martes, 1 de enero de 2013

¿FELIZ Y PRÓSPERO AÑO 2013?

Acabamos de entrar en 2013, según el calendario gregoriano por el que nos guiamos. Ésta ha sido lo que popularmente se conoce como Noche Vieja, la última del año que se despide, en este caso 2012. Durante todo el día las imágenes de gente feliz, con sus disfraces alegres, brindando bastantes horas antes por la pronta llegada del nuevo año ha llenado las calles y plazas de varias ciudades españolas.

La gente se ha mostrado ''feliz por encima de sus posibilidades'', como si hubiera injerido adormidera que le impidiera pensar que tan solo unas horas después la vida va a resultar más penosa para la inmensa mayoría. El día 1 entran en vigor nuevas y sin compasión subidas de precios. 

Sube la electricidad, no se sabe cuánto. Un mínimo de un 3%, pero la media estará entre un 5% y un 6%. Sube el combustible, la gasolina y y el gasóleo. Sube el transporte, los trenes de cercanías y regionales -los que más utiliza la gente- un 3% de media. También el transporte urbano. Suben los peajes de las autopistas. Sube el teléfono. Sube la Fiscalidad: el IVA de la vivienda nueva, desaparece la deducción por obras de mejora, los premios de loterías y lotos quedarán gravados en un 20%...Sube el IBI, las tasas municipales y demás impuestos.

Todo, un cóctel letal para la economía de las familias.

Los nuevos parados cobrarán menos a partir del sexto mes. Los que hayan rebasado los dos años de desempleo perderán la prestación.

Este es el ''valor añadido de este 2013'', de entrada. Falta por conocer qué otras medidas guarda Rajoy en la faltriquera. 

Todo esto hay que sumarlo al año que Rajoy lleva al frente de este desGobierno. Sí, Mariano Rajoy, un señor de andares a zancadas, gafas, pelo teñido y barba. Pontevedrés de gentilicio, Registrador de oficio oficial y en política de toda la vida. Sus cargos ocupados, muchos y variados, ninguna huella en los mismos; algo así como 'incoloro, inodoro e insípido'. Pero ahora sus pisadas han comenzado a dejar huellas casi imborrables. Lo ha arrasado todo. Su deshacer ha sido sin pausa y desde varios frentes a la vez, De manera que, aún se estaba analizando un desmadre y otro se nos venía encima.

Como una gigantesca apisonadora ha destrozado la Sanidad, la Educación, la Ciencia e Investigación, la Dependencia, las Pensiones y el Empleo. De manera especial, el empleo. Ha producido 800.000 parados más, y este año que se estrena ha afilado la cizalla para alcanzar y superar, si se tercia, los seis millones de parados. Ha destruido el subsidio por desempleo. Con su gran reforma laboral ha puesto a los trabajadores a los pies de los caballos. Los empresarios pueden despedir cómo y cuándo quieran con indemnizaciones de vergüenza.

Los impuestos se han disparado a la par que los sueldos se han visto disminuidos.. Justo, Rajoy ha hecho todo lo contrario de lo prometido en su programa y lo repetido insistentemente en campaña electoral. Se le ha afeado a él y a sus compinches por mentir tan mezquinamente, Los vídeos que presentan el ''antes'' y el ''hoy'' son variados y reflejan a la perfección sus desvergüenzas. Cualquiera con sentido de responsabilidad se sentiría avergonzado y como mínimo pediría perdón al pueblo engañado. Pero esta gente ni se inmuta, como los psicópatas.

Cuando la ciudadanía ha comenzado a protestar con manifestaciones, muchas y variadas, con huelgas en defensa de su trabajo y sus derechos arrasados por Decreto Ley -29 en apenas un año- Gallardón, como ministro de inJusticia, ha cogido las riendas para frenar las actitudes contrarias a lo realizado por este desGobierno. Impone el 'tasazo' para poder defenderse, limita, como jamás antes podíamos imaginar, los derechos individuales y colectivos por los que la Ley nos amparaba y podíamos expresar nuestro desacuerdo ante determinadas políticas.

Rajoy habla mucho de la Constitución. De hecho, se niega rotundamente a los cambios que el paso de los tiempos demandan. Sin embargo, ni él ni sus ministros la cumplen. Prácticamente todos los artículos del Capítulo Segundo, Derechos y Libertades, han sido vulnerados. 

Ni el PP se da por enterado de la supuesta ilegalidad en que se mueve ni tampoco el todavía llamado principal partido de la oposición eleva su voz apoyando al pueblo. Tan solo Izquierda Unida parece dejarse oir.

Pero debe ser la gran mayoría del pueblo español la que tome las riendas de plantar cara sin miedo alguno a tanto abuso impensable en un país verdaderamente democrático. Cierto es que se ha protestado mucho, pero sectorialmente. Todavía no hay conciencia de desmantelamiento total de un sistema de vida. Todos estamos afectados, jóvenes, menos jóvenes y los eufemísticamente llamados tercera edad. Y lo están nuestros hijos y nietos. Esta derecha neoliberal lo arrasa todo, se considera dueña de nosotros y de lo nuestro y dispone de ello a su gusto.

La solución no es fácil, pero tampoco imposible. Lo importante es tomar conciencia de que el camino de Rajoy no nos va a sacar de la estafa montada por los bancos, bautizada con el nombre de crisis, y que pretenden cargarnos con ella como si fuéramos culpables de la misma.

Sólo la solidaridad total entre todos, la unión de todo un pueblo con la razón por bandera, puede y debe conducirnos al no cumplimiento de leyes injustas, a la resistencia pasiva, en principio,  y a la desobediencia civil. Si permanecemos juntos nada va a pasar. Somos una inmensa mole, la enorme base social en que han convertido a España en menos de un año, y ellos una pequeña cúpula que sin nosotros poco tiene que hacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario