miércoles, 31 de marzo de 2010

HAY QUE TENER EN CUENTA LO SUCEDIDO EN ITALIA


La realidad electoral de Italia es que Berlusconi, "Il cavalieri", ha vuelto a ganar las elecciones en su país, aunque haya sido por su coalición con la xenófoba Liga Norte, de Umberto Bossi.
Las regiones de Lazio y Piamonte eran primordiales para el resultado de estos comicios, y el Partido Demócrata (centro-izquierda) las ha perdido.

Había una convicción bastante generalizada de que los abusos y excesos sexuales, así como el desmedido enriquecimiento de Berlusconi, iban ahora a pasarle factura. Pero no ha sido así; el pueblo italiano, al ser preguntado acerca de estos desmanes berlusconianos, respondía: oh, Berlusconi es magnífico, divertido, esas cosas son propias de él...
Una tercera parte de los ciudadanos italianos no ha ido a votar, les ha entrado la desgana: todos los políticos son iguales, vienen a decir. Y, mientras, la derecha ultra, la Liga del Norte va increscendo.

Es demasiado habitual oir algo parecido acerca de los políticos españoles, el que todos son iguales. Sabemos que esto no es cierto, pero entre la "dificultad" de hacer llegar a la opinión pública los valiosos logros del gobierno Zapatero y el guirigay constante del PP, echando balones fuera, mirando hacia otro lado, hendido por la corrupción allá donde manda o ha mandado, esto parece un gallinero.
Además, no parece que estas cosas bochornosas del Cavalieri, semajantes a muchas actitudes de políticos de aquí, hagan mella en el espíritu de los votantes.

La última reflexión, de momento, es una especie de aviso a navegantes, amarrarse los machos y trabajar con tesón si se quiere evitar que esta derecha rancia, casposa y herededa del asesino Franco, recupere el poder.

Ahora Berlusconi tiene tres años más por delante, y aunque es perfectamente conocedor de que su partido, PDL, ha quedado debilitado frente al ascenso de la Liga Norte, ultraderechista y xenófoba, parece no importarle. Lo valioso para él es lo personal, sus juergas y desmanes, concederá a LN lo que le pida y, mientras, seguirá enriqueciéndose y haciendo lo que le venga en gana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada