sábado, 22 de mayo de 2010

LOS DESPILFARROS DE ALFONSO RUS


 Alfonso Rus es un hombre desprendido de verdad, siempre y cuando los dineros que maneja no son los de su propio bolsillo.
En su popular concepción de lo que es la cultura no se preocupa ni un ápice, como alcalde de Xàtiva, de comprar para el pueblo el Convento de las Clarisas (BIC) y darle uno de los muchos usos  importantes que podría desempeñar. Ha destrozado la plaza de toros (también BIC), y con un coste de más de diez millones de euros la ha convertido en un horroroso platillo volante -aún sin terminar-. Ha destrozado los antiguos caminos que llevaban hasta la ermita de Sant Josep para convertirlos en una espantosa pista de hormigón, adornada de plantas en macetas, pues destruyó los árboles y arbustos que adornaban el anterior camino de tierra.

Ahora un buen tramo de la muralla de Levante (de origen almohade, siglo XIII) del emblemático castillo de Xàtiva se está deshaciendo y amenaza con desplomarse de un momento a otro.

Pero estas cosas le importan un bledo a Rus; ya tenemos un colegio inglés privado y el edificio público que albergaba hasta hace muy poco al IES Dr. Simarro lo ha cedido generosamente a la Universidad católica, que ha comenzado a hacer la competencia a los centros públicos.

Pero es que  Rus la auténtica cultura que conoce es aquello que, desde Diputación, promociona en su programa de "Sona la Dipu". Ahora, que tantas cuentas están saliendo a la luz pública, se ha sabido también cuánto dilapidó Rus el 4 de marzo de este año en la primera sesión del Concurso de DJ, celebrado en la plaza de toros de Valencia. Gastó 8.000 euros en "gogós", con una gracieta de las suyas como explicación de que había que contratarlas y pagarles bien: "las pobres chicas estarían  més flaques que un pallot"; éste es el Rus generoso con "las prójimas". La empresa contratada con cargo al departamento de Cultura fue Grupo Altareven SL. y al margen de la cantidad gastada en las gogós (7.922'80 euros), hay que sumar los 200.000 euros que costó montar el acto, en el que se pagó 7.000 euretes de nada por la barra libre.

Mientras tanto, en Imelsa, empresa dependiente de Diputación, se están despidiendo a forestales (ya son 45), porque estamos en crisis y la culpa, claro, según Rus, la tiene Zapatero.
Y es que este Rus es más chulo que un ocho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada