jueves, 31 de enero de 2013

¿HASTA CUANDO LA MONARQUÍA?

Hoy ha sido el cumpleaños, 45 dicen, de Felipe de Borbón. A propósito de esta fecha los diferente medios de comunicación han hablado y no poco de la ''preparación'' del Príncipe, algunos se han atrevido a insinuar que Juan Carlos debería abdicar en su hijo para salvar a la monarquía. Algunos más osados daban la excusa de lo ''tocada'' que estaba la Corona, principalmente por la imputación de Iñaki Urdangarín en el caso Noós. Incluso ha habido alguno más audaz que ha nombrado al propio Juan Carlos como decisorio per se en la opinión menos afectiva que despierta entre las gentes, Corinna y los viajes constantes del rey a cazar y a sus diversiones propias y su falta de amor a Sofía han salido a la palestra igualmente, como nunca antes. Y la misma Sofía, con su porte de esposa sonriente que aguanta como una santa todos los despropósitos del marido, tampoco es considerada como un buen ejemplo para nuestras jóvenes, a las que la civilización, el saber y la cultura las ha moldeado como mujeres independientes,  no sumisas al varón y concienciadas de no consentir ningún maltrato, ni psicológico ni físico.

Los dos grandes partidos, los que aparentan pelearse como niños, el PP y el PSOE, tan cercanos en los apoyos financieros a costa del hambre del pueblo, también en este asunto muestran su comprensión ante el Rey, al que parecen reverenciar como persona a la que le debemos todo lo que tenemos o hemos tenido la paz: La democracia, la libertad, el bienestar social, la sanidad universal y pública, la educación también publica. Ambos partidos (el PP de ahora se llamaba en aquellos momentos Alianza Popular a cuyo frente estaba Fraga, devino después en Unión de Centro Democrático con Adolfo Suárez -el guapo del momento- y de aquí -por descomposición interna- nació el PP que conocemos), cada cual a su modo defienden al rey, la monarquía constitucional.

Del PP todo es creíble, y por lo que se ve del PSOE también. Viven muy cómodos.Treinta años ocupando cargos importantes en política y viviendo de ella ni se les pasa por la cabeza que el pueblo tenga deseos de cambiar este sistema.

El PSOE parece haber olvidado que Juan Carlos fue un admirador del más sanguinario de los dictadores, Franco; éste lo designó su ''heredero'' sin contar con la opinión del pueblo. Juan Carlos juró los Principios del Movimiento Nacional, no la Constitución del 78. Llegó pobre y hoy es una de las grandes fortunas existentes. Sus amigos son grandes dictadores, los jeques árabes, millonarios españoles que abusan de los trabajadores de este país. Y a él no le importa porque para él los españoles somos solo sus súbditos, no ciudadanos. Y todavía se permite darnos lecciones de ''amor'', buen comportamiento'', de ''justicia'' y de ética la Nochebuena de cada año
.
Sus relaciones con los jerarcas eclesiásticos, Ratzinger, Rouco, Martínez Camino...son fluidas y amables. Quizá no sepa ni le interese que a estos ''pobres'' les hemos regalado casi 12 millones de euros a través de la indecencia de este desGobierno. Pero también Zapatero y los anteriores presidentes de Gobierno siempre dieron un trato de favor económico y social a esta Iglesia,  la que paseaba a Franco bajo palio.

Los más de los medios de comunicación han estado ensalzando las cualidades de Felipe, su edad y preparación para suceder a su padre en el trono.
Ninguno de estos medios ''normales'' (no me refiero, claro está, a los independientes y libres) ha recordado al pueblo español que Juan Carlos proviene y se ha educado en un régimen fascista que dio un golpe de estado al legitimo régimen que nos habíamos dado los españoles, la II República.

No, todo ha sido más superficial y estúpido de lo que en estos tiempos de autentica injusticia social y económica nos merecemos los ciudadanos. Y los ciudadanos tenemos derecho y queremos elegir a nuestro Jefe de Estado, no que nos lo impongan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario