miércoles, 1 de septiembre de 2010

JOSÉ ANTONIO VIDAL, CATETO SUPINO

El concejal de Inseguridad ciudadana  del ayuntamiento de Xàtiva, José Antonio Vidal, fiel a su amo, Alfonso Rus, parece querer competir con éste, dando continuas muestras de sumiso patán, a fin de ganarse "merecimientos" por sus acciones y "dicciones" palurdas.
Este cretino (en el sentido etimológico y médico del término), además de no saber ejercer la función institucional requerida, no hace más que poner palos en las ruedas de los derechos de la ciudadanía  setabense, y, en consecuencia, repercutir directamente en el ya pésimo funcionamiento del ayuntamiento, regido por un PP falto de argumentos legales, que actúa porque sí, porque aquí mando yo, e insulto a quien quiero y digo lo que me da la gana.

Pues bien, el energúmeno de Vidal, poseído actualmente de  potestas, pero jamás de  auctoritas, está llevando a cabo una vendetta particular contra algunos ciudadanos de esta población de Xàtiva, entre los que me encuentro yo.

Resulta que, aprovechando el plan E 1 del Gobierno Español, se ha procedido al cierre del casco antiguo de la ciudad, que ocupa no dos o tres calles, sino prácticamente la mitad geográfica de la misma, y ello sin haber reconstruído ningún edificio ni adecuar debidamente calle  alguna comprendidos en la citada zona.

Prometió públicamente el acalde, Alfonso Rus, que iría casa por casa de las del casco antiguo para explicar a todos y cada uno de los vecinos los pros del cierre de este amplísimo sector, que pegado a la montaña, coronada por su hermoso castillo, fue el inicio de lo que  ahora es Xàtiva.
Como era de esperar, Rus jamás cumplió su promesa; flatus vocis es lo propio de él.  Aprovechó para que, a cambio de la friolera de 6.000 euros (salidos de nuestros bolsillos) una demasiado conocida firma de un amigacho rusiano repartiera entre sólo unas pocas calles unos panfletos donde figuraba quiénes podrían acceder al casco antiguo -los residentes en el mismo-, cómo debían acreditar sus vehículos en las dependencias de la policía local, y qué otros casos especiales contarían con la posibilidad de entrada, así como  los trámites a realizar. Igualmente, en estos folletos constaba el horario en que sería cerrado, inicialmente, esta zona antigua.


Entrada al casco antiguo por Alameda Fuente del León
Mi vivienda se halla situada en la zona "nueva". Por ello, desde abril del presente año llevo presentadas en el ayuntamiento, a través de registro de entrada, cinco instancias, acompañadas de la documentación pertinente, en las que solicito que se conceda el libre acceso a mi vehículo. Progresiva y pacientemente, cada instancia ha ido recogiendo los motivos de mi solicitud así como la legislación vigente que me ampara el derecho, sin restricción de ninguna clase, a  acceder a cualquier hora a la vieja zona. Se me ha ido respondiendo de manera negativa, con prepotencia vulgar,  aduciendo simplemente que no tengo el perfil requerido, y sin razonar ninguna de mis alegaciones.  La última de las instancias, la quinta, fue registrada el pasado 23 de agosto. Es irrefutable desde el principio hasta el fin,  y así se me ha confirmado verbalmente por personas vinculadas al equipo de gobierno y con amplio conocimiento en materia legislativa. Incluso, y,  para evitarse problemas,  han llegado a indicarme que la mejor solución  era que pidiese el favor a algunas de las gentes del PP con quienes tengo amistad personal desde hace bastantes años. Pero, ¿cómo voy a pedir un favor por algo que es mi derecho? No sólo es absurdo, sino que no me conocen, y no saben de mi coherencia personal y que pongo en práctica todos los días de mi vida: Prefiero morir de pie antes que vivir de rodillas. Esta frase atribuída al Che y que tan famosa hizo Dolores Ibárruri, La Pasionaria.

Y, volviendo  a mi "lucha personal" en pro de mis derechos, esta misma mañana, en dependencias policiales, se me ha comunicado verbalmente que el concejal de Inseguridad ciudadana, José Antonio Vidal,  ha dado la orden de que me sea respondida también negativamente la últimas de mis solicitudes a la entrada  al casco antiguo. Este fulano, aparte de que dificilmente sepa deletrear las palabras escritas, es del todo imposible que sea capaz de entender ni una sola línea de lo por mí escrito.  Tengo la inmensa suerte de no haber cruzado en toda mi vida ni una sola palabra con este personajillo ; simplemente lo conozco de vista, como se suele decir. De igual forma, como esto en el fondo sigue siendo un pueblo y todos nos conocemos, lo que se habla de su persona  produce un cierto asco;  amigo de la caza "cierval", de la que presume obscenamente, los comentarios acerca  de él  no me gustaría que se les aplicara ni a mi padre ni a mi hermano, ni a ninguno de mis amigos.

El caso es que desde abril hasta finales de agosto han transcurrido  cinco meses, en los que he tenido la paciencia sufieciente para hurgar en los entresijos del funcionamiento de este ayuntamiento pepero, y en lo que respecta al tema del casco antiguo  resulta que  no existe ni Ordenanza Municipal, ni Decreto de alcaldía que fije ni el horario de apertura/cierre ni quiénes pueden o no acceder a la zona antigua. Por ello mismo, nada de esto ha pasado por Comisión ni por Pleno Municipal, requisitos indispensables.  Es decir, todo está montado sobre una base inexistente. Por ende, a mí se me responde negativamente de manera fantasmagórica. Es todo un feo castillo de naipes. ¿EN base a LA NADA se conceden o reprueban permisos a la entrada al casco antiguo?.  Todo un argumento para un nuevo ESPERPENTO tragicómico.

Por mi cuenta, he ido abriéndome en este tiempo otras vías legislativas y jurídicas con la finalidad de obener de hecho lo que de derecho me pertenece. Este nuevo camino ha comenzado sus propios trámites. Ahora me queda sólo esperar unos días a que se me responda por escrito la negativa a mi quinta y última solicitud al ayuntamiento de Xàtiva, para poder trasladar la totalidad del expediente  a la autoridad competente. El ayuntamiento se juega mucho con la obcecación de un ignorante prepotente, que no sabe ya cómo lucir su chulería. Y como están acostumbrados a hacer lo que les viene en gana, porque la gente reniega, pero de ahí no pasa, no imaginan la que conmigo (y a mi pesar) se les puede caer. Éste es, al fin y al cabo,  el modelo Rus : mentiras, insultos, prepotencia, falsedad y arbitrariedad absolutas.

Y por aquello de la sabiduría del transcurso del tiempo:  le pedí tiempo al tiempo, y éste me respondió, conmigo tendrás tiempo, lugar y ocasión. Y también por lo de que no hay mal que cien años dure, espero que, en algún momento, la ciudadanía despierte de su letargo y deje de votar Corrupción y Latrocinio. Entonces, José Antonio Vidal quizá vuelva a ser  un vulgar escayolista y yo seré siempre Catedrática, hasta que me saquen por los pies por delante.
Continuaré mi vida tranquilamente y jamás cruzaré una palabra con este títere faltón, analfabeto y prepotente por ignorante.No merece ni siquiera mi mirada, que siempre será de desprecio, tal y como se merece este necio palurdo.

Ahora a esperar unos días a recibir por escrito la negativa verbal que, a modo de recado cobarde, me ha mandado este mentecado de Vidal. Una vez en mi mano la documentación al completo, comenzará la función. Incluso puede ser un espectáculo divertido.


5 comentarios:

  1. Inteligentísimo artículo. Dices certeramente lo que muchos pensamos.
    Un saludo.
    Joan Peris.

    ResponderEliminar
  2. Hoy, 21 de junio de 2011, he hablado por teléfono con José Antonio Vidal. Me ha asegurado -y no tengo por qué dudar de su palabra tras una conversación larga- que no fue el responsable de la denegación a mi entrada al casco antiguo de Xàtiva, mi ciudad. Me ha asegurado, igualmente, que me mintieron reiteradamente, tanto en dependencias policiales como otros cargos de responsabilidad del Ayuntamiento, para, quizá, que yo me enemistara con él.
    En todo caso, si lo que José Antonio Vidal me ha afirmado es verdad, no tengo ningún inconveniente -más bien al contrario- en RETRACTARME PÚBLICAMENTE en este mi blog acerca de los comentarios que hayan podido lastimar la sensibilidad y honorabilidad del Sr. Vidal, justo debajo mismo del post escrito por mí en "revancha" por las injustas e inconstitucionales respuestas que, a lo largo de seis meses, sufrí en mi persona, y que conllevó un fuerte menoscabo de mi autoestima.

    Dejo intacta la entrada titulada "JOSÉ ANTONIO VIDAL, CATETO SUPINO" por si en algún momento hubiera alguna vista judicial e hiciera falta como prueba testifical contra mi persona.

    Quede claro que no siento ninguna animadversión personal por el hasta ahora concejal del Ayuntamiento en el área de Seguridad Ciudadana.

    ResponderEliminar
  3. I.-
    El presente artículo dejó de estar presente en este mi blog tras la Vista judicial celebrada el pasado 17 de octubre. Lo hice de 'motu propio', y porque llegué a pensar que quizá el Sr. Vidal se sentía verdaderamente compungido por el contenido del mismo, tal y como dijo este señor -acompañado de su esposa e hija- ante la Juez.

    Dado que, según publicación de Levante-EMV de hoy, 29 de octubre, el Sr. Vidal hace pública la sentencia y se complace por haber ganado el juicio a la autora de este blog y la indemnización de 300euros que donará a una entidad benéfica -según afirma- reiterando varios de los calificativos que en el mencionado artículo se mencionan, dando la impresión de que el 'honor dañado' no ha sido más que una auténtica burla a la justicia, considero que debe seguir publicado este artículo, pues el 'dolor por el honor menoscabado' se le ha pasado bien pronto.

    1º) No me complace en absoluto haber publicado los calificativos atribuidos al Sr. Vidal, y que en realidad son sólo dos: "cateto" y "prepotente". El resto no son más que sinónimos que la riqueza de la Lengua Española proporciona. Y digo que no me complace porque no debe ser esta el arma propia de una persona con mi formación personal y académica.
    2º) Reitero los motivos por el hecho de 'recuperar' el artículo en el mismo lugar y fecha de su original publicación en este blog:
    a) El amparo que el art. 20 de nuestra Constitución me proporciona. Incluso el apartado 5 de dicho artículo se respeta, como no podía ser de otra forma, ya que en ningún momento ha habido prohibición por parte de la Juez, ni 'in voce', durante la Vista, ni por escrito en la sentencia de 18 de octubre, de que este artículo se mantenga público en la red.
    3º) Ninguna divulgación de este artículo ha sido dada por mi persona. Ha sido el propio Sr. Vidal el encargado de darle publicidad de distintas maneras hasta llegar, incluso, a propagarlo a través de un periódico de amplia difusión. Con lo que mi conciencia queda liberada de cualquier inquietud al respecto.

    Quiero agradecer muy sinceramente al Sr. Vidal la publicidad de este mi blog PENSAMIENTOS EN LIBERTAD, cuyo nombre también aparece en el art. de Levante-EMV, en su pág. 14, del día de hoy.

    ResponderEliminar
  4. II.-
    Quiero expresar mi respeto por la Justicia, auténtico garante de una sociedad verdaderamente democrática. Y lamento que la actitud del Sr. Vidal no sea precisamente la manifestación del mismo respeto por el Tercer Pilar del Estado Democrático. Pues es una contradicción aparentar ante la Juez una profunda compunción por lo por mí escrito y, al cabo de pocos días, expresar tal euforia por el hecho de haber 'ganado' 300 euros sin importarle ya los calificativos vertidos contra su persona.

    Por último, y por si no queda claro en mi escrito del blog, quienquiera que acceda al mismo tiene el derecho de conocer que la depresión que me llevó a verter tan desagradables improperios contra el concejal de tráfico fue su 'presunta' dejación de funciones al obviar, por desconocimiento o por mala fe, la legislación vigente, en especial el art.49 de nuestra Constitución, negándome reiteradamente el permiso de acceso al casco antiguo de Xàtiva con la respuesta cargada de burla al decirme que 'ni mi persona ni mi vehículo tenían el perfil adecuado' para dicho acceso.
    Cada una de las solicitudes reiteraba que, dada mi condición de discapacitación física, la legislación me amparaba en mis derechos.
    Puesta tamaña burla e injusticia en conocimiento del Defensor del Pueblo, la insistencia de esta Alta Instancia de las Cortes Parlamentarias consiguió que el Sr. Vidal diera su brazo a torcer y aceptara -quizá de mala gana- respetar que el derecho que me amparaba pudiera convertirse en hecho.

    De todo lo aquí expresado tengo pruebas, evidentemente.

    He perdido un juicio por mi imperdonable imprudencia provocada por un 'presunto' abuso de autoridad del Concejal de Tráfico. Pero mantengo mi honorabilidad y mi dignidad intactas.

    Es lo que importa. Lo otro se reduce a dinero.

    ResponderEliminar
  5. II.-
    Quiero expresar mi respeto por la Justicia, auténtico garante de una sociedad verdaderamente democrática. Y lamento que la actitud del Sr. Vidal no sea precisamente la manifestación del mismo respeto por el Tercer Pilar del Estado Democrático. Pues es una contradicción aparentar ante la Juez una profunda compunción por lo por mí escrito y, al cabo de pocos días, expresar tal euforia por el hecho de haber 'ganado' 300 euros sin importarle ya los calificativos vertidos contra su persona.

    Por último, y por si no queda claro en mi escrito del blog, quienquiera que acceda al mismo tiene el derecho de conocer que la depresión que me llevó a verter tan desagradables improperios contra el concejal de tráfico fue su 'presunta' dejación de funciones al obviar, por desconocimiento o por mala fe, la legislación vigente, en especial el art.49 de nuestra Constitución, negándome reiteradamente el permiso de acceso al casco antiguo de Xàtiva con la respuesta cargada de burla al decirme que 'ni mi persona ni mi vehículo tenían el perfil adecuado' para dicho acceso.
    Cada una de las solicitudes reiteraba que, dada mi condición de discapacitación física, la legislación me amparaba en mis derechos.
    Puesta tamaña burla e injusticia en conocimiento del Defensor del Pueblo, la insistencia de esta Alta Instancia de las Cortes Parlamentarias consiguió que el Sr. Vidal diera su brazo a torcer y aceptara -quizá de mala gana- respetar que el derecho que me amparaba pudiera convertirse en hecho.

    De todo lo aquí expresado tengo pruebas, evidentemente.

    He perdido un juicio por mi imperdonable imprudencia provocada por un 'presunto' abuso de autoridad del Concejal de Tráfico. Pero mantengo mi honorabilidad y mi dignidad intactas.

    Es lo que importa. Lo otro se reduce a dinero.

    ResponderEliminar