domingo, 20 de marzo de 2011

PRECAMPAÑA ELECTORAL EQUIVOCADA


Desde la libertad en la que me siento plenamente humana, puedo confesar mi desencanto ante algunas formas de llevar a la práctica un tipo de política que dice ser democrática, pero que en realidad se sustenta en el envanecimiento del superego del lider de una lista que opta a ganar en los próximos comicios autonómicos y locales.

No hablo del PP, de este partido todo es esperable, niegan lo evidente, que es su intrínseca corrupción (¿presunta?), y piden la dimisión  de los demás sin ver la paja en el ojo propio. Y los medios a su servicio se hallan en la frontera de lo más ultra inimaginable. Nadie en este partido teme decir una cosa y su contraria a la vez, tampoco tienen la capacidad de experimentar el ridículo más necio por sus palabras y sus actos.

Lo más preocupante es que el partido en el que milito desde hace tantos años parece haberse "peperizado". Ha perdido su norte, el que marcó Pablo Iglesias en la fundación del mismo. En el País Valencià, el 'líder' ha desvirtuado los principios de democracia interna que son básicos en el Socialismo. Ha marcado obscenamente su terreno echando a los que pueden discrepar de su forma de ver la política y el partido, y se ha rodeado de sus "fieles". No acepta que nadie, en uso de sus derechos fundamentales y legítimos estatutariamente, pueda hacerle sombra. A las féminas que le rodean les exige buena presencia física y que acudan a la sede de Blanquerías lo más 'monas' posible. Lo demás, ni en varones ni en mujeres, le importa.

Sólo su imagen,  la del lider, debe aparecer por todas partes, con la finalidad de ser conocido por la ciudadanía valenciana. El resto, mensajes ambiguos por genéricos, ninguna propuesta concreta que pueda ilusionar la inclinación ante las urnas. Tan continuos ataques a la Gürtel pepera sin más no es suficiente. Y la lista que conforma la candidatura y que debe arroparle está escondida. Mi opinión, desde la distancia,  es que debería estar presente, junto a él, para dar imagen de unidad, de grupo fuerte y seguro. Pero no. Su egocentrismo y su  megalomanía son tan fuertes que debe de pensar que tan sólo su yo atraerá su ensalzamiento a la presidencia de la Generalitat.

El problema del ensalzamiento único del propio yo tiene graves peligros, pues para muchos quizá es mejor desconocer al líder y votar unas siglas, antes que la imagen de éste se le restriegue hasta en la sopa. Por ello, en los carteles, pegados por diferentes lugares, ir con el grupo de personas comprometidas a trabajar en la próxima legislatura quizá sea más válido. Mucha gente puede no desear votar al líder, pero sí a esta u otra persona cuyo rostro aparece en la foto, pues la conocen, se fían de su honradez, de su palabra; incluso pueden identificar a amigos, y esto sí que les arranca el voto desde el compromiso del corazón.

Y lo peor es que esta manera de hacer campaña por parte del lider 'alartiano' se ha contagiado a otr@s cabezas de cartel de diferentes municipios, que, al igual que su 'líder', no sólo se creen sobrados por sí mismos, sino que también han copiado la táctica de ocultar la siglas, esas de las que tan orgullosos nos sentimos otros, PSPV-PSOE, y su logo, quedándose en aquello tan descafeinado de Socialistas de... 

No es bueno rechazar y avergonzarse de la mano que te da de comer. Al contrario, más bien parece una traición a los principios democráticos que tanto nos ilusionó y nos ilusiona. Mi consideración no es haya que avergonzarse ahora del presidente Zapatero, sino saber explicar, de forma clara y entendible, toda su trayectoria de política social, así como clarificar que ni  de la crisis ni de los parados es culpable Zapatero, sino el PP. No supo predecir o avisar de la que nos venía  Rodrigo Rato cuando ocupó la presidencia del FMI, ni el PP se ha preocupado ni ocupado en ayuda alguna ya no al Gobierno de la nación, sino al pueblo español para colaborar en la salida de esta crisis financiera casi mundial lo antes y mejor posible. Al contrario, y siempre bajo el amparo de la mentira, están procurando estos derechones llegar a la Moncloa lo antes posible y a costa de lo que sea.

Aquí, en esta Comunidad, con la 'vergüenza' de sus ancestros y sus propias torpezas, los socialistas están cavando su propia tumba. Ojalá tenga que desdecirme de estas mis palabras. Nunca he tenido problemas para decir 'perdona, me he equivocado'. Y doy mi palabra de que me gustaría encabezar un artículo con estas palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada