sábado, 14 de julio de 2012

"EL INICIO DEL INICIO"

"El inicio del inicio" fue la frase con que Soraya, tras el primer Conejo de Ministros del 31 de diciembre de 2011, adelantaba la ruina que le esperaba a gran parte de la ciudadanía española, toda aquella que se encuentra al margen de las grandes fortunas. Y aunque anunció que las medidas eran temporales, el escaso tiempo transcurrido está demostrando que son definitivas e indefinidas.
La barbarie pepera ha ido sucediéndose sin cesar y la extrañeza era la prácticamente nula respuesta de la gente. Daba la impresión de que aquí no pasaba nada. "Había que hacer lo que había que hacer" debido a la herencia zapateril recibida -la peor de toda la historia- y arrimando el hombro todos se conseguiría salvar a la 'España, una, grande y libre'.
El remedio de "la rana en agua a fuego lento" iba dando sus resultados de adormidera ciudadana.
Pero estalló Bankia, y lo hizo de forma tal que sus cristales rotos quedaron esparcidos por el país entero. El ruido llegó al BCE y Mario Draghi dio la voz de alarma. Allá fue el pontevedrés pegado a las faldas de la Merkel y con cara de empollón. El rapapolvo fue tal que Guindos tuvo que ir a recibir órdenes acerca de nuestra intervención. Se suplicó a Europa hasta de rodillas. Al final los países ricos, nuestros jefes, decidieron 'prestarnos' hasta 100.000 millones de euros para sanear la banca, a cambio de mandar ellos en nuestro país. Rajoy fue tildado de torpe, lo calaron en seguida: puede memorizar y repetir lo que le dicen, pero incapaz de tener ni crear pensamientos propios, ese es su coeficiente intelectual.
Manos a la obra, y España desmantelada por completo. Irreconocible en los muchos avances alcanzados a cambio del sacrificio y entrega de tanta gente en estos años tras la muerte del dictador

Los mineros han sido un orgullo para los españoles de bien, aunque las señoritingas y políticamente analfabetas, Botella y Cifuentes, pretendieron negarles acogida en Madrid -como si de apestados se tratase- el Supremo corrigió este despropósito. Y es que la gallardía y sentido de la dignidad de la gente de las minas, ejemplo para tantos, era un peligro para un desgobierno que procura la desinformación de los ciudadanos en un acto de absoluto deprecio a la democracia (TVE está en manos de dirigentes fachas, Intereconomía comienza a posesionarse, y los buenos profesionales, despedidos; Fran Llorente, Juan José Lucas...son solo el inicio). Nos quedan menos medios para estar enterados de lo que sucede, pero la Red nos ampara: ahí encontramos los periódicos digitales, las redes sociales, y lo quieran o no los dictadores estamos informados al segundo del suceder de los acontecimientos.
La  llegada de la "Marcha negra" coincidió casi con que Rajoy se dignó a leer en el Parlamento las medidas a tomar (recogidas en el BOE de 14 de julio). La hija de su padre, una tal Fabra, tan bien educada y fina como su progenitor, se pitorreó de los parados con exabruptos propios de la mayor ordinariez. Los del PP, vasallos de Rajoy,  aplaudieron a rabiar cada una de las medidas que su 'líder' leía contra los españoles. Un espectáculo criticado por los medios serios de los mismos países que nos van a prestar el dinero y que nos han intervenido. Mensualmente Merkel quiere un informe de los 'hombres de negro' porque sabe de la incapacidad del pontevedrés y su camarilla.
La gente está ya en la calle. Madrid tomada por la ciudadanía -no hay otra solución, de momento- y la policía ejerciendo mercenariamente contra aquellos que exigen sus derechos.
También es esto "el inicio del inicio". Una vez interiorizada la rapiña, la gente toma conciencia de su condición de ciudadanos, y a muerte va a defender sus derechos.
Y conste que el robo no ha finalizado. Para septiembre, si Europa no manda otra cosa, van por los jubilados. Aquí no se salva nadie a excepción de las grandes fortunas, los expoliadores y los que han evadido su capital. Para estos últimos, 'fumata blanca'. La clase media desaparece y los más débiles están abocados a la pobreza desesperada, sin comida y sin techo.
Rubalcaba, a pesar de los insultos a su partido, se manifiesta casi de acuerdo y tiende la mano a Rajoy. También esto presagia la desaparición del PSOE, ya no es ni el referente de la oposición. Esta orfandad, aunque duele al principio, nos hace más fuertes. Hemos de salvarnos nosotros con nuestras fuerzas, con nuestra imaginación, y juntos vamos a poder.
Hay que conseguir la dimisión de Rajoy. Nuestra dignidad es inviolable y nuestra palabra, sagrada. Contamos con los periódicos digitales, con las redes sociales, con el apoyo de mucha ciudadanía del exterior, y sobre todo con la convicción de que tenemos razón, y de que nuestra dignidad y ética no se venden por nada.


Podrán quitarnos nuestro dinero, nuestro trabajo, pero jamás nuestra dignidad. Y ella nos ayudará a recuperar lo expoliado. No va a ser fácil, pero tampoco imposible. La memoria de mis padres merecen mi esfuerzo.

2 comentarios:

  1. estoy en completo acuerdo con éstas deliberaciones, el atajo de traidores de cobardía sin nombre que gobiernan fraudulentamente en esta nación no pueden perpetuarse en la aprobación 'a toda prisa' de los dictámenes de delincuentes financieros para saqueo, abuso y hundimiento de España ni de los españoles
    de cada uno de los cobardes crímenes serán conducidos para respuesta ante los tribunales

    ResponderEliminar
  2. Gracias por sus comentarios. No voy a responder nada más debido a que entra usted como anónimo.
    Lo siento, pero hay que identificarse adecuadamente.

    ResponderEliminar