jueves, 26 de agosto de 2010

MENTIRAS, CONTRADICCIONES Y DESVERGÜENZAS DEL PP

La campaña para las elecciones autonómicas y locales en la Comunidad valenciana, por parte del PP, va a ser larga y dura.

Los puntales básicos a machacar, con la finalidad de atacar sin piedad al presidente Zapatero estarán basados ¡cómo no! en mentiras con las que seguir engañando a la ciudadanía valenciana y atraparle sus voluntades y sus votos. Se basarán en:
1- La financiación. Aquí se reiterará hasta lo increible el tan manido tema de que Zapatero tiene olvidada a la Comunidad Valenciana y no destina el dinero suficiente para las necesidades de esta tierra. "Olvidarán", claro está, el despilfarro continuo, desde el "pitas, pitas" insaciable de la Gürtel, y los "trasvases" a lo privado (Sanidad, Bienestar Social, Educación...) en detrimento de lo público.
2- El AVE.  "Olvidándose" de que en la era Aznar sólo se puso una traviesa del Tren de Alta Velocidad, pretenden minimizar que Zapatero va acumplir su promesa de que el AVE llegue a Valencia. Insistirán con sus patrañas de la no llegada a Alicante y Castellón. Como si la promesa y su cumplimiento no hubieran quedado suficientemente claros.
3- El trasvase del Ebro. Nuevamente el asunto del agua del Ebro intentará encizañar las vísceras más superficiales de algunos valencianos, para enfrentar nuevamente a pueblos hermanos y cargar desvergonzadamente contra el país catalán. Sin clarificar las muchas reuniones habidas y llevadas a buen puerto con las autoridades catalanas y aragonesas. Tampoco mencionarán, por supuesto, el trasvase Tajo-Segura.
4- La seguridad ciudadana.  La mentira, una vez más como bandera, será la mandataria en este tema. Se trucarán cifras respecto a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado,que, durante el mandato del Presidente Zapatero, han sido inmensamente incrementadas en esta Comunidad. Incomparablemente más que en etapa del rencoroso bigotudo que nos metió en la sangrienta guerra de Irak, y en la de Afganistán. De esta última seguimos teniendo trágicas herencias.
Y todos estos fines, bajo la dirección de Paula Sánchez de León serán aderezados a través de las consignas ya anunciadas: 
 - Austeridad:  así se entiende, por supuesto, en Enseñanza la supresión de 1.200 profesores para el próximo curso escolar y el hacinamiento de alumnos y profesores en las aulas prefabricadas y la aniquilación de más de 60 millones de euros para Educación. También podemos comprender, en des-Bienestar Social, el que 1.800 ancianos dependientes se queden sin residencia y las familias no sepan dónde poderlos acoger, mientras las residencias privadas (Cotino's family), a precios desorbitados, ofertan plazas de sobra. De igual manera es explicable los recortes en la Sanidad pública, con el consiguiente desprecio a la ciudadanía que más necesita de lo público.
- Nuevas tecnologías: en este terreno habrá que explicar primero la contradicción con el conseller Font de Mora, tan negado a la utilización de los ordenadores en las aulas con la necia excusa de la la provocación de miopía por su uso. Si los candidatos van a tener un blog y una web cada uno, y los ciudadanos deben entrar en estos dominios para orientar la opinión de los populares, pronto la Comunidad valenciana estará cegata, de cumplirse la aseveración del conseller-forense.
- Humildad: aquí si que se merece toda mi consideración la sra. Sánchez de León. Pues, de ser así, habría que creer en los milagros, ya que los populares, si por algo se caracterizan especialmente es por su soberbia desorbitada y un cinismo y chulería excesivamente cercanos a la impertinencia más grosera.
- Cercanía a los ciudadanos: la finalidad presuntamente pretendida es que éstos puedan participar y hacer oír su voz. No está pero que nada mal. Ahora bien, hasta el comienzo de la campaña electoral ¿acaso están sordos los mandatarios del PP ante las manifestaciones contra las desmesuras de Font de Mora, ante las justas e insistentes quejas de los familiares de las personas dependientes...? Y ¿cuándo han querido escuchar -especialmente el "obviamente" candidato, Francisco Camps, a los familiares de las víctimas del metro del 3 de julio de 2006?. Hasta el presente momento todo han sido palos en las ruedas de los clamores trágicos de estas personas.
Falta de respeto e insulto a la dignidad e inteligencia de la ciudadanía no puede hallarse mayor.

Por otro lado, el secretario del PP, Antonio Clemente, no está preocupado por el mayor caso de corrupción en la España democrática, el atraco de la Gürtel, y la implicación de Camps y otros miembros de la cúpula del PPCV. ¡Qué va! Eso no importa. Lo único que podría quitarles un poco el sueño es la repercusión que, ante la inclinación de los votantes, pudiera tener, este ¿presunto? robo a las arcas de los valencianos por parte de Álvaro Pérez, el Bigotes, y sus amigos del alma, los peperos. Lo malo no es la mentira, la malversación y enriquecimiento de unos pocos a costa de los bolsillos de la ciudadanía, sino la influencia negativa de tales actos malvados ante las urnas.

Por lo que el viernes 27 de agosto, en Teulada,  será la proclamación  de Camps como candidato a la Generalitat, sin la presencia de Rajoy, que dentro de sus dudas existencialistas, se mantiene al margen, en espera de la benevolencia de una justicia injusta -como la del más que amigo De la Rúa- que declare a Camps culpable simplemente  de un delito de cohecho pasivo impropio, por vestir de sastre a medida. Y eso no tiene importancia.

¡Qué vergüenza de gentuza! Y todas estas "virtudes" peperas y más, son, por supuesto, extrapolables al resto del Estado español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario