jueves, 7 de junio de 2012

¿LA BLANCA PALOMA O MERKEL?

La corrupción campea por España a sus anchas. Nos encontramos con el asunto de la peor crisis financiera de la historia de este país, Bankia, y Rajoy pretendía darle carpetazo inyectándole casi 24.000 millones de euros del bolsillo de los españoles. Los titubeos al respecto han estado presentes dentro y fuera de nuestra piel de toro, de manera que este país al que Wert ha devuelto la 'cultura' de los toros ocupa portada en la mayoría de la prensa internacional. Y no precisamente para ser ensalzado como ejemplo de nada positivo,  sino por todo lo contrario: como ejemplo de la nefasta política de Rajoy y su gobierno, cuya gota que ha rebasado el vaso ha sido la pésima reacción ante el enorme desastre fraudulento de Bankia.
La fiscalia Anticorrupción ha encontrado elementos nada claros en la fusión de Bancaja y Caja Madrid, por lo que está investigando el caso. Y la plataforma 15MpaRato ha conseguido en apenas 24 horas los 15.042 euros necesarios para iniciar la querella contra Rato.
La negativa absoluta por parte del PP a abrir una comisión parlamentaria ha tropezado con la más dura de las oposiciones del resto de los partidos presentes en el hemiciclo, a excepción, claro está, de CiU. En este asunto el PSOE (quizá provocado por las duras palabras de Carme Chacón contra los bancarios) ha manifestado con firmeza todas las exigencias posibles para que se averigüe la verdad y se depure todo tipo de responsabilidades.
Mientras tanto, se ha dilapidado en este pobre país demasiado dinero en jubilaciones millonarias a directivos cuya gestión está todavía por indagar. En gastos suntuarios de políticos megalómanos, en obras farónicas innecesarias, en ¿presuntas? y demasiadas actuaciones corruptas. Y por si fuera poco, nos encontramos con la chulería de un impresentable responsable del CGPJ, que también verá su agonía getsemaniana por dilapidar dinero de todos nosotros, como si de un nuevo dios se tratara. Y, para indultar a los suyos y amiguetes, el PP se ha dotado de una ley de Amnistía Fiscal. ¡Indecente!
Merkel, haciendo caso omiso a las súplicas de Rajoy, parece acceder a un rescate financiero español solo a través del FROB, no directamente a las entidades financieras. De una forma u otra, España acabará rescatada, (un rescate 'especial', dicen) quedando a merced de los caprichos europeos en cómo dirigir las vidas de los españoles, nuestras vidas. La Política ha quedado sometida por completo al Dinero. Con ello la Democracia, que tanto nos costó de alcanzar tras una larga, sangrienta y despreciable dictadura, habrá llegado a su fin.

En esta desgracia el PP tiene una gran culpa. Su 'ideología' es la propia del neoliberalismo que dicta los mandatos en gran parte de Europa y EEUU. Bien que el PSOE tiene también una enorme responsabilidad. Felipe nos introdujo en la Globalización -y en esa idea se mantiene- y el Gobierno de Zapatero demostró que sus prácticas políticas no son las propias de la izquierda, sino semejantes al neoliberalismo imperante. Así nos ha ido y así nos está yendo, y con un futuro negro para nuestros hijos y nietos. Han destrozado una generación como mínimo. Imperdonable.
Y la simpleza de Fátima atribuye a un milagro de la Blanca Paloma, la que desata pasiones  dementes y de una irracionalidad peligrosa entre las gentes que participan en la romería, a la 'salida de la crisis' que ella vislumbra.
Con el debido respeto a todas las sensibilidades y creencias, estas opiniones tan personales debería manifestarlas hacia su fanatismo interior; de lo contrario, la ineficacia de esta ministra verá las causas expresadas por sus propias palabras.  
Frivolidades ni una, y menos en estos temas tan serios.

Nadie en tan poco tiempo ha hecho tanto daño a los españoles en todos los sentidos. No es para que Rajoy se sienta orgulloso de 'lo mucho que ha hecho'. Todo lo contrario. El tiempo -y no  a largo plazo- le pasará factura. Aunque todavía hay demasiados españoles que viven adocenados, como si la cosa no fuera con ellos o esperando a que otros les saquen las castañas del fuego. Y lo tienen claro. La única solución es la unidad del pueblo español para frenar tantos desmanes, tanta corrupción, tanta barbarie y tanta hambre vomitada contra demasiada gente. Mientras esto no suceda no habrá solución.

Y mientras, la condesa-consorte sale con nuevas 'boutades' amenazantes contra los funcionarios, que, espontáneamente, están ya concentrándose en Sol contra las abusivas medidas de esta ponzoñosa dama.
En Francia, Hollande ha bajado la edad de jubilación de 62 (fijada por Sarkozy) a 60 años. La crisis es la misma, pero Hollande está demostrando que se puede gobernar de otra manera muy distinta, pensando más en el pueblo y menos en la 'austeridad merkeliana'. Para ello hace falta tener las ideas muy claras, ser valiente y tener una fuerte convicción en las promesas realizadas en  campaña electoral y ponerlas en práctica. Justo lo mismito que Rajoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario