jueves, 3 de junio de 2010

ESPAÑA VA MEJOR, A PESAR DEL PP


En el mes de abril se produjo ya una bajada en el número de personas en paro; en mayo, la cifra se ha incrementado hasta 76.000 parados menos. No es para cantar victoria, pero sí para pensar que el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha comenzado a remediar, aunque sea no demasiado, los efectos de la terrible crisis financiera internacional que, no sólo ha salpicado a España, sino que la ha empapado hasta la médula.
Pero el PP está muy disgustado. Soraya-Rajoy-Trillo-Cospedal intentan despreciar este hecho positivo, porque cuanto peor vaya, no el Gobierno Socialista, sino España, mejor para ellos, más cerca se ven de la Moncloa. El gesto apagado de Soraya (tan-lozana-en otras-ocasiones- posando-para-el mundo) lo dice todo.

Por otra parte, el nazareno cartagenero, sin escrúpulos en sus mentiras acerca de los restos mortales de los 62 militares fallecidos en el accidente del Yak 42, ejerciente de jurista de pro para los corruptos (¿presuntos?) de su partido, anda enmarañando los asuntos procesales de la relación Camps- Gürtel. Hoy ya se sabe de sus visitas a la empresa Forever Young, que despidió a José Tomás, El Sastre, tras sus clarísimas declaraciones ante el juez Garzón, con la finalidad de convertir la verdad en mentira y transformar las mentiras en enmarañadas obscenidades que dilaten, y, a ser posible, diluyan las responsabilidades corruptas, como ya sucedió en el Naseiro-gate.

Y, mientras, Aznar el patriota, que, solito él contra el pueblo español, nos metió en la inmoral guerra contra Irak, cuyo saldo fue la matanza de Atocha, como no tiene vergüenza, se dedica a desprestigiar a España y a su Presidente, Rodríguez Zapatero a lo largo y ancho del mundo mundial.

Si en la CNN estadounidense dice de España que "es menos creíble cada día", en The New York Times "exige elecciones anticipadas antes de seis meses" (el semejante al "váyase, sr. González"  tan en la mente de todos), y asevera que en España "se ha sobredimensionado el Estado de Bienestar". ¿ No va a resultar que es el Estado de Bienestar el último culpable de esta terrible crisis? En su mente calenturienta todo cabe. Por ello, su amada esposa, Ana, desde su concejalía madrileña neutraliza hasta el escándalo dicha sobredimensión para obtener el Malestar Social. Al fin y al cabo, sólo los superricachones tienen derecho a determinadas cosas; los pobres con bellotas se pueden apañar, que para eso son pobres.

Es tan atrevido este Aznar, que, en Wall Street Journal, periódico de su jefe, Rupert Murdoch, lanza durísimas críticas contra Europa y sus medidas para fortalecer el euro, pues su jefe es antieuropeo. Y al jefe hay que tenerlo contento.

Y no satisfecho con ello, en Le Figaro afirma que "Sapategó es un desastre".

Las flores se las echa él solito, "Cuando yo era presidente..." Desde luego, entre los muchísimos problemas que el personaje Aznar  encierra, no puede decirse que carezca de autoestima. O quizá es que no tiene sentido alguno del ridículo, como está demostrando constantemente.

Saldremos de la crisis. Y saldremos gracias a Zapatero y a ese su carácter de templanza y serenidad. Porque tener que soportar una oposición como no la hay en todo el mundo civilizado, que tiene el No como palabra clave ante cualquier propuesta; una oposición que se autocontradice constantemente. Una oposición donde la corrupción es su sepsis metastática. Una oposición que miente por principio, aunque tenga que hundir a la tan "querida patria", con tal de arañar el poder, no es parca cosa. Y el no conseguir destemplar los nervios del presidente del Gobierno los pone muy nerviosos.

Adelante, Presidente. Hay que hacer la reforma laboral por necesidad, y cuanto antes. De cuarenta y cinco días se pasará a treinta y tres pagados en caso de despido improcedente. Con Rajoy ya tendríamos el despido libre. No lo olvidemos.

Después es absolutamente necesario revisar a aquellos que más tienen; incluso habría que reponer el impuesto de sucesiones, que afecta a los más ricos. Y habría que estar vigilando desde ya la fuga de capitales y penalizarla fuertemente.

Contribuyendo todos, cada cual en su medida, podremos salir de este pozo en que las grandes finanzas internacionales nos han hundido. Pero el sacrificio para los de siempre será menor con Zapatero que con Rajoy, indudablemente.

Hay mucho miedo de carácter  psicológico, quizá más que real. De eso se ha encargado este maldito PP y sus energúmenos mediáticos, que son muchos, incluidos los de las sotanas. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada