domingo, 9 de octubre de 2011

CANSANCIO Y ABURRIMIENTO EN LA PRECAMPAÑA

La situación actual está llevándonos al hartazgo. Nada tenemos que ver con ninguno de los partidos en liza, PP y PSOE. Y al restringir el panorama electoral a los dos partidos mayoritarios es porque más que nunca estas elecciones generales van a centrarse en un claro bipartidismo, al margen de nuestras preferencias al respecto.


Por una parte el Presidente Zapatero parece haberse convertido en Dr. Jekyll y Mr. Hyde.  Y ya no solo por la enorme diferencia entre la forma de actuar del Presidente en su primer mandato respecto a este este último. Sabemos que Zapatero ha ejercido desde siempre de manera excesivamente personal. Pero sus ejecuciones desde su confesión de la crisis financiera en 2010 han ido en contra del ideario socialista y contra el programa presentado.

Sin embargo, lo más extraño son sus procedimientos en estos últimos momentos. Consulta-transmite a Rajoy decisiones sin haber contado previamente con 'su' candidato, Pérez Rubalcaba. La última es su decisión acerca de la base de Rota. Evidentemente Zapatero ha contrariado a su electorado natural y a muchísima militancia socialista, porque estas políticas practicadas al final de su mandato son contrarias a un ideario de izquierdas. Ningún favor está proporcionando a Rubalcaba, todo lo contrario. Las encuestas siguen otorgando una amplísima mayoría al PP. Incluso Durán Lleida y Artur Mas están muy intranquilos por si el PP obtiene la mayoría absoluta, pues en ese caso CiU dejaría de ser necesario para determinados pactos.

Por otro lado el PP ha finalizado su Convención sin que nada concreto de un hipotético programa haya salido a la luz. Se ha mantenido la incoherencia contradictoria que todos vemos a diario: Los miserables recortes  en Educación y en Sanidad en la Comunidad de Madrid y de Castilla-La Mancha, principalmente, y la negación, a la vez, de los mismos. Unos rebuznos de Aznar y un Rajoy procurando una moderación en su anuencia ante los hechos de Aguirre y Cospedal y los ladridos del de las Azores. Moderación increíble también. Pues si no se clarifica diáfanamente qué se va a hacer después del 20-N es porque se quiere ocultar la verdad ante la ciudadanía. Y eso es miserable y mezquino.

Ferreres alerta de que nadie se queje de los recortes tras el 20-N
Nada es ya noticia a cuarenta y cinco días que restan para que los ciudadanos decidan qué hacer ante unas urnas excesivamente cansinas.

No queremos esta Ley Electoral. Los ciudadanos queremos que se nos trate como personas con capacidad de pensar por nosotros mismos y que, como tales, podamos elegir directamente a nuestros representantes. Queremos listas abiertas sin restricciones de ningún tipo. Queremos que los votos valgan lo mismo en todas las urnas de España, sean del partido que sean. Queremos que los políticos trabajen por el pueblo con un salario decente y no que vivan -y excesivamente bien- de la política como ahora demasiados llevan haciendo largo tiempo, y así lo están aprendiendo las respectivas juventudes. Nos parece un absurdo la sustitución sin más de la persona válida y experimentada por el inventado mito del cambio necesario por los jóvenes; mito que el tiempo desmiente.

Nos parece también simplón que unos de los 'gravísimos' problemas en la confección de las listas es llevar más mujeres que el otro, con la trampa de que este hecho en lugar de dignificar el necesario papel de las mujeres en tareas importantes las acabe convirtiendo en floreros molestos por no saber dónde ubicarlos.

Lo que debería haber quedado claro a los dos candidatos mayoritarios, Rubalcaba y Rajoy, es que el pueblo está harto de tanta mentira, de tanta estafa, de que su poder adquisitivo se vea mermado a cada minuto, de que del dinero que se nos quita estemos engordando groseramente a los lascivos banqueros que se han apropiado del mando y ordeno con la genuflexión de los políticos.

Contra estas cosas parecen clamar en sus decires. El paso siguiente es que lo cumplan o que les dejen realizar las promesas ahora tan a voz alzadas. 

Mientras tanto, carguémonos de paciencia, aguantemos los chaparrones de unos y otros y que el 20-N nos encuentre serenos y plenos de responsabilidad. Quizá más que la de los candidatos. Dice el escritor Félix de Azúa "lo que une a los políticos es su voluntad colectiva de mantener sus empleos". Démonos un voto de optimismo para poder seguir aguantando.

3 comentarios:

  1. Ay Mª Dolores, ya no utilizaré el adjetivo "ciega" porque te enfadas, kafkiana mejor?. Copio y pego una frase de la publicación:

    "Pues si no se clarifica diáfanamente qué se va a hacer después del 20-N es porque se quiere ocultar la verdad ante la ciudadanía. Y eso es miserable y mezquino"

    Puede ser miserable, puede ser mezquino, pero no te quepa que hemos tenido 7 años para acostumbrarnos a miserables y mezquinos.

    Después del 20-N vendran recortes,lo sabemos todos,pero no a diestro y siniestro, de eso ya se ha encargado el partido saliente, con el nuevo candidato Rubalcaba apoyandolos. Todavía me rio cuando recuerdo la frase de Rubalcaba "endeudarse no es de izquierdas", sin comentarios.

    Por cierto, el Pacto de Toledo ya lo ha roto el PSOE congelando las pensiones, a los funcionarios ya se les ha bajado el sueldo, los impuestos han subido en varias ocasiones y en varios tramos, a los bancos se les ha permitido, y se les permite, todo, el recibo de la luz, por citar alguno, está en su punto más caro de los últimos 4 años, la Sanidad recurre a recetar ya no medicamentos genéricos, está llegando al punto de dar las pastillas/capsulas/dosis exactas que dura un tratamiento, verídico. De inversiones públicas, infraestructuras no hay nada que hablar pues de lo que no existe, poco hay que decir. 5 millones de parados, en números redondos, 100.000 más este mes pasado, otro triste record.

    Acabo como empecé,esta situación es kafkiana, hay algunos que parecer estar en una habitación, ahogandose por un escape de gas, y que todavía les da miedo abrir la ventana por si...¿entra más gas?

    Como una cabra, Rubalcabra.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Javi: Te respondo a este comentario con la intención de que valga para los tres últimos tuyos.

    Te agradezco tu actividad respecto a los escritos de mi blog. Lo digo sinceramente y le aseguro que tus comentarios no me enfadan, de lo contrario quizá no los publicase.
    Leí a Kafka hace tiempo. Recuerdo "El proceso" y "La metamórfosis". Lectura no fácil, pero con una acertadísima crítica a todo régimen dictatorial. Su cosmovisión socialista y anarquista la comparto, y recuerdo cómo me entusiasmó en época universitaria.

    Y es que, cuando un dictador y sus secuaces han hecho daño a tu familia por el hecho de no pensar como ellos, lo extraño es ser servil a este tipo de regímenes. A mi familia no la consiguieron humillar, aunque lo intentaron una vez y otra vez...A mí, tampoco. Lo que tengo claro es que los mandatarios del PP son herederos directos del sangriento franquismo y su santa madre iglesia.
    Hay, evidentemente, gente noble y buena dentro del PP. Tengo buenos amigos.
    Por ello estos comentarios a mis escritos los entiendo y agradezco tu interés en procurar despreciar, incluso, la invitación a un café.
    La verdad es que estoy muy ocupada y tengo muy poco tiempo libre. Por ese motivo también yo me alegro de que no haya café.
    Por otra parte, al comprobar que no me enfadas vas subiendo el tono de tus palabras. Piensa que todo tiene un límite, y una persona con estudios y de 'buena familia', como Dios manda, debe ser exquisitamente educado.

    Como veo que tienes serios problemas contra el partido socialista y contra Rubalcaba, ¿por qué no escribes en su web?

    A mí me da igual. Yo soy absolutamente libre. Nada debo a nadie y menos a ningún partido político. Lo mío es algo difícil de entender para demasiada gente: se trata de IDEOLOGÍA. Simplemente ideología, sin intereses espurios de ninguna clase.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo de miserable y mezquino, suele darse en la propia condición humana. Aunque, un corto periodo de tiempo, es suficiente, para quedar evidenciado, también, en el modo de ejercer la "leal oposición".

    El contrario nuestro puede ser un miserable "siempre" y, viceversa. Pero la vivencia de cada uno y la experiencia: conforman la opinión que se tenga y esa es nuestra.

    María Dolores, paralela a tus ideas caminan las mías, que no tienen por qué ser exactas ni acertadas, ni las tuyas ni las mías.

    Al seguir mirando tu blog te mando un abrazo.

    ResponderEliminar