lunes, 7 de marzo de 2011

OBSCENO CINISMO EL DEL PP


La estupidez de los españoles no puede ser de tal calibre como deben de creer estos del PP, que con sus burlas vulgares nos hinchan a escupitajos con sus ordinarias tomaduras de pelo.
Mira por donde, a estas alturas, se presenta el PP a los comicios del 22 de mayo abanderando la transparecia contra la corrupción. Dicen est@s señor@s  que su principio es endurecer el Código Penal para acelerar los juicios y obligar a enseñar todos los contratos públicos: "El PP reitera su compromiso de contundencia y celeridad contra las prácticas corruptas en las Administraciones. Actuaremos ante cualquier supuesto de denuncia o de incoación de procedimientos judiciales",   "Nos comprometemos a recuperar el prestigio de nuestras instituciones con una acción política y ejemplar. Una acción política que no sólo sea limpia y respetuosa con las reglas y con los procedimientos de nuestro Estado de Derecho, sino que, además, impulse la limpieza y el respeto a esas reglas en todos los ámbitos de la vida pública".  Evidentemente acerca de la trama Gürtel no se sabe ni se contesta.

Estos altos principios se han acordado en la Convención que el PP ha realizado en Mallorca este pasado fín de semana, adonde ha acudido también nuestro Francisco Camps, para Rajoy, Paco, simplemente. Éste, además de llamar la atención por sus reiteradas patochadas -que nos dan que pensar que va con el ánimo un poco subido, para eso tiene su mujer una farmacia-, no ha tenido empacho, ética ni vergüenza de rubricar el manifiesto que encierra todos los buenos principios que se arroga ahora el PP.

Y es que, a lo mejor, nuestro Paco con tanta palabreja rara e incomprensible ("gestión austera, reformista, y limpia de prácticas corruptas"), ni se ha percatado  de que está imputado por el caso de los trajes que le regaló su amigo el Bigotes, dentro de la trama Gürtel. Y, dentro de esa euforia que lo tiene estos días por las nubes, ni se habrá acordado de que tiene pendiente una investigación por tres informes de la Policía y de Hacienda sobre la presunta financiación ilegal del PP valenciano.


Y Rajoy, aunque aparentemente serio, era feliz, muy feliz. Paco es de los suyos.
Porque Rajoy lo sabe todo, desde Arenas (distingamos de 'Palma Arena'),  Agag y Anita en El Escorial, con papá Jose Mari y mamá doña Ana prendada de los bigotes de Álvaro, hasta Correa y la esposa de éste y, cómo no, de Pablo. También conoce los intríngulis de Canal 9 (canal prou, para los de aquí) y Pedro García jugueteando con los dineros de la visita de Ratzinger a Valencia. Lo que quizá no sepa don Mariano es que todavía tenemos que pagar entre todos los valencianos dos millones de euros a la empresa Acciona por los 7.000 urinarios dispuestos para los peregrinos. Y quizá desconozca también que ya pagamos el pasado año otros dos millones de euros para pagar a otros proveedores. Y todavía no sabemos qué costó aquel Encuentro Mundial de las Familias.
Pero nuestro Paco es feliz.  Se muestra con la alegría propia de los triunfadores, eufórico como nunca. Después de proyectar un vídeo apoteósico de aclamaciones recibidas, como torero triunfador, se dirigió al ruedo: "Hemos tenido un Gobierno a la contra. Nos lo han quitado todo, menos la dignidad y las ganas de trabajar" (¿Qué querrá decir eso de 'dignidad' y 'ganas de trabajar', me pregunto yo). Y ya sumando sus gestas al resto del PP, sentenció: "Somos buenos gestores, líderes en políticas sociales, no tenemos complejos (desde luego que no), apostamos por la familia", para llegar al climax "Somos imbatibles, somos los mejores",  los palmeros traidos de Valencia se despellejaron las manos en aplausos.

Si Rajoy se debate entre este amor-odio hacia Camps, Paco, será porque tiene que ocultar demasiado.

Lo que resulta difícil de creer es que la opinión publica no tenga 'opinión' en estos malos usos del dinero de todos, que nos han llevado a la auténtica ruina. Que no quiera oir lo que a don Mariano se le va escapando cada vez más claramente, como los recortes del gasto público. Con el PP al frente del país, la Educación y la Sanidad públicas, universalizadas por Felipe González, desaparecerán en manos privadas. Quien tenga dinero podrá estudiar. Quien tenga dinero y esté seriamente enfermo podrá acceder a una posible curación. Los demás, la inmensidad de seres, hundidos en la pobreza, quedarán destinados al  analfabetismo y a la incurabilidad de una enfermedad grave. El money seguirá siendo el rey - ahora mucho más-  y  único dios.
¿Es esto lo que queremos los españoles? Pues esto es lo que nos ofrece el PP. Lo demás no son más que parole, parole...


2 comentarios:

  1. Un poco sectaria tu opinión. Tal vez deberías beber de otras fuentes.
    TODOS SON IGUALES. ¡TODOS!
    No te enfades, por favor, pero es que, entre los trajes de Camps y los EREs de Andalucía...
    Y conste que yo voté PSOE en el 82 y ya, desde entonces, decidí no volver a votar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ante todo, gracias por leerme y por manifestar tu opinión de manera abierta y no como anónímo.

    Si por sectaria se entiende no neutral, evidentemente asíu es mi opinión. Soy una persona intrínsecamente de izquierdas. Por las mañanas suelo leer toda la prensa que a través de internet se nos proporciona. Incluso leo La Gaceta. Quizá la lectura de algunas barbaridades enconan más mi ánimo.
    Soy persona de Partido, pero me considero tan libre que critico a personajes y hechos que, según mi parecer, son impropios del Socialismo.
    Y, evidentemente, Javier, no me enfado, ¡faltaría más! De hecho, publico todos los comentarios que entran en mi blog; dejaré de hacerlo si alguna vez hay alguno que sea ordinario o exquisitamente obsceno. Pienso que podría ensuciar mi espacio.
    Considero como tú que no hay comparación entre los EREs de Andalucía (de los cuales la mayoría salpica mucho más al PP, y fue la Junta de Andalucía la primera en denunciar estos hechos) y los -presuntos- delitos de Camps, que alcanzan hasta la (presunta) financiación ilegal del PPCV. Y ello sin contar con que la Gürtel imprime carácter a toda la cúpula del PP.
    Respecto a tu decisión de votar o no, es tu libtre voluntad, que respeto al igual que respeto tu opinión.
    Me gusta la estructura de tu blog. Es muy bonita.
    Te reitero las gracias, aunque tengamos opiniones distintas. Esa es la grandeza de la DEMOCRACIA y de la LIBERTAD.
    Un saludo.

    ResponderEliminar