viernes, 8 de junio de 2012

DESCANSA, MADRE.





Descansa, madre,
Tranquila y en paz,
Como te mereces, madre.
Tu presencia y tus consejos 
En nosotros viven, madre.
Tú nos enseñaste
A luchar por nuestro
Pan. Siempre humildes
Pero dignos.
Sencillos, generosos,
Aunque nunca vasallos
ante los correajes
y las botas asesinas.

No te inquietes, madre.
Pareces preocupada
Por los sucesos que
Nos intentan ahogar.
¿Te recuerda aquel 
Tiempo de injusticias,
De arrestos y muerte
Sin motivos?
Lo están intentado,
El hambre ha regresado,
También los medicamentos
Y los hospitales son 
Para los ricos.
La historia quiere repetirse.

Pero tú descansa, madre. 
Yo estoy aquí, 
Heredera de tu grandeza.
Tu sangre valiente
Corre por mis venas.
Sin ti, es mi hora,
Madre, y quiero
Sentirte tranquila.

Mis hijos, tus nietos,
Estarán a salvo mientras 
De mi alma surjan
Hálitos de vida.
Es tu herencia, madre.
A ti te lo debo todo.
Tu vida, tu memoria,
Tu trabajo sin descanso
Es mi legado querido.

No voy a fallarte,
Madre. No podría
Llamarte con esta
Tan hermosa palabra,
MADRE, y obrar
De manera distinta
A como de ti aprendimos.
Antaño tú pudiste.
Sin descanso, sin vivir 
Para ti, nos sacaste
A todos adelante
En medio de una dictadura
férrea, absurda e
inhumana. Luchaste
Para que estudiáramos,
Para que no sufriéramos
Como tú lo hiciste.

Gracias, madre.
Descansa, madre.
Mal está España, 
Recuerda tus tiempos
De hambre sin descanso.
Pero yo estoy aquí
Por ti, por mis hijos,
Tus nietos, Por los
Hijos de mis hijos, 
Mis nietos, tus biznietos...
Por todos los que
Pasen hambre.
Tú descansa, madre,
Querida madre. 




2 comentarios:

  1. Que bonito ...

    Que bonito María Dolores :-*

    ResponderEliminar
  2. Gracias, cariño. La verdad es que no hay día en que no piense en mi madre, la de cosas que podría consultarle y pedirle consejo...

    ResponderEliminar