domingo, 3 de julio de 2011

CINCO AÑOS DEL MALDITO 3J

Hace ya, o quizá solo -según quién-  cinco años de la gratuita muerte de 43 inocentes. Otros 47 quedaron heridos, las familias de unos y otros, destrozadas. A día de hoy, CERO responsables.
Francisco Camps, presidente de la Generalitat, el mismito de ahora, pero entonces sin imputar.  García Antón, conseller  de Infraestructuras en aquel momento. Mario Flores le sucedió en el cargo. ¿Alcaldesa? la siempre Rita.

Impacto en el ambiente. Bomba de ETA llegó a aventurar Rita. Había que limpiar pronto, muy deprisa. Ratzinger venía. La Gürtel tenía preparada su hucha. Los bolsillos de los valencianos, vacios.

Valencia blanquigualda en sus balcones y farolas. Alegría de patio de monjitas pueriles. Y el dolor rompió.

Tres mil euros. Solo tres mil cochinos euros costaba la baliza que hubiera evitado esta sangre absurda. Los 'cafelitos' de los diputados, las migajas de los 'gürteles'. ¿Culpable? El indefenso muerto, el maquinista también fallecido.

Las familias con la sangre teñida de negro, negras las lágrimas, negros sus ropajes como negras sus entrañas. Los mandamases, de luto por fuera, sin caridad, sin amor, sin justicia. Que acabe pronto, que viene el papa.

Misa de réquiem en la Catedral. Oficia García Gasco. No hay calor, no hay amor, no hay sentimiento ni respeto por los muertos ni arrepentimiento por una baliza no puesta. La baliza vale solo tres mil euros. Total tres mil euros por cuarenta y tres vidas. Nadie se ha preocupado de ordenar que estuviera ahí. Ahora hay que soportar el luto de los trajes. En seguida se arrincona el negro, solo acabar la ceremonia. Frialdad en las miradas, en los saludos a las familias destrozadas. Ya tardáis demasiado. Cada muerto al hoyo de su pueblo. Valencia debe recuperar la primera alegria papal. La salvación está ahi, no con los muertos.

Camps no ha querido recibir a las familias. Nadie del mando y ordeno lo ha hecho. Ni Rita, ni el papa, ni los consellers.

Familias y público amigo delante de la puerta gótica de la Catedral
El tesón de las familias las reúne cada día tres de cada mes en la plaza de la Vigen, delante de la puerta gótica de la Catedral.

Tampoco este lugar les era permitido. Sólo la tenacidad, el amor por los suyos y la deseperación ante el despego de los mandatarios -jamás gobernantes-  ha traspasado la prohibición. Exhiben su dolor. Quieren ser escuchados y que los responsables de la ausencia de la baliza tengan la hombría de dar la cara.

Después de cinco años el metro de la muerte, la línea 1, sigue en su inseguridad. La culpa es del PSOE, que mandaba cuando su inauguración. Nosotros a nuestros eventos, Fórmula1 y el amigo Calatrava. Sin olvidar a los amigos del alma, a los que se les quiere un huevo.

¿Por qué no nos reciben?, ¿por qué la injusticia? Ni siquiera caridad, aunque se hallen tan cerca del Opus Dei, pero tan alejados de Jesús. O quizá por ello.

Hoy, nuevo 3 de julio, nuestro afecto siempre al lado de las familias y de las víctimas. Pero totalmente alejado de sus verdugos, inmisericordes fariseos.

Descansad en paz, cuarenta y tres inocentes. Vuestras familias, nosotros y toda la gente de bien os llevamos en el corazón. De la gentuza no os preocupéis, no merece la pena.
                                                    Manolo García en Valencia, concierto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada