domingo, 29 de agosto de 2010

EL PP Y LA INCONTINENCIA DE SU VENENO

Rajoy, el segundón incompetente a dedo, debería, si de verdad aspira a ocupar La Moncloa, mostrarse más coherente y firme en todas sus precisiones.
La llegada de los cooperantes sanos y salvos, tras casi nueve meses de cautiverio por los extremistas islámicos se ha convertido por parte del PP y de su todavía actual presidente Don Mariano -apoyado por la indecencia de los suyos y por los grupos mediáticos enfermos de morir por la cirrosis que los tiene teñidos de un subidón amarillento- en tal locura, que se pretende acusar al presidente Zapatero de algo así como de terrorista. 

Una tal Isabel Durán, colaboradora de Intereconomía, en el programa La Noria del sábado 28, ha afirmado de Zapatero que es un delincuente y que la Fiscalía debe investigar el pago por la recuperación de Albert Vilalta y Roque Pascual. Otro personajillo, que dice ser periodista (quizá lo sea en el sentido que Valle-Inclán le da a este término en el maravilloso esperpento Luces de Bohemia: el que vende periódicos), también un cual Alfonso Rojo (lástima de apellido en semejante sujeto) ha osado, en su vacía verborrea, llamar cretino a Enric Sopena. Y es que ya lo advirtió Freud, lo de la autoproyección nos pierde, y eso le ha sucedido a este Alfonsito.
Pues, a lo que iba, las dianas están fijadas en Zapatero, pero no se quedan a salvo aquellos que manifiestan abiertamente su apoyo y agradecimiento por toda la gestón diplomática para llevar a tan buen puerto el desgraciado secuestro. También se intenta ensuciar escandalosamente con mentiras y obscenidades a los secuestrados, a Alicia, a Roque Pascual y a Albert Vilalta. Su delito es no haber negado a Zapatero, como Pedro hizo tres veces. 

Tanto les duele el dinero del rescate de estos españoles (¿será porque son catalanes?) Y nada pasa con los muchísimos millones de euros ¿presuntamente? robados a todos los españoles por la trama Gürtel, metastasiada por todo rincón de España donde el PP manda. Se empecinan en afirmar que todo es una mentira inventada por los rojos socialistas. El método utilizado es negar, obviar, y, como quien nada hace, acusar de todo -si llueve, si hace calor o frío- a Zapatero, incluso de haberse inventado lo de la Gürtel para ir (¡pobrecitos!) contra los  del PP. Por ello exigen a voz en grito ¡elecciones anticipadas ya!

Y es que no hubo boda en El Escorial, no comenzó ya ahí el trabajo de Correa y Cía. Agag no existe. Los trajes de Camps los compró Rus de su propia tienda, Russini.  Ratzinger no vino a Valencia en julio de 2006. Pedro García y TVV son una ensoñación. Nadie quiere un huevo  a nadie (porque eso es una cursilada). De la Rúa tampoco es más que amigo, porque eso sería prevaricar. Y aquí sólo ha prevaricado Garzón.

En fin, que el único salvador, ungido por el mismísimo Dios ayudado por Rouco, es el PP, santo entre los santos y con cartageneros únicos, Zaplana y Trillo. Y que nadie ose mover a Camps de su sillón y de sus raíces; el guardián de los valencianos contra los enemigos catalanes. '¡ No nos moverááááááááááán!, tralarí, tralará'. ¡Faltaría más!    Aplausos... Fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario