viernes, 12 de agosto de 2011

DE MISERIAS Y OTRAS NECEDADES POLÍTICAS

Mariano Rajoy está disfrutando de unas bien merecidas vacaciones. Desde su Pontevedra natal manda (ni tan siquiera ordena, eso es para María de los Dolores, 'la bien pagá) a sus segundones, en este caso al también muy 'bien pagao' el don Guido andaluz tan 'embetunado' como el mismito Zaplana, que continúen enredando contra este Gobierno "en tiempo de descuento', a decir del caballerete.

'Enlatadamente' habla Rajoy de su descontento por los sueldazos de Rato y Olivas al frente de Bankia. Nos sumamos a esta 'denuncia'. Es más, nos parece una absoluta inmoralidad. Mientras hay familias con serios problemas para subsistir, mientras hay cientos de miles inocentes que están muriendo de hambruna en en el cuerno de África y otros lugares, mientras la crisis internacional nos está infartando, estos sueldos canallas nos aniquilan el alma.

Pero no son solo las indecencias de estos banqueros. Y los políticos, demasiados políticos, ¿qué productividad es la suya para echarse al bolsillo tantos indecentes euros? Las hemerotecas ahí están para denuncia de prácticas abusivas y desaprensivas. Que Rajoy el indolente cobre más de medio millón en indecente. Igualmente lo es que Cospedal se embolsille más de un cuarto de millón, y Ana Mato, la del jaguar gürteliano, ciento noventa mil, y Arenas, el señorito andaluz, ciento setenta y ocho mil y Pons, ciento setenta mil...Y repito, ¿qué productividad, más que mentiras y enredos, aportan estos personajes a la sociedad?  Indecencia suma.

Nuevamente Machado es ejemplo de denuncia de personajes tales. Su Llanto de las virtudes y coplas por la muerte de don Guido es genial: "Alguien dirá ¿qué dejaste?/ Yo pregunto ¿qué llevaste/ al mundo donde hoy estás?/ ¿Tu amor a los alamares/ y a las sedas y a los oros,/ y a la sangre de los toros/ y al humo de los altares?" 
Los Calvitos y Arenas

Y el señorito embetunado exige de parte de Rajoy, el faenas, que Zapatero dé explicaciones de inmediato de cuándo se van a implantar las medidas que nos exigen los mercados, en un pleno extraordinario del Congreso al que se dignarían acudir sus señorías interrumpiendo sus veraneos tan merecidos.

Tales medidas no son más que nuevos recortes contra los más necesitados Y hay que hacerlo lo antes posible para allanar aún más el camino de Mariano a Moncloa. De forma tal que el Gobierno Socialista continúe haciendo el trabajo sucio a los 'populares' y pierda más credibilidad todavía entre sus posibles votantes.

Pero no corran tanto. Tampoco usted, señor Blanco, que adelantaba por su cuenta, con su desmedido afán de protagonismo, la necesidad de hacer de inmediato recortes en los sueldos de los trabajadores. Ya hoy Europa ha comenzado a reaccionar contra los tiburones insaciables de la especulación. Cuatro países, entre ellos España, han salido en defensa de sus bancos prohibiendo las ventas a corto. Alemania pide que tal medida se generalice a toda Europa. Con ello las 'primas' respiran. No hay nada como acercar las fauces a Sarkocy u otro de los países 'fuertes' para que incluso Merkel regrese el próximo martes del Tirol  y se propicie un plantar cara a los especuladores. Un alivio temporal para todos. Para todos menos para Rajoy y sus secuaces, que ven su propio filón en el hundimiento de todo el país. ¡Tan patriotas ellos! 

Siga descansando, señor Rajoy, para no mudar de costumbre. Siga ahogando a los farmacéuticos que ahora están tomando 'un culito' del jarabe PePero, señora (de) Cospedal, desde su veraneo marbellí. Continúe lanzando 'fingías' mentiras, entre tapa y tapa, 'señorito'. Insista en sus hostigamientos, vasallo Pons. Todo ello sin nervios. Aún queda verano, y el partido sigue.


Todavía puede suceder que los poderosos europeos por egoísmo propio, claro, frenen tanta indecencia especulativa y nada les quede para rebuscar entre sus propias basuras. Aunque siempre les quedará ETA y su propia rabia (la del PP) de que la banda asesina esté más débil que jamás nunca pudo soñar el inquisidor Mayor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada