martes, 27 de marzo de 2012

¿PITAS, PITAS, ANALFABETOS?

El domingo, 25 M, fueron las elecciones autonómicas en Andalucía y en Asturias. En Andalucía todas las encuestas daban por ganador a Arenas, que, hinchado el pecho como gallo de corral, se veía ya entronizado en la Presidencia de la Junta de Andalucía. Con esta, cuatro; sí, cuatro son las veces que Arenas ha optado a este reinado.  Nunca como ahora la ocasión le había sido tan propicia. Un PSOE en franca debilidad tras el fracaso obtenido en las Elecciones Generales del 20-N, y después de un cierre en falso de su Congreso Federal, celebrado en Sevilla.

Al azul-pp inundando el mapa de España, le quedaba el bastíón andaluz y pendiente igualmente Asturias. La ambición no tiene límites. Andalucía es la Comunidad Autónoma más poblada de España, unos 8.500.000 habitantes, y es la segunda más extensa. Por lo que este refugio 'rojo' tenía que caer ahora bajo las zarpas azules de Arenas y ampliar el absolutismo del PP, conquistado el 20 N. También las sotanas se sumaron al proyecto del PP, faltaría más.
Y el señorito andaluz lo tenía ahora prácticamente en sus manos: el asunto de los falsos EREs, el escándalo del Director General de Trabajo, Javier Guerrero y de su chófer, Juan Francisco Trujillo, con dinero público tirado en drogas, alcohol... (ambos ya en cárcel preventiva). De su boca, de la de Arenas, no salía otra cosa. No hablaba de aquello de la Gürtel y Bárcenas en que se le nombra a él como Secretario General del PP en su momento, ni tampoco de los 120.000 euros cobrados por el despacho de su suegro tras asesorar a la empres pública Santana Motor, y salidos del mismo fondo de los EREs. No, eso no le interesaba. Tampoco el hecho de que Griñán, al frente de la Junta de Andalucía, había denunciado el maloliente caso de los EREs.

Lo que los del PP no han tenido en cuenta han sido bastantes cosas, la porquería propia extendida en las tres provincias del País Valencià, y el asuntillo, que pinta muy mal,  de Jaume Matas en Baleares. Hombre del PP, aunque haga dos años que solicitó la baja del partido, pero cuando cometió tantas barbaridades con dinero público, el de todos los ciudadanos, era miembro del PP, ministro con Aznar y alabado de forma tal por Rajoy que éste decía que su sueño era gobernar España como Matas hacia en Baleares.

Los andaluces han sido despreciados y burlados por gentes del PP y de CiU (tan afín ideológicamente al Popular), como si de un pueblo menor se tratase. Aguirre con sus pitas, pitas a los andaluces, animalizándolos y, por ende, rebajando su entidad hasta el desprecio. Otra que tal es Ana Mato, la miope, que teniendo un jaguar en su casa decía no verlo. Esta sujeta, ya en campaña electoral de las elecciones andaluzas de 2008 habló de analfabetos para dirigirse a los niños andaluces. Y al comienzo del pasado curso escolar insistió (erre que erre) en que los niños andaluces tiene que sentarse en el suelo porque no tienen ni pupitres.  El desprecio a la identidad andaluza se ha sucedido por estos adoradores solo del dinero, que han demostrado un profundo desconocimiento de la inmensa riqueza cultural que la sucesión de los diferentes pueblos, ibero, celta, fenicio, cartaginés, romano y musulmán han conformado.
Pero el pueblo andaluz, trabajador en tareas duras, luchando en y por el campo, su máxima riqueza (al margen del turismo), ha sabido y sabe que solo los partidos que están junto al trabajador son los que van a apoyarle. La victoria mayoritaria ha sido para la suma de PSOE e IU.
Es el momento de la generosidad por parte de ambos. El PSOE debe mostrarse humilde y en su posición de izquierdas (no como había virado últimamente embobado por el aburguesamiento derechón) y tenderle las manos llanamente a IU. Y esta, IU, sabedora de que la debilidad del PSOE la fortalece, debe ser también magnánimo con el Partido Socialista. Son muchísimas más las cosas que les unen que lo que les separan.
Por lo tanto, juntos, por un proyecto común de sacar adelante a Andalucía y mejorar la vida de sus habitantes, deben trabajar coco con codo.
Esta derrota del señorito andaluz le ha demostrado al PP que estos españoles no comulgan con ruedas de molino. Esta victoria en Andalucia de los partidos de la izquierda es también una base fuerte para animar al éxito de la Huelga General de este jueves, 29 M.

Si la Huelga es un triunfo, después del resultado de estas elecciones, se habrá conseguido poner el primer freno a la tremenda e inasumible Reforma Laboral, que ha comenzado ya a destruir buena cantidad de empleo y a precarizar vergonzosamente este derecho fundamental.

1 comentario:

  1. Creo María Dolores que estás en lo cierto, Andalucía ha votado izquierdas. Es el momento, ahora, cuando sería inconcebible que tanto el PSOE e IU, dejaran escapar la oportunidad de llegar a acuerdos, convenientes a todas luces, para todos los que han sido y serán azotados por la cruel reforma laboral. Cuando menos estaremos en mejores manos que las que creían que ya lo tenían todo hecho e incluso despreciando, que lo pudiéramos ver debatir por nosotros, en Canal Sur

    Los insultos, que como andaluces, nos dedican desde ciertos medios de comunicación, profesionales que cobran por esa tarea, no hay problema, dan pena. Además de que están sobradamente “calados” y sólo engañan a los crédulos que les pagan por ello.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar