jueves, 23 de septiembre de 2010

JORGE ALARTE Y SUS MUCHACHOS...Y MUCHACHAS

Aquellos que, al hablar, poco tienen que decir utilizan el lenguaje a modo de flatus vocis, y en el caso de Alarte su personal capricho es vulnerar la norma de la Real Academia de la Lengua, que aboga por la economía lingüística y considera vacuo e inaceptable la redundancia de palabras innecesarias,  como por ejemplo "valencianos y valencianas" , uso considerado por Gregorio Salvador (de la RAE) como "estúpidamente incorrecto", y por Francisco Rodríguez Adrados (de las Reales Academias Española y de Historia) como "grotesco".

Este personaje, Alarte, que llegó a Secretario General del PSPV a finales de septiembre de 2008 por apenas la diferencia de 20 votos frente a su contrincante y entonces enemigo, Ximo Puig (que se alió en aquellos comicios con Francesc Romeu), se convirtió desde aquel momento en un ser elevado a los cielos, inaccesible para los militantes de base, amigo de los agasajos gratuitos, incluso de los que, en aquel tiempo otoñal de va a hacer ya dos años, echaban pestes en su contra; y que ahora, cambiadas las chaquetas, se han transmutado ellos (y ellas) en una especie de babosas chupópteras que se arrastran al paso del nuevo dios de Blanquerías,
Rodeado de una mayoría de ineptos (figurines y ¿figurinas?) que no pueden hacerle sombra, lleva un fuerte marcaje a los pocos de gran valía, a los que impide hacer lo que su secretaría u otro menester comprende, quizá por si destacan en sus buenos quehaceres.
Se muestra Alarte distante de los militantes, rehuye los debates en las sedes de las distintas poblaciones. Es amigo de acudir a los festejos, pasearse, comer bien, frivolizar y hacer sentir  su potestas. De esta manera se zafa de preguntas incómodas y alguna que otra crítica que consideraría asaz impertinente, pues se considera muy por encima del bien y del mal.

Ha sido necesario que surgiera Antonio Asunción con la intención de disputar con Alarte la candidatura a la Presidencia de la Generalitat, para que éste se haya hecho visible y audible. Su enorme temor a perder el poder (¡qué triste!) ha enervado a este personaje y ha mostrado bien claramente su talante dictatorial y su ausencia de talento y su aversión por la democracia interna.
Frente a la exquisitez, educación y saber estar del ex ministro Asunción, la actitud de Alarte y los suyos (y suyas) ha sido de una gran torpeza, ausencia de estilo y vulgaridad absoluta.
En lugar de considerar como un hecho inmensamente democrático unas elecciones primarias donde toda la militancia pueda manifestar abiertamente su opinión, su preocupación -por miedo-  ha sido vetar cualquier posible cooperación con Asunción, ha presionado a muchos de los militantes, cercenando, de entrada, la posibilidad de avalar al aspirante.  Con ello ha provocado  una pugna innecesaria y un malestar  y  enfrentamientos gratuitos entre la militancia que no le hacen ningún bien al partido. Todo lo contrario.  Esta actitud hostil ha marcado a muchos militantes, que estaban previamente en desacuerdo con Alarte por su inacción política y equívocos constantes a lo largo de estos dos años de mandato. Sabía Alarte que, de medirse con Asunción en unas primarias, el bagaje personal y político del ex ministro es muy superior y le hubiera ganado. Por ello, dede Blanquerías se ha montado una cruzada de desprestigio y calumnias hacia Asunción. Todo muy ordinario, sin estilo ni clase ni dignidad de ningún tipo.
El último de los acontecimientos, el abrir los sobres de los avales de Asunción sin la presencia de éste y de sus legítimos representantes, tal y como lo vienen reiterando los distintos medios de comunicación a lo largo del miércoles, 22, alcanza la ilegalidad. Desconozco qué va a suceder. Pero he dejado de sentirme representada por el actual Secretario general del PSPV.
Muchas llamadas telefónicas coincidían en vulnerar la disciplina de voto en mayo próximo y apoyar a otros partidos de izquierdas.
Yo me siento absolutamente libre, sin débito a nadie, pues mucho he trabajado y entregado a mi partido a lo largo de mi vida, por propia voluntad y sin pedir nada a cambio ¡faltaría más!. Por ello expreso mi libre opinión en este mi blog que, en el momento de ser publicado, ya es de todo aquel que lo lea. ¿Voy a sufrir represalias desde Blanquerías? Desde aquí les reto.
Pienso que aunque no llegará a producirse lo que hoy muchos militantes telefónicamente me han comunicado acerca de lo que las vísceras les pedían, y que quizá era consecuencia de la momentánea indignación,  Alarte está destinado, por propios deméritos, a eterno jefe de la oposición.
Cierto es que, gracias a Antoni Asunción, hoy por hoy, el nombre de Alarte es más conocido por la gente. Pero cierto es, también, que esta 'popularidad' no es, desgraciadamente, positiva. Ha prevalecido el Yo frente a los intereses del partido. Se desprende que prefieren en Blanquerías repartirse las miserias que puedan quedar tras los comicios autonómicos antes que el 'sacrificio personal' en pro de una muy posible victoria a este Partido Popular repleto de imputados que se vanaglorian públicamente de sus desvergüenzas.
Pues a  la gente de la calle poco parece importarle la Gürtel y los amplísimos casos de corrupción que, como hongos, le continúan surgiendo al PP por todas partes. La gente se mueve por mimetismo y, al ver que a estos corruptos no sólo nada les pasa, sino que soezmente van a volver a encabezar las listas que ahora los mantiene en el poder,  volverán a votarles.
Y, mientras tanto, la diosa oposición, con Alarte al frente, a vivir del cuento y a continuar investigando "en qué más me puede servir el partido a mí", en lugar de servir y trabajar lealmente por este partido,  fundado en 1879 por Pablo Iglesias y cuyas siglas, PSOE, llevan impregnadas la sangre de una inestimable dignidad. Partido al que ahora se  puede, incluso, prostituir,   por las más abyectas e infames prepotencias y ambiciones personales. 

En eso nos diferenciamos: en servir al partido, frente a hacerse servir por el partido, que no es poco.

5 comentarios:

  1. Hay que tener valentía y estar limpia de polvo y paja para poder ser tan trasparente. Otros no nos atrevemos. Y el caso és que yo pienso igual. enhorabuena

    Joan Peris

    ResponderEliminar
  2. Gracias. La verdad es que, cuando sabes -porque lo has vivido personalmente- lo sucedido, pierdes el miedo. Yo me sentiría muy mal conmigo misma no exponiendo lo que pienso.

    ResponderEliminar
  3. No puedo estár más de acuerdo con tu exposición.. Enhorabuena.
    Te invito a que leas una reflexión mia.
    http://justogonzalezserna.blogspot.com/2010/09/yo-avale-asuncion.html

    Muhas gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola, Justo: es un honor para mí tus aportaciones a este blog, que me abrí -sin saber cómo- con la finalidad de expansionar libremente mis opiniones acerca de lo que me rodea, y, en especial, referente a algo que siempre me ha apasionado, la cosa púbica.
    Gracias, de verdad.
    He entrado en tu blog (¡precioso!), y te he dejado mi comentario.
    Un abrazo.

    Mª Dolores Amorós.

    ResponderEliminar
  5. Quiero clarificar una cosa importante y así evitar algún que otro malentendido que se ha producido. He generalizado respecto a aquellos que rodean a Alarte desde posiciones muy cercanas, al formar parte de su Ejecutiva, y, en realidad he de "salvar" a dos compañeros y amigos; los conozco y sé de su valía personal y política.
    Desde aquí les pido perdón por si se sienten ofendidos. Mi crítica no iba con ellos. Pensé que, al conocerme, no se sentirían aludidos.
    Un beso para los dos.

    ResponderEliminar