domingo, 22 de agosto de 2010

LAS NÓMINAS DE SEPTIEMBRE



Enric Morera, portavoz de Compromís, ha alertado del peligro acerca del pago de las nóminas del mes de septiembre y que afectaría a todos los funcionarios dependientes de la Generalitat valenciana. De hecho, Morera ha formulado la pregunta pertinente a  Gerardo Camps, ya que, según los cálculos de Compromis, el Consell está plenamente arruinado y aún debe pagar los 1.252 millones de euros por vencimiento de la deuda contraída.
Al margen de tan graves problemas parece situarse el todavía Molt Honorable President, Francisco Camps, que sigue en sus ensoñaciones de autoproclamación, cual napoleón cualquiera, como candidato a la presidencia de la Generalitat. No faltará todo tipo de lujos en el acto a celebrar en Teulada (Alicante), el próximo viernes, 27 de agosto, aunque Rajoy en sus decisiones balbuceantes haya determinado a última hora no acudir al acto y enviar al exconseller sandía, González Pons.

La actitud absolutamente irresponsable y alejada de la realidad de un Camps, siempre en Babia, le lleva a consentir, hace poco, el pago de dos millones de euros para continuar saldando la deuda de  la visita del Papa a Valencia en julio de 2006. Y hace tan sólo unos meses, se abonó otro tanto dinero (dos millones más), para el mismo fin. Nadie sabe todavía a cuánto asciende la dichosa visita papal a aquel encuentro de las familias, y de la que tanto salió beneficiado un tal Álvaro Pérez, el Bigotes. Este representante de la gürtel valenciana ya anunció que en esta Comunidad había mucha pastuqui, y en ella centró sus garras.
Al parecer, prácticamente nadie de la cúpula del  PP valenciano dejó de ser tentado por este atractivo personaje, que bien supo encandilar a todos con caros regalos. Imputado Camps, siguen los suyos, incluso desde Génova 13, reiterando que Camps, diga lo que diga la Justicia, va a ser el próximo candidato a la Generalitat.

Ante tal incoherencia y falta de respeto al tercer pilar del estado, el poder Judicial (cada vez más deteriorado), y ante el meninfotisme del pueblo valenciano, quizá sería un buen bombazo despertador de conciencias el que nadie de los funcionarios valencianos cobremos nuestra nómina en septiembre.
Al principio se intentará echar la culpa a Zapatero, como en todo, con tal de envenenar a la opinión pública contra el légitimo Gobierno socialista y su presidente. Pero, de suceder tan escandaloso hecho, se clarificaría de una vez por todas en quién reside la culpabilidad/responsabilidad, pues el resto de la autonomías seguirían cumpliendo con los pagos sagrados de las nóminas a sus funcionarios. Y se conseguiría que los valencianos interioricen ya que estas competencias están transferidas a las Comunidades, y que cada una de ellas administra sus dineros según las prioridades que considera más importantes.

Tanta inquina, día a día, contra Cataluya, y los docentes interinos que deciden incorporarse a la bolsa catalana van en aumento. Y es que allí, en Catalunya, tienen trabajo en seguida y acaban el curso escolar sin conocer el paro. Las competencias transferidas a Catalunya son las mismas que las que aquí tenemos ; la diferencia es que la docencia es algo prioritario para el País catalán y en la Comunidad Valenciana apenas si se le da importancia.
En esta tierra priman los macro eventos, Fórmula 1, Regatas de vela, visitas papales,  etc., sólo importantes para los ricachones.
Lo básico para los valencianos parece tener sin cuidado a este PP que, más que gobernar, manda simplemente.

1 comentario:

  1. Lo que me pregunto es que pasa en la cabeza de los valencianos para que a pesar de todo esto sigan queriendo votar masivamente a esta serie de personajillos.

    ResponderEliminar