jueves, 22 de septiembre de 2016

Equinoccio de otoño




Bueno, ya tenemos aquí el otoño, aunque la temperatura hoy no lo indica. Hace bonanza como para estar en una terraza hasta las tantas... con buena compañía, claro.



Para servidora este verano no es como para recordar con demasiado cariño precisamente. Primero fueron las operaciones de cataratas con los muchos problemas que se derivaron por una nefasta praxis. Y después, agosto se despidió, el último de sus días, con el esguince del ligamento lateral interno de la rodilla; y que, por suerte, está ya en vías de recuperación (toco madera)

Por lo que, aunque tan solo fuera, por una suerte de 'superstición' -que no es eso-, la llegada del OTOÑO es recibida con los brazos abiertos.

Ninguna de las estaciones del año ofrece una gama de colores con matices tan variados como el otoño. Esos amarillos-ocres-marrones-rojizos-verdes tan bellos son infinitos. Una dicha para la sensibilidad visual y anímica. Una inspiración constante en comunión con la Naturaleza.


Vamos a intentar disfrutar de su hermosura.
Amigos, os deseo lo mejor, lo sabéis, y especialmente en este inicio del cambio estacional, en este EQUINOCCIO DE OTOÑO.
En el del equinoccio, aequus nocte, "noche igual", el día tiene una duración igual a la de la noche en todos los lugares de la Tierra.


 @María Dolores Amorós

22/09/16






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada