sábado, 5 de enero de 2013

REALES INTERPELACIONES TRAS LA ''ENTREVISTÍSIMA'',

Tampoco era necesario que Hermida hipotecase definitivamente su tupé, pero lo hizo. El final de un  siempre servilismo cortesano. Con ello el desprestigio de una TVE que pagamos todos se vio incrementado y Juan Carlos I quedó como La Chata, sangre de azul borbónico en las venas.

La preocupación del monarca ha calado en nuestras almas: ''Nos falta por conseguir una  España más igualitaria y más justa''. Cierto, Majestad. El problema es que no sabemos qué hacer ya para cumplir con vuestros reales deseos.

Hemos intentado entrar a vuestro trapo sobre el 'grave problema' español venido de tierras catalanas, pero por ahí nada vemos preocupante. Por todo ello:

Majestad, ¿Hemos de jugar a hacer diana ''corinneando'' por Botsuana? ¿Acaso debemos prácticar el tiro al aire con algun frater nuestro? ¿O quizá haya que amamantar yernísimos noósianos? ¿Debemos mostrarnos como soberbios maltratadores con la legítima que Dios nos dio? ¿O bien hemos de llenar nuestros cuerpos de prótesis de ultimísima generación y pasear muletas con semáforos? ¿Cuántas veces, Majestad, debemos hacer sonoros ridículos con nuestros torpes traspiés? ¿Cómo, Majestad, podemos llegar a ser una de las grandes fortunas mundiales si entramos con lo puesto?

Es difícil, tremendamente difícil, Majestad, desde nuestra ignorancia poder calmar esa sed de igualdad y justicia como vos deseáis para esta pobre España.

Comprobamos hora a hora, segundo a segundo, cómo España se diluye entre nuestras manos, se nos muere y nada podemos hacer. La están matando los suyos, Majestad, todos   esos que dicen amarla tanto, igual que vos. La han despedazado y se la están zampando en Suiza, en Belice...Ni los huesos quedan.

Los españoles, Majestad, hurgan por las basuras en busca de no morir de indigestión. Hay muchos en la cárcel, Majestad, clamando por esa Justicia que también ha huido.

Nos han despojado, Majestad, de todos nuestros derechos. Solo nos queda ser pobres en silencio. ¿Cómo podemos en estas condiciones, Majestad, cumplir y hacer cumplir vuestros deseos?

Sentimos un profundo pesar, Majestad, al comprobar que para vos 75 años no son nada. Que 'la vida sigue igual'.

Tampoco los otros, los Magos, tienen nada que ofrecernos. Ya veis, incluso nuestro buen amigo Andrés Rábago no tenía hoy otra cosa que mostrarnos, Majestad. Comprobadlo con vuestros propios ojos,
Esperamos en medio de la desesperación, Majestad, que un día cercano ya -no podemos esperar demasiado- podáis descansar y nosotros lucir nuestros amados trajes de fiesta tricolor.

Majestad, con nuestros mejores deseos de un deseado y merecido descanso sin cortes para publicidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario