domingo, 9 de junio de 2013

Fue un 8 de junio...

Fue un 8 de junio, un día capicúa, mágico, un sí para siempre...
Volvió a suceder, aunque ya sin ese especial hechizo, dieciocho meses después. Ahí comenzó todo, o ¿estaba ya desde antes, desde siempre, desde el principio del principio?

Con la mirada vuelta atrás, los recuerdos, atropellados, vienen a la mente a ráfagas. Imposible verlo todo sin perder un instante. Pero el conjunto de flashes componen una imagen de sufrimiento predominante.

Al principio era muy ambiguo, la mezcla de sabores llegaba a confundir, y siempre la pasión desbordante se acababa imponiendo. Transcurría el tiempo, un hijo, otro, otro...mientras el amor se escapaba sin saber por qué, o tal vez sí.

Saber que nada significabas para él, la insistencia de su menosprecio a la par de tu convicción de que tu vida ningún sentido tenía sin sus besos, sus caricias, su sola presencia...

Siempre amores nuevos en él. Fantasías constantes en su mente, infidelidad en su corazón. Jóvenes, casi niñas, poblaban sus sueños...Dulce su trato, el de sus sueños. La realidad  imponía su mal humor, sus desaires crecían a la vez que la realidad y el deseo más se alejaban.

Lo que al principio fueron solo sueños mudaron rápido a una materialización cada vez más audaz. El mundo de su imaginación fue su verdad, y los pasos cada día más agigantados hacia un ridículo del que no era consciente... 

¿Dónde se hallaba aquella locura de antaño, aquellas escapadas que ponían en peligro incluso su integridad física solo por verla, por tenerla en sus brazos...?

Y llegó el día. Día, por lo demás, inevitable. Todo había acabado.

Fue un final doloroso, sí, muy doloroso.

El tiempo transcurre y las peores heridas cicatrizan. Curada al fin de lo que jamás debió empezar...

Libre, por completo libre se halla su alma. Y lo admirable es la paz, junto con una libertad jamás soñada, que llena su vida por completo y para siempre...



2 comentarios:

  1. Muchos besos Mª Dolores. Te sigo y advierto mucho sufrimiento en esta entrada. Repito... besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Algo de lo que intuyes es muy cierto. Pero es pasado. Cuando se superan estas cosas, siempre salimos más fuertes para hacer frente a la Vida, que nos trae y nos lleva a su capricho.
    Un muy fuerte abrazo.

    ResponderEliminar