viernes, 18 de marzo de 2011

LA ONU REACCIONA POR FIN ANTE LA CRUELDAD DE GADAFI





Jueves, 17 marzo 2011, 23h 54', la Cadena Ser anuncia que el Consejo de Seguridad de la ONU aprueba (¡por fin!) el uso de la fuerza para imponer la zona de exclusión aérea en Libia.

Ha habido 10 votos a favor, 5 abstenciones (China, Rusia, India, Brasil y Alemania) y ninguno en contra.

 Gadafi, genocida además de dictador, tendrá seguramente una respuesta digna de su abominable ser. Ya ha amenazado con que va a bombardear cualquier avión o navío que se acerque a Libia. El ministerio de Defensa libio ha advertido que sus contraataques a las fuerza extranjeras pondrán en peligro incluso el tránsito por el Mediterráneo. Muamar el Gadafi ha advertido en un mensaje de desprecio que "la resolución de la ONU no se merece ni el papel en que está escrita". "Si el mundo se vuelve loco, nosotros también lo haremos".

La ONU lo sabe y su obrar tiene que ser contundente contra este asesino, que, tras conseguir pasar sobre Ajdayiba, a las puertas de Bengasi ha afirmado que arrasarán la ciudad "sin piedad". "Iremos casa por casa, habitación por habitación" en busca de armas,  y que sus poseedores  van a conocer la inmisericordia más absoluta que anida en su alma. Les ha prometido "el infierno".

Este ser brutal  anunciaba ayer que su entrada en Bengasi -último de los reductos de los "rebeldes" libios, que están pidiendo a gritos la ayuda de Occidente, en sus legítimas ansias de libertad y democracia en este su país- iba a ser como la del asesino Franco cuando logró acceder triunfante a Madrid, tras la cruenta guerra civil de tres años de duración, de 1936 a 1939.

La buena relación habida entre Aznar y Muamar el Gadafi es conocida, y la historia acerca del sanguinario Francisco Franco quizá la haya sabido de su buen amigo Jose Mari. Y tanto debió de emocionarle, que  ahora  su  ambición  es emularlo.
Franco masacró en nombre de Dios, Gadafi lo hace en nombre de Alá. Da lo mismo. Lo único que se consigue en uno y otro caso es 'limpiarse' las manos como Pilatos y usar la guadaña en nombre de Otro ni visto, ni conocido, ni tangible ni audible, al que se responsabiliza en último término de la crueldad propia,  y sin que Éste se pueda defender ni proteger a los inocentes. Son los hombres los que tienen que manifestar su voluntad de ayudad al débil en su afán de conseguir algo tan simple y tan absolutamente necesario para ser considerado ser humano, tal como la libertad y la democracia.

La gran desgracia sufrida en Japón -y todavía no superada- ha ayudado en la excusa de que 'mirando hacia Japón, habíanse olvidado de Gadafi', y éste, buen zorro, no ha perdido tiempo, bombardeando a seres libios, aunque de tribu distinta a la suya, y que, emocionados por los sucedido en Túnez y Egipto, han decidido jugarse la vida en pro de unos valores intrínsecamente humanos y por los que les merecia morir: acabar con la dictadura de más de cuarenta años  de Muamar el Gadafi.

La ONU se acaba de pronunciar. Ya veremos si consigue llegar a tiempo, o éste se ha perdido ya sin remedio. De la efectividad del Consejo de Seguridad de la ONU depende que Libia continúe siendo una repugnante dictadura o que se dé paso a una ansiada y merecida democracia.democracia.

3 comentarios:

  1. Sí, fuera Gadafi, es incfeible que haya gente que se dice de izquierda y le apoya

    ResponderEliminar
  2. Gracias por sus comentarios, que comparto totalmente.
    No estoy de acuerdo con el habitual intervencionismo, especialmente de EEUU en países conocidos como del tercer mundo. Pero en este caso, son los propios libios los que han pedido ayuda contra el genocida Gadafi y por la protección del pueblo que ansía vivir en un régimen de paz regido por la democracia.

    ResponderEliminar