones y, lo más importante, librar al país de un PP que nos ha llevado a la peor de las ruinas en todos los sentidos imaginables.
La labor de gobierno no sería fácil. Desde Bruselas ya se nos viene avisando de las nuevos 'reformas' para este año. Debía ser el nuevo Gobierno salido de las urnas el 20D el encargado de aplicarlas.

Ante esta situación siempre es mejor un gobierno plural de personas coincidentes en la aplicación de unas determinadas políticas económicas, que un gobierno de un solo partido que se ve presionado por todas partes.
La aplicación de políticas sociales también se verá favorecida por las distintas ideas confluyentes en un mismo fin. Y los diferentes pueblos de España encontrarán el trato necesario que consiga frenar los espasmos de escapismo tras la aplicación de las políticas adecuadas.
Por todo ello y por mucho más, a Pedro Sánchez le interesa el pacto de izquierda propuesto por Pablo Iglesias y en el que se encontraría también Alberto Garzón.
Y para los españoles sería el necesario respiro tras largos cuatro de asfixia total.

viernes, 15 de enero de 2016

Un sillón bien vale una bajada de pantalones


Pedro Sánchez, el de los juegos de palabras aprendidas frente a las protestas, totalmente justificadas, de Pablo Iglesias, repite "dialogar no es chantajear, influir no es imponer y acordar no es bloquear", con la salvedad de que, una vez vomitado el mantra que le han escrito y que repite cual hombre de Estado se queda desinflado como muñeco de plástico barato.
Que Sánchez juzgue las protestas de Pablo Iglesias como "pataleta de niño pequeño" es una muestra de infantilismo propio.  No es precisamente Pablo Iglesias "niño de pataletas cuando algo no sale como a él le gustaria". Ni mucho menos. Lleva demostrando el compromiso de sus palabras desde que dio el salto a la política como tal dedicación. Lo acontecido nadie tiene que contárnoslo y menos Pedro Sánchez.

Porque no solo estuvimos con la máxima atención puesta en día tan significativo, el de la Constitución de las nuevas Cortes, en qué se hacía y qué se contaba a través de los distintos y variopintos medios de comunicación, sino porque ya somos mayorcitos y con capacidad de discernir ante las distintas informaciones que competían en ser los primeros en dar la nueva, que no buena.
Y lo que pasó no es más que una 'vendida' total y absoluta del PSOE, a través de su figurín todavía Secretario general, ante un PP corrupto y ejemplar en las peores prácticas contra la decencia y la honradez, así como un tender la mano -ni quedaba ni se deseaba otra-  a la nueva parte de la derecha ideológica, la del Ciudadano-Hugo-Boss, para la composición de la nueva Mesa del Congreso.
Es decir, el PSOE ha regalado la mesa del Congreso a la derecha, a PP y C's, cuando PSOE más Podemos podrían haber obtenido fácilmente la mayoría de la Mesa. La decisión ha sido unilateral por parte del PSOE, con un Pedro Sánchez al servicio de los que le mandan. Y es que al parecer el Partido Socialista ha pactado con PP y C'S para distanciar a Podemos y dar la mesa a la derechona con tal de obtener la Presidencia. De auténtica golfada se puede calificar.
Y es que la conformación de la Mesa del Congreso no es algo intrascendente, más bien al contrario. La Mesa tiene, entre otras facultades, la potestad de dar el visto bueno, o no, a las Propuestas o bien Proposiciones de Ley que los distintos grupos parlamentarios puedan presentar en el Congreso.

El mismo día de la Constitución de estas últimas Cortes Generales, 13 enero 2016, Podemos presentó su muy anunciada proposición de Ley de Emergencia Social, la ‪#‎Ley25‬, cuyo referente es el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esta proposición legislativa pretende su pleno y rápido cumplimiento para que todo el mundo tenga derecho a un nivel de vida adecuado y digno. Además, es una iniciativa de mínimos que está pensada para que todos los grupos puedan debatirla e incorporarse a la misma, cuando, por otra parte, las medidas que se incluyen en la proposición de ley no tienen coste para los Presupuestos Generales del Estado.
La diferencia entre esta proposición y la 'batería' de titulares, que no de propuestas, que el PSOE ha tramitado un día después es clara. La proposición de Ley de Podemos exige su inmediata puesta en funcionamiento para -insistimos- paliar, de entrada, las enormes injusticias y quiebros sociales que se están padeciendo en esta España de hoy tras el paso del absolutismo 'atiliano' de Mariano Rajoy y su gran famiglia.
Por su parte, Pedro Sánchez en el conjunto de titulares presentados en el Congreso no recoge nada de absoluta inmediatez, ni tan siquiera cómo materializará esas iniciativas, si mediante proposiciones no de ley para instar al Gobierno a hacer reformas o  mediante propuestas legislativas concretas. 
En definitiva, con la actual Mesa del Congreso en manos de la derecha, el PSOE puede lavarse las manos ante la ciudadanía en la muy probable no aceptación de  propuesta legislativa de Emergencia Social, de contenido de absoluta necesidad social. Porque, de hacerlo abiertamente, decir el PSOE NO a algo de tan palpable urgencia, sabe que sería su muerte política definitiva.
Es decir, expresar el PSOE su NO a la propuesta de #Ley25 sería la manera más explícita de confesar en qué ha devenido este partido desde aquellos años de Suresnes: un caminar con rumbo fijo hacia la consumación de un partido más al servicio de los mercados, al benefico del capital -con todo lo que conlleva- frente a las justas y obligadas demandas de los ciudadanos de este país. 
El paso dado, de común acuerdo con PP y Ciudadanos, para la conformación de una Mesa con mayoría de miembros de la rancia-derecha-heredera-del-dictador es una clara muestra de que el viaje de Pedro Sánchez a Portugal no ha sido sino un viaje vacacional y de placer sin más. Pura apariencia. Con este gesto, la realidad política está servida. No hacen falta tantos circunloquios de fingimientos para acabar en brazos del PP y C's. No hace falta que lance regañinas a Podemos. Este partido, todos su miembros y sus seguidores, con Pablo Iglesias al frente, sabe bien cuándo y por qué debe plantar cara como sea y donde toca, ahora en las Instituciones de las que forma parte.
Y ante los acontecimientos que han sucedido de inmediato es innegable que el pacto para la Mesa no ha sido sino el preludio de la Gran Coalición, esta vez tripartita, que, fija su mirada en sus propios intereses y en la servidumbre a los mercados, niega la plurinacionalidad del Estado. Niega la realidad.
A ello hay que sumar el regalo que, 'conformada' la Mesa del Congreso, PP y PSOE hacen a los partidos que rompen España, ERC y DiL, cuando por reglamento no les corresponde y niegan a Podemos, la izquierda, los grupos correspondientes a Compromís-Podem, En Comú-Podem y En Marea.
Queda bien clara la pretensión de que Podemos acabe rompiéndose y con ello quede decapitada de una vez por todas la Izquierda en este país. 

La #GranCoaliciónTripartita no se va a hacer esperar demasiado. Por aquello de "si el país lo necesita", "por bien del país", "los mercados nos lo demandan" ...