viernes, 20 de agosto de 2010

RELACIONES IGLESIA (CATÓLICA) - ESTADO ESPAÑOL

Una de las últimas grandes decepciones del Gobierno español, y en especial del presidente Zapatero, fue el "aparcamiento"  de la Ley de Libertad Religiosa, tras la visita del presidente del Gobierno al jefe del Estado Vaticano, sr. Ratzinger. Nuestra consideración personal es que, siendo constitucionalmente españa un Estado aconfesional, hora es ya de acabar con el Concordato, que privilegia a la iglesia católica sobre el resto de confesiones. Y si es ésta una cuestión peliaguda, que no lo dudo, pienso que, para empezar, era un gran paso la puesta en marcha de la Ley de Libertad Religiosa. Sin embargo, no ha sido así. La iglesia vaticana sigue marcando la pauta, y Zapatero se arrodilla ante sus deseos, que son órdenes.

Y si  fuera poco, el sr. Ratzinger tiene previsto viajar a Madrid en agosto de 2011 para protagonizar la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Este viaje relámpago costará la friolera de 50 millones de euros, de los cuales la mitad serán sufragados por las administraciones públicas.

La iglesia católica está ideando cómo obtener más ayuda económica. En principio han pensado en el negocio de los SMS, a través de móviles, al número 28004 con un coste de 1'20 euros por mensaje. El lema es "Un año pasa volando". Título hermoso para una emotiva canción de amor. Pero en este caso se trata simplemente de financiar a la "pobrecita" iglesia católica por la visita de esta especie de vicediós en la tierra, cuya corporeidad va siempre acompañada de ricos espectáculos que cuestan a sus creyentes ( y a los que no lo somos) una "pasta". Dádiva y show de la que pueden sentirse libres los creyentes de otras religiones que tratan directamente con Dios, sin necesidad de estas mediaciones tan circenses.

Y como en esto del dinero la iglesia católica agudiza su ingenio, en la visita al Vaticano que realizó Rouco Varela, en julio pasado, fue acompañado éste por "pesos pesados" que manejan mucho money. Allí fueron Emilio Botín, Presidente del Banco de Santander, César Alierta por Telefónica; por Iberia viajó Antonio Vázquez, Baldomero Falcones por FFC y Gerardo Díaz Ferrán como Presidente de la CEOE.

Estos personajes aportarán su ayuda económica para la esplendorosa visita de Ratzinger a Madrid. pero, claro está, no van a hacerlo por ayuda al  prójimo sin más. No. Resulta que obtendrán exenciones fiscales del 80%, pues el Gobierno de la Nación, gobierno socialista (al menos en su nombre), ha declarado el evento de interés general.

Claro queda que los españoles de a pie, los trabajadores, mileuristas o clases medias-bajas, no merecemos el interés general que sí tiene esta Iglesia católica, retrógada, vulneradora de la palabra del Cristo, protectora de los asesinos de la extrema derecha, con ejemplo especial del dictador Franco.

Nosotros sí hemos sido objeto a tener en cuenta  para, con el sacrificio de una mayor debilidad de nuestros salarios, ayudar a salir de esta crisis global surgida de unas políticas mundiales ultra liberales. Y si todavía estamos a la espera de que los más pudientes apoyen el hombro, bajo la exigencia gubernamental, ahora nos encontramos con que se nos quita a los más débiles para la ostentación de una visita que a muchos nada nos interesa ni nos agrada.

Mala es esta opción de un gobierno de apellido socialista. La derechona y esta iglesia agasajada y temida harán lo posible por derrocarlo. Y a nosotros, que hemos trabajado y podemos continuar haciéndolo en pro de mantener en pie a un gobierno progresita, se nos ningunea.

Lo malo ya no es que España deje de estar gobernada por un Gobierno de Izquierdas. Lo peor es en qué situación nos dejan a los españoles, a merced de unas sanguijuelas que no cesarán hasta chupar la última gota crematística de este país. Se nos viene encima un enorme desastre, y nosotros nada podemos ya hacer para frenarlo.

Señores del Gobierno Socialista, un poco más de sentido común, fidelidad a unas ideas que deberían estar presentes en sus corazones, y un respeto a todos sus votantes y defensores. Unos,  simpatizantes, y otros, con toda una vida de entregada militancia porque sentimos los latidos del corazón en nuestra izquierda, bombeando nuestra sangre íntimamente roja por nuestra venas. No lo tiren todo por la borda.

2 comentarios:

  1. Llamando al Papa (lo de Santo Padre no lo entenderías) Sr. Ratzinger ya te identificas. No hacía falta la columna justificativa de tu ideario, que no es libre, sino profundamente sectario y trufado del desconocimiento más profundo del Derecho Político e Internacional Público. Confío que en Lengua Española andes más ducha porque en caso contrario no me compadezco de ti sino de tus alumnos. Salud.

    ResponderEliminar
  2. Antes que nada, Sr./Sra, "Anónimo", ¡gracias por leerme!
    Segundo: la columna lateral de mi blog no es justificativa, sino explicativa.
    Tercero: mire usted si soy libre que respeto su opinión y publico en mi blog un comentario revestido de cobardía, amparada en el anonimato, y que, en lugar de responder con razones, intenta atacar a mi persona.
    Cuarto: su fanatismo es propio de los "anónimos". Jesús lo echaría del templo por fariseo.
    Gracias por lo de salud. Le deseo a usted lo mismo.
    Mª Dolores Amorós.

    ResponderEliminar