viernes, 28 de diciembre de 2012

"ANNUS HORRIBILIS"

Termina el 2012 y con su fin se lleva buena parte de nosotros mismos. Arrastra con él nuestros derechos y libertades, nuestra Sanidad y Educación públicas. Acarrea con él los derechos de los Dependientes, las casas de aquellos, que se ven imposibilitados  de seguir pagando la hipoteca por haber perdido su trabajo. Arrastra con su marcha la Justicia, su acceso a ella, y las Leyes que nos protegían. Se lleva las pensiones, el cubil de votos peperos

Y este 2012 nos deja para el hermano venidero una España de hambre y de caos, una Grecia transmutada en nuestra piel de toro. Suicidios inútiles. Ancianos que se dejarán morir por no poder pagar el 'repago' farmacéutico. Enfermos crónicos pronto dejarán de serlo, porque pasarán a 'mejor vida' al no poder costear la ambulancia salvadora de su dolencia. Los necesitados de artilugios ortopédicos para curar sus fracturas o poder desplazarse van a olvidarse de sus dolencias al no alcanzar el coste de sus prótesis, quedando lisiados para siempre.

Los estudios del sindicato Comisiones Obreras hablan del año rajoyano como el que mayor número de empleos han sido destruidos. Vamos bien con las promesas-mentira de Rajoy para ganar las elecciones. Parados los hay de todo color, altura y edad. Jóvenes con casi treinta años y que, al acabar sus estudios universitarios, les es imposible conseguir un primer empleo. Y menos jóvenes, alrededor de los cincuenta, que, tras ser despedidos, nadie los quiere por su edad; ya no cuenta ni su formación ni su experiencia.

Sólo unos pocos privilegiados viven como si no hubiera una crisis-estafa brutal, y no sólo ello, sino que el nivel económico de sus vidas se ha visto incrementado. Sus fines de semana a la nieve, sus ropas de firma, sus zafiedades y ''pijerías'' de siempre están aumentando ferozmente. Mientras, la hambruna ha hecho mella en buena parte de la población. La Caridad está sustituyendo a la Justicia.

Wert saca pecho en el desmantelamiento total de la Enseñanza Pública. Acaba con la libertad de cátedra. Impone la religión dogmática para adocenar a los estudiantes y evitar que piensen por sí mismos. Se ideologizan los conocimientos. Los mitos ''indubitables'' sustituyen a la Ciencia. Y los seres humanos dejamos de ser humanos pensantes y sensibles. La Universidad es prohibitiva para los menos pudientes. Sólo los hijos de papá podrán sacarse sus titulitis. A aquellos que han empobrecido les han quitado no solo su trabajo o les han rebajado hasta la indecencia su salario, sino que también han sido  privados de este derecho fundamental.

La mayoría de los medios de comunicación son súbditos de FAES-Rajoy, y hablan de la 'España, grande y libre' o de las estupideces que adocenan a millones de espectadores. La información periodística como tal proviene de tan solo unos pocos profesionales que arriesgan su pan para mantenernos despiertos ante una realidad que nada tiene que ver con la de apenas hace un año.

La Sanidad ha sido privatizada en Madrid contra el criterio de los profesionales que llevan más de cien días de movilizaciones y huelgas para preservar un sistema sanitario modélico en el mundo. Esperanza perseguía esta finalidad desde hace tiempo, y su sucesor a dedo, González, con la colaboraión de Lasquetty-FAES lo ha llevado a término. Los motivos expuestos son pura mentira; el único deseo es que Capio con Cospedal-marido, Rato y otros indeseables se llenen los bolsillos. Y cuando decidan que el negocio no funciona, el dinero público, el nuestro, sale en su rescate. Buenos ejemplos tenemos en Valencia, con el Hospital de Alzira -ya ''rescatado''. y ahora el de Manises (Sanitas) que pide al Consell la friolera de 75 milloncetes para ser saneado, y así hasta el infinito.

Gallardón ha puesto la puntilla del remate. Ha transformado la justicia al  modo y manera, de FAES, yendo incluso contra el Poder Judicial. Los ciudadanos no podemos ya -por ausencia de medios económicos-  denunciar los abusos de políticos, grandes empresarios y la avaricia de la banca tirana. Todo son trabas para paralizarnos ante la brutalidad empleada. González-Madrid pide (y Rosa Díez le apoya) que no se permitan las manifestaciones en Madrid, y Gallardón le complacerá. La mordaza en la boca de los ciudadanos y otro derecho fundamental, la Libertad de Expresión, al traste. 

Ya puede haber muertes inocentes en Madrid Arena y similares y nada va a pasar. Ana Botella, alcaldesa impuesta, es aclamada por Rajoy como gestora modélica. Esperpéntico todo.  Díaz Ferrán,  empresario modélico en sus estafas y corruptelas, pasará a la historia por haber financiado la campaña de Esperanza y su ''tamayazo''. El ''Emperador'' de los contubernios blanqueadores amparado por grandes y nobles de la España profunda. El Gürtel, venido de la mano yernísima y enamorando a doña Ana por esos bigotes aflamencados se llevó a Garzón por delante sin motivo más que el inventado, y, de momento, la justicia sigue sin pronunciarse claramente contra los estafadores. El otro yerno, el altísimo duque, lleva igualmente entretenida su causa, sin que a nadie de la Zarzuela se le caiga la cara de vergüenza.

Rajoy araña los bolsillos de los que realmente trabajan en este país para amamantar a los banqueros y complacer a Merkel. Rajoy ya no es presidente de España. Es un simple esclavo de  Mario Draghi y tirano de los españoles.

Los dependientes son un gran estorbo para este desGobierno, pues no producen como otras abejas. Hay que dejarlos de lado, al igual que a los desahuciados de su techo por la avaricia sin par de los banqueros. Esa gente es ya marginal y produce malestar ante los ojos pijos. ''Perroflautas'' diría el insumiso a las leyes de Zapatero en su conducir y beber. También en número de desahucios es Rajoy el campeón.

Poco queda por desmantelar. Los ánimos de demasiados se hallan adormecidos bien por miedo, bien por indolencia remolona. Mientras la conciencia colectiva no se convenza de que es necesaria la unidad total del pueblo para ganar la guerra a estos embaucadores, la desolación irá in crescendo.

No se trata tan solo de economía, ni mucho menos. Son los valores, son los derechos, son los ideales de una vida más justa y más libre lo que se nos escapa por la invasión de un nuevo sistema de vida que FAES-PP ha impuesto en este país. Quienes no estamos dispuestos a que deshonren nuestra dignidad en pie de guerra tenemos la obligación de mantenernos. Ahí vamos a estar, quieran o no. La vulgaridad nos repugna, por mucho dinero que la acompañe.

Siempre quedará Ratzinger en la Civitate Vaticana beatificando mártires de la contienda civil, pero sólo los del bando franquista, protegido por el palio eclesial. De esta forma lanza botes de humo para que los ciudadanos se mantengan embriagados por las mentiras del  jefe de la iglesia que cumple a la perfección uno de sus propósitos, incrementar la ignorancia y fomentar el borreguismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada