miércoles, 13 de julio de 2011

¿POR QUÉ LLAMAN RESCATE A LO QUE ES ESTAFA Y LATROCINIO?

Las agencias de rating o de calificación más poderosas, Moody's, Standard & Poor's  (S&P) y Fitch están campando a sus anchas no solo metiendo miedo, sino arruinando de por vida a algunos países europeos. Les dio, tiempo ha, por otros pueblos. Ahora, al parecer, le toca a Europa.

Dicen los expertos que aquellos que no son capaces de pasar las pruebas para entrar a trabajar en Wall Street recalan en estas agencias de calificación.

'Rescataron' a Irlanda. También a Grecia. En este último país las amenazas de bancarrota y el anuncio de la necesidad de un segundo 'rescate', por los informes de Moody's, tuvieron graves consecuencias físicas y económicas, enfrentados el pueblo indignado contra el gobierno y mediando la fuerza brutal de la polícía. Cuando parecía que Alemania y Francia concedían su beneplácito para este segundo expolio o rescate (es lo mismo), las dudas sobre la 'solvencia' griega vueve a planear y encoger los estómagos del país que anidó la cultura y el saber.

Después llegó el posible arañazo a Portugal. Durao Barroso y Van Rompuy consiguieron frenar, de momento, el inminente peligro.

...y te sacarán los ojos

Hace dos días los cuervos acechaban a Italia y España. Zapatero corrió a Bruselas, Y el presidente del Consejo Europeo ha convocado una nueva reunión de urgencia para este inmediato viernes, pues Alemania no parece estar dispuesta a dar su brazo a torcer.
Ahora la presa inmediata es nuevamente Irlanda, que ya fue 'rescatada'. Los buitres no cesan. 

Estas agencias, las big three, son árbitros y parte. No son independientes por mucho que en ello insistan. Detrás de ellas podemos encontrar grandes multimillonarios y enormes fondos de inversión que mueven el dinero mundial con una avaricia insaciable.

Detrás de Moody's se encuentran, por ejemplo, Warron Buffer, y un buen porcentaje de capital de Group y de BlackRock. Marc Ladreift de Lacharriere ampara a Fitch. S&P está a las órdenes de buena parte de Capital group y de BlackRock.

Si esto no fuera suficiente prueba de la poca fiabilidad de estas big three, habría que recordar que dieron su máxima calificación (AAA) hasta el momento de su quiebra a Lehman Brothers o al imperio del que resultó impresentable estafador Bernard Madoff.

Los políticos se han convertido en siervos borreguiles de los dictámenes de las agencias. Los 'mercados' mueven los hilos en lugar de los políticos. Esta situación ya no da más de sí. Es inacepable, por inmoral, el sometimiento a la ruina de por vida de todo un pueblo, sin que sus ciudadanos hayan contraído ninguna responsabilidad en ello. No. No es este el camino. Así lo han advertido los Nóbel Stiglitz y Krugman. Este camino sólo es restable para los mismos 'mercados' que marcan la ruta a seguir. Declaran 'bonos basura' el capital de un país,  'tienen que' prestarle dinero para 'rescatarle' y evitar su ruina. Es entonces cuando la indecencia ocupa el papel principal de esta tragedia. Prestan dinero, pero a un interés tan elevado ya que el país 'no es fiable por su insolvencia', que el citado país ya jamás podrá salir adelante con la grandísima deuda contraida. Y así reiteradamente. Mientras, las arcas especuladoras van llenando sus tripas insaciables. 

El G20 prometió controlar al poder financiero. Pero las palabras quedaron en puro aire. Es preciso y urgente que los Impuestos sean Iguales para Todos, que ahora hay privilegios en los pagos de algunos. Hay que perseguir hasta su supresión los paraísos fiscales. Y es necesario el impulso de una Agencia de Calificación Europea totalmente Independiente. Y así evitar las intromisiones constantes de los financieros estadounidenses y de los grandes de Europa (Alemania y Francia principalmente) que nos están haciendo la vida imposible a los llamados 'países periféricos'.

Seguiremos observando, analizando y nuestra denuncia aquí estará presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario