lunes, 27 de febrero de 2012

EL PP DEBERÍA ESTAR CALLADITO, PERO...

Rajoy pide condescendencia y confianza a los ciudadanos. Desde España parece mostrarse más 'comprensivo', pero exigiendo una actitud borreguil. Sus declaraciones desde el extranjero son más arrogantes y siempre amenazantes acerca de lo mucho que tiene que seguir aplicando y que nada gustará a los españoles. Aquí permanece Cospedal  de cancerbero inflexible, la jefa y dueña de Génova, 13; la que todo lo tenía pensado antes del 20N, y la que aplica con frialdad implacable las medidas más impensablemente injustas a los de su terruño con tal de mantener el bulo de la herencia socialista como la única culpable de las barbaridades que ella y los otros de su PP cometen.
Carlos Floriano, vicesecretario de Organización del PP no tiene otra ocurrencia más que la de acusar a Rubalcaba de haber radicalizado al PSOE por el hecho de no apoyar 'lealmente' a las brutales medidas que estos del PP están tomando cada día. Las palabras de Floriano dan de él una imagen de principiante (que no lo es) y de manipulador; esta segunda acepción es más oportuna. Y lo es, justo, porque en los siete largos años de oposición del PP en nada dieron su apoyo al Gobierno Socialista. Desde el primer día su única meta fue la de manipular (el triste 11-M), tergiversar y engañar a la ciudadanía. Nada le debe el PSOE al PP, absolutamente nada positivo.
Decir de Rubalcaba que es el líder de un partido radicalizado a la izquierda es desconocer la organización y decisiones del PSOE y, además, estar en el polo sur de lo que es la izquierda radical. Pero exigir ahora que Rubalcaba aplauda la reforma laboral como 'leal oposición' es de un infantilismo medriocre.

Rubalcaba es el líder de la oposición mayoritaria, pero no representa la izquierda que sus militantes y buena parte de sus votantes o exvotantes le piden. Ahora bien, Rubalcaba jamás podría rubricar la amputación de la Educación pública, ni de la Sanidad pública, ni los Derechos Sociales. Su decencia ideológica se lo impiden.
Usted, señor Floriano, y sus compañeros de Partido, y su jefe, Santiago el Mayor, como lo llama Wert en El País, han acabado en siete semanas con los Derechos básicos que nuestra Constitución aún ampara, asi como la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Y todavía se mofan de que en siete días han construido el' mundo', cosa que los Socialistas no lograron en siete años de Gobierno.

Y todavía nos pide el nuevo Santiago el Mayor mesura y comprensión,  a la vez que esperanza para lo que nos espera tras las elecciones andaluzas y asturianas.

El soltar las medidas a goteo es para infundir miedo paralizante y conseguir que la ciudadanía se sienta culpable de lo que algunos 'han afanado' o se han enriquecido especulando, y se resigne así a desprenderse incluso de lo indispensable para pagar la desfachatez de los otros.
Manel Fontdevila
Están ustedes llenos de pringue por corruptelas que, día a día, van emergiendo. Reapareció Bárcenas con otros compadres untados (presuntamente) por Gürtel. En la Comunidad Valenciana no queda rincón limpio de sus basuras, con la polisemia que el término encierra. Los ardedores de Rafael Blasco lo vienen encajonando. Urdangarín acusa a Rita y a Camps... ¿Cómo no se esconden todos debajos de sendos burkas o se quedan escondidos en sus casitas por pura vergüenza? ¿ No ven que han perdido toda autoridad moral y ética para sermonear a nadie?
La brutalidad con que la policía ha cargado, de forma absolutamente desproporcional, contra unos estudiantes de la ESO y de BUP, en Valencia, ha sido otra de las armas esgrimidas para impregnar de miedo los corazones de las gentes, y mantenerlos quietos y con la boca cerrada, al mejor estilo franquista. Pero no contaban ni con la valentía de los jóvenes ni con la solidaridad de España entera que ha salido a la calle en defensa de lo que es justo y plantando cara a sus excesos de poder. Ahí han frenado ustedes, y menos mal. Pero, sobre todo, su 'moderación' se ha producido al constatar que el mundo entero estaba viendo en directo lo que aquí sucedía. El miedo al exterior es el origen de la calma ficticia, nunca la consideración propia del tremendo error cometido.
Sr. Rajoy, ustede debería saber que la complacencia de EEUU y  de Merkel ante las medidas tomadas por usted no deberían satisfacerlo. De hecho, siguen pidiendo más y mas. La voracidad de los poderes financieros no tiene límites. Y el pueblo español no aguanta más. Tensar la cuerda de la paciencia es sumamente peligroso. España necesita políticos que gobiernen para el bien de la ciudadanía, no bancarios o lacayos de estos. Y no parece esa su meta, Presidente. Lo suyo es 'cumplir' con Alemania y ahora también con la Reserva Federal de EEUU. Va a ser su problema, téngalo en cuenta. 

4 comentarios:

  1. Hay que ver como esta España, entre unos y otros la mataron y ella sola se murió. Clica sobre mi nombre

    ResponderEliminar
  2. Espero que se radicalice de verdad!

    ResponderEliminar
  3. Joaquín de sábado28 de febrero de 2012, 0:47

    Pues sí, es la táctica de siempre el impregnar de miedo a la sociedad española. No entiendo ni puedo entender cómo España les ha dado ese poder. Desde luego que es necesaria la memoria histórica.
    Añadiría a su extraordinario artículo el poder de manipulación y tergiversación a través de la mayoría de medios de prensa afines a la derecha en este país, sobre todo de prensa escrita. Es aberrante observar tanta mentira subvencionada con el dinero de todos y cómo se insulta a la inteligencia con unas teses que ahondan el espíritu de la ignorancia y el aprovechamiento en beneficio propio de la más desagradable incultura política. Me pregunto cuantos palos hacen falta para que espabilemos. De ahí que me llegue a preguntar, ¿no tendrá este país el gobierno que se merece?.
    Es duro pensar que así es, pero después de ver cómo la sociedad avala los más escandalosos casos de corrupción, cómo apoya con su voto a quien se opone a los recortes para luego aplicarlos más duros cuando gobierna, cómo miente subiendo impuestos cuando en el debate de investidura prometió que no los subiría... En fin, tantas y tantas cosas que si aún así a la gente no se le cae la venda, ¿qué podemos esperar pues...?

    ResponderEliminar
  4. Joaquin de Sabado, por favor, dime tu cual es el Gobierno que este pais merece. Me imagino, claro, que te referirás al anterior. Buenisimo Gobierno de gentes competentisimas que nos ha dejado un deficit del 8,51%,eso es nada.Los millones de españoles a los que se le ha caido la venda, no votando tamaña imcompetencia son incultos politicos, por lo que Vd no entiende como le han dado tamaño poder a la derecha. Vds. son los cultos, los no equivocados, los que no apoyais la corrupción.El PSOE es un partido honradisimo, en sus filas está la verdad. En Andalucia,mi tierra, gobernada durante más de tres décadas por ellos, no existe un regimen corrupto hasta las trancas. Todo es mentira de la prensa derechona. Estamos a la cabeza de las regiones europeas dedido al enorme avance que este competentisimo partido ha desarrollado mandando casi tanto tiempo como Franco.Que poca autocritica hacemos y solo nos fijamos en que los demas son peores.En democracia los votos son todos iguales y a cada partido lo pone en su sitio. El PSOE por su pésima gestión ha llevado al PP al poder. Lo demás son cuentos.Para terminar una pregunta, ¿puede decirme en que pais de Europa , o de cualquier otro lugar se está llevando hoy una verdadera política de izquierda?.No cree que la izquierda se ha quedado sin ideario económico posible de llevar a la práctica en el mundo de hoy.Dime en donde se aplica esta politica.No me dirá que en la España de Zapatero , indultando a banqueros corruptos y permitiendo sueldazos de escándalo en las Cajas, y ha tenido que venir el PP a poner las cosas en su sitio para verguenza de todos nosostros.Por favor hagamos todos críticas a la izquierda para mejorarla, trabajemos para presentar modelos economicos posibles en el mundo actual y exijamos personas honradas, entregadas y competentes para llevarlos a la práctica.Si solo nos fijamos en lo de fuera nos quedamos en la pobreza ideológica.

    ResponderEliminar