viernes, 11 de diciembre de 2015

Respuesta a ¿Cómo imaginamos a un presidente? de Rosa María Artal

En respuesta al artículo de Rosa María Artal, 

¿Cómo imaginamos a un presidente?


 http://wp.me/pomp7-5tS






Magnífico, Rosa. Lo he leído mientras comía y no he podido entrar hasta ahora. Papeleos y revisión ‘obligatoria’ del coche -se ha quedado sin aceite el pobre- me han ocupado buena parte de la tarde. Del resto me he ocupado yo personalmente. En fin, horitas de regresar a casa…
Siento, y lo digo en serio, que Iñaki Gabilondo haya dejado de ser “mi admirado periodista” de aquellos años de no hace demasiado. Si su videoblog de ayer era tendencioso, el de hoy es infumable:  [http://cadenaser.com/programa/2015/12/10/hoy_por_hoy/1449731943_612515]. Dos tazas del mismo avinagrado caldo.
Evidentemente, ganó este debate y los habidos antes Pablo Iglesias, con unos 60 o 70 € puestos sobre su piel, frente a los miles que acicalaban el porte de sus contrincantes. La imagen fresca, limpia y transparente de Pablo Iglesias oscurece las mejores hechuras de Hugo Boss o cualquier otro modisto/sastre. Es la palabra, su contenido, sus hechos-garantías lo que me importa de alguien que se ofrece a ser presidente de mi país. Le ofrezco el puesto de inmediato y con sumo convencimiento.
Tampoco yo quiero un “candidato al Oscar”, como preciosamente relatas en el artículo de hoy publicado en vía @eldiarioes:” Buscamos un presidente de Gobierno, no candidatos al Oscar “, por @rosamariaartalhttp://www.eldiario.es/_1b7f1764
Coincido plenamente con tus palabras que hago mías: “Desde el poder actual o sus proximidades se trata de afianzar la idea de que lo serio es lo de siempre: el bipartidismo”
Por eso y por muchas más cosas que me producen hartazgo no pienso ver el #DebateADos. No me interesa.
Lo que Pablo Iglesias y resto de personas de Podemos han conseguido en apenas tiempo (tú lo viste ya cuando el #15M, al igual que el admirado José Luis Sampedro y otros) es tan grandioso que la Historia dará cuenta de ello.
Treinta y cinco años de inmovilismo, ‘ahora yo, después tú’, invadiendo sin pausa los derechos fundamentales que nadie regala, que son de las personas por el simple hecho de ser-persona, arruinando nuestras sonrisas y nuestros bolsillos, impidiendo que nuestros descendientes tengan acceso a la Universidad pública y de calidad (porque la Cultura y el Pensamiento libre son peligrosos para los que manejan el cotarro), cercenando algo tan sagrado como la Sanidad pública de y para todos… Y unos jóvenes preparados, muy preparados y con las ideas muy claras han sido capaces de dar la vuelta a todo, hasta el punto que incluso pueden llegar a ocupar la presidencia del Gobierno… es grande, muy grande.
Respecto a la ausencia de IU lo lamento. Pero no podemos olvidar que Alberto Garzón ha querido permanecer fiel a la formación política en que milita en lugar de dar el necesario salto a Podemos. Y que IU lleva en sus espaldas una mochila que contiene demasiadas cosas que necesita vaciar en un vertedero. El problema del caciquismo de IUCM sigue ahí, el inmovilismo de Cayo Lara a realizar primarias hasta que no tuvo más remedio está presente, su obcecación en ‘colocar’ a Willy Meyer para las europeas también está en el recuerdo de muchos, y su aceptación de entrar a formar parte del CGPJ con una Secretaria Judicial como vocal, que nada podía resolver, y sin embargo SÍ formar parte de la ‘casta’, al politizar el Poder Judicial, le han hecho mucho daño.
En fin, ya quedan pocos días, y que a estos jóvenes de Podemos hay que apoyarlos hasta el fina, cada cual con sus propias habilidades, me queda claro. ¿Qué es difícil que puedan salir? Claro que sí. Ya me veo a los tanques paseando por las principales capitales de España. Pero hay que seguir intentándolo.
Por ello, el 13D, hay que estar en Madrid a las 12h en la Caja Mágica. Allí estará también Ada Colau. Y el 18D, el cierre de Campaña será en Valencia. Si no pasa nada muy serio, allí nos encontraremos.

Enhorabuena, Rosa. Gracias de verdad ¡¡
María Dolores Amorós

No hay comentarios:

Publicar un comentario