martes, 24 de julio de 2012

SIETE LUNAS

No llega a los siete meses en el poder y Mariano Rajoy ha dado una vuelta de calcetín a España.
No solo no ha cumplido su programa y sis promesas electorales, sino que justo ha hecho todo lo contrario. Ha faltado a la verdad miserablemente, y continúa haciéndolo cada vez que habla.  Antes de ganar las elecciones del 20N Rajoy y su pandilla sabían a la perfección cuál era la situación económica y financiera española Prometieron dolosamente, e hicieron creer a demasiados españoles  -muchos de los que apenas llegan a final de mes- que con el PP los perros iban a ser atados con longanizas. La crisis devenida de Estados Unidos a Europa y penetrados sus cuernos con rabia en España era cosa archiconocida por ellos.
La Ley de la liberación del suelo y sus consecuentes burbujas inmobiliarias está en el origen de este gravísimo problema, que en España comenzó con Aznar, continuó con Zapatero y ahora, por obra y gracia de Rajoy está desmantelando todos nuestros derechos, sociales y económicos. En casi siete meses estos del PP han arruinado a España, IRPF, IVA, y, según dicen, falta la estocada de gracia para septiembre
El pueblo ha comenzado a responder, y tras el sopor de un agosto en que este país queda paralizado, es de esperar que a partir de septiembre las calles vuelvan a ser de sus dueños, los ciudadanos, muchos miles de ellos han paseado su descontento a lo largo y ancho de España en muy pocos días, con ánimo enfrentado: indignación y cabreo por una parte y satisfacción alegre por otra, al encontrarse juntos todos y comprobar con agrado la suma de buena cantidad de policÍas; incluso bastantes antidisturbios se quitaron durante un tiempo el  casco parabrisas y se pusieron la gorra normal. Muy sintomático de su toma de conciencia de ciudadanos como el resto.

Muchos derechos están siéndonos arrebatados: RTVE ha perdido la neutralidad informativa de la que era modelo, o el vergonzoso ejemplo de Canal 9, cuyo desmantelamiento de personal e inicio de brutal endeudamiento comenzó Zaplana y así lo continuó Camps, haciendo de esta cadena una especie de continuación del gabinete informativo del Molt Honorable President. Es decir, el derecho a informar y a ser informado veraz y objetivamente se acabó. Han sido elaborados decretos para frenar las pacíficas manifestaciones ciudadanas hasta límites estrambóticos. Se están mandando circulares a funcionarios respecto a las horas para participar en manifestaciones.La CEOE presiona para que 'se modifique' el derecho a la huelga...

Pero, y ya lo decía Hobbes, "La base de todas las sociedades grandes y duraderas ha consistido no en la mutua voluntad que los hombres se tenían, sino en el recíproco temor".  no nos movemos espontáneamente por ayudar al otro, sino por egoísmo propio. Es el interés de cada cual lo  que motiva a los humanos  a tomar una determinación u  otra. Y si ese interés es el del bolsillo propio, más todavía.
A saco ha entrado Rajoy contra los ciudadanos. Gonzlez Pons llegó a prometer 3.500 millones de empleos. El resultado es que los parados van aumentando cada día más y sus prestaciones, disminuyendo. La Educación y la Sanidad se la han cargado con el pretexto de que esos 10.000 millones de euros que podía ser su coste debe ser destinados a la Iglesia, a la que obsequian además con otros 3.000 milloncetes.
También son  intocables las grandes fortunas, las Sicav, los defraudadores y corruptos que han volatilizado su saqueo de España, el impuesto de Sociedades, la transmisión de Patrimonio.  Ahora toca hacer desfallecer a los funcionarios, tras un concienzudo y mediático desprestigio de los mismos.
El pueblo estaba como medio anestesiado, con miedo, pero ha sido oír el sonido de la moneda y 'ha resucitado',  como en Los cuernos de don Friolera ocurre.
Su indignación se pasea por las calles hasta el punto de que el Parlamento, el lugar donde los representantes deberían debatir nuestro bien,  parece una cárcel, encerrado entre vallas y tomado por la policía. El búnker donde el desgobierno se protege de la ciudadanía ¡Qué lejos de aquella ágora griega donde el pueblo debatía libremente por lo mejor para sus vidas y la de la polis! La patria de la democracia.
El divorcio entre Rajoy y los ciudadanos es total, y de aquí, tal desafección se traslada a toda la llamada clase política. Demasiados ejemplos de desprecio al pueblo. Luchas intestinas por perpetuarse en los sillones del poder. Excesivos beneficios económicos y de toda índole como para seguir despertando la simpatía de la calle.
Se pide insistentemente un cambio de gobierno, no sólo la dimisión la Rajoy. Nada fácil va a resultar la demanda ciudadana; más bien, como España es ya una pequeña provincia alemana y Rajoy y su valentía se han dado a conocer, es más esperables que suceda como en Italia.


Ahora bien, en el caso de unas nuevas elecciones, El PP se puede despedir ya de su poder absoluto y que no piense el PSOE en que va a coger las riendas de nuevo. Habría un voto disperso, con una subida importante para IU y quizá Rosa Díez. Y la única solución es la unión de los partidos de izquierdas, con voluntad de servir al pueblo y no de servirse, como ahora parece.




No hay comentarios:

Publicar un comentario