viernes, 2 de julio de 2010

CUATRO AÑOS SIN LAS 43 VÍCTIMAS DEL METRO


Este sábado, 3  de julio, se cumplirán cuatro años de la indisculpable pérdida de 43 vidas humanas absolutamente inocentes, que viajaban en la línea 1 del Metro de Valencia. Otras 47 personas quedaron accidentadas y cientos de familiares, desconsolados y decepcionados ante la nula responsabilidad del Gobierno de la Generalitat Valenciana. Incluso, a día de hoy, todavía no se ha dignado el Molt Honorable President, Francisco Camps, a recibir a las familias de las víctimas. Miran hacia otro lado, como si con ellos no fuera, ¡los muy desvergonzados!

Era Conseller de Infraesturas por aquel entonces (3 de julio de 2006) el ya fallecido García Antón, y lo es ahora Mario Flores. Sea cualquiera de estos del PP el responsable, la realidad es que en el momento presente la línea 1 del Metro mantiene el sistema de frenado FAP, el mismo que había cuando se produjo la tragedia. Todavía no ha sido sustituído por el sistema ATP, y ello porque la adjudicación de la implantación de los nuevos sistemas no se produjo hasta el 29 de agosto de 2009; incumpliendo -una vez más- lo acordado en la Comisión parlamentaria de investigación abierta tras el "accidente". De forma tal que, aunque se han puesto más balizas, en cualquier momento, con el sistema de frenado que llevan estos convoyes, podría suceder otra terrible tragedia.
Los cambios en los sistemas de frenado ascendían en 2008 a 35'6 millones de euros, que no es poco dinero, pero nada comparable a los 101 millones de euros que el Gobierno valenciano dilapidó en el circuito de la Fórmula 1 este mismo año.
Pero, claro está, no es lo mismo invertir en obras que "no se ven" (aunque garanticen la salud y la vida de los usuarios de los FGV) que en la Fórmula 1, que arma mucho ruido y puede atraer grandes cantidades de votos al partido de la gaviota carroñera. Hacer lo contrario demostraría un saber gobernar para la ciudadanía y demostrar una ética loable. Y esto el PP lo desconoce.

Por otra parte, y siguiendo las lineas de actuación de este Gobierno valenciano, que derrocha en estupideces y olvida lo esencial, FGV, Empresa Pública dependiente del Consell, mientras está en práctica bancarrota, con una deuda prevista para este 2010 de 1.129'3 millones  de euros, está  cerrando estaciones y procurando dejar sin puesto de trabajo a aquellos que, mileuristas o menos, llevan años trabajados en dicha empresa, tras ganar decentemente una oposición, y, a la vez mantiene en la actualidad a 17 altos directivos, cuyas retribuciones anuales, en 2009, fueron tan sólo de 1.101.560 millones de euros. Igualito que el Gobierno del Sr. Zapatero, incluido éste.
   
Y es que la Gracia de Marisa, desde que entró como gerente de FGV, el 3 de septiembre de 2003, ha incrementedo el número de puestos directivos en 54, todos ellos gente de su plena confianza y a dedo, claro está. Los exámenes y las oposiciones son para aquellos mal pagados y que piensa echar. Su gestión es nefasta a cualquier nivel. Despilfarro y derroche son sus principios y esta especie de quiebra de la empresa no es debida a la crisis financiera global, no. Esta Desgracia de Marisa es producto de la nefasta política llevada a cabo por el Consell, presidido por el Sr. Camps y su amiguismo gürteliano.

Ahora hay desalmados del PP que quieren hacer equiparables la tragedia de Castedefell  -con 12 víctimas mortales-, producida por una una imprudencia temeraria de los fallecidos, con lo sucedido el 3 de julio de 2006 en la linea 1 del Metro. Pero no. En el último caso las víctimas de nada eran responsables. La  imprudencia, el abandono y la dejadez fueron las del Consell, y en nada han respondido a fecha de hoy: ni han cambiado el sistema de frenos, ni han tenido la sensibilidad y educación de recibir a las destrozadas familias, ni han tenido la decencia y honradez de dimitir por irresponsables. Éstas, las familias, a pesar de la prohibición de reunirse y manifestar su dolor y su protesta ante el poder mandante, en la plaza de la Virgen cada día 3 de cada mes, allí están presentes valientemente para que sus muertos no pasen al olvido de esta forma tan cruel y despiadada.
Este año, además del estupendo concierto recordatorio habido en Burjassot, la conmemoración del cuarto aniversario del fallecimiento de los suyos estará arropado por diversos actos a los que, solidaria y empáticamente, deberíamos asistir. Yo así lo haré. Y desde aquí invito a toda la gente de bien a acompañar con nuestro cariño a estas familias. Nosotros no somos aves rapiñeras, y muchos valencianos acudirían si tuvieran la convocatoria presente.
Pongo aquí el enlace de la Asociación para poder conocer los horarios y lugares donde se van a celebrar los actos: avm3j@hotmail.com
En pro de la justicia, colaboremos todos. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario