miércoles, 28 de marzo de 2012

"UN GRUPITO NO PUEDE PARALIZAR EL PAÍS"

Faltan sólo horas para que "un grupito pueda paralizar el país", palabras estas últimas pronunciadas por Rosell como burla y humillación contra todos aquellos que vamos a sumarnos a esta Huelga General. Huelga absolutamente necesaria para parar los pies a este Gobierno que ha entrado a saco contra los trabajadores -en sus diferentes clases- y nos ha  amputado unos derechos fundamentales que nos hemos ido dando unos a otros a fuerza de trabajo y sacrificio durante muchos y largos años. Solo la patronal y los poderes financieros aprueban estos abusos con que el Gobierno se ha desayunado ante el pueblo español nada más tomar posesión de su cargo.

Este Gobierno de tinte ultra neoliberal, con reminiscencias fascistoides, no permite que un trabajador se ponga enfermo. Si se suceden 9 días mientras la enfermedad se ha apoderado de cualquiera de nosotros, no valen certificados médicos ni partes hospitalarios, el trabajador-enfermo puede ser despedido 'procedentemente'. A un trabajador se le puede echar a la calle ( y de hecho así esta sucediendo) con una indemnización de tan solo 20 días por año. Además, 'in dubio, pro potens'. Es el trabajador el que tiene que demostrar que su despido ha sido improcedente.

Los funcionarios son el 'objeto deseado' de este Gobierno. Los empleados públicos, también de amplísima diversificación, -desde el medico, el maestro, el juez, el secretario. el cartero, el bombero, el policía....-además del enorme desprestigio a que se ven sometidos, sus nóminas van menguando indecentemente. Mientras, los políticos se convierten en funcionarios (trabajo de por vida), pero sin opositar y con unas remuneraciones de vergüenza para la ciudadanía media.
Se ha propiciado un nuevo tipo de contrato del que uno puede ser despedido el primer año sin ninguna indemnización, y estos contratos basura se pueden alargar hasta que un joven tenga ya treinta añitos, siendo la empresa la que, según sus necesidades, puede cambiar el horario, sueldo, jornada...lo que le venga en gana.

Los cinco millones de parados, si reciben alguna prestación,  deberán realizar las tareas que la 'Comunidad' le encomiende a cambio del subsidio recibido.

Esta reforma no va a crear empleo. Los expertos han coincidido en ello; serán necesarias otras Reformas, de momento sol crea precariedad y más paro.

Pero, mientras tanto, se nos han recortado a base de bien todo tipo de servicios (el hospital de mi ciudad no se parece en nada al de hace simplemente dos meses). Se nos han subido considerablemente tasas e impuestos. A partir del domingo, 1 de abril, se dispara el precio de la luz. Y seguimos jugando a las adivinanzas con Rajoy y Montoro. Parecen disfrutar sádicamente con 'digo, pero no' qué van  a subir o qué sueldo van a congelar o bajar. España entera a expensas de los caprichitos de estos señoritingos.

Y el Rosell se pitorrea de todos nosotros, apoyando la RL a plena satisfacción y exigiendo una regulación de la Huelga para que "un grupito no pueda paralizar el país". La verdad es que esos ojitos 'ranunculus' y esa sonrisa que enamora...lo dicen casi todo de él.  Ironía mayor es difícil de encontrar por estos lares.
También Arturo Fernández, el vice, tiene la osadía de adentrarse en el pensamiento de toda la gente: "La gente no quiere huelga, quiere trabajo". ¡Habráse visto perogrullo mayor!

Nos hemos visto empobrecidos en un abrir y cerrar de ojos. Esta gente se los zampa todo y nos deja en la más profunda de las ruinas.

El Gobierno ya ha confirmado que nada va a modificar esta Huelga General. Los planes los tienen atados y bien atados. Y el Presidente del Ejecutivo nos consuela con sus paternales palabras, al decir que respeta la Huelga porque, además, es un derecho constitucional.
Por todo lo que sabemos y se ha recogido someramente en este escrito , los que elijamos no ser súbditos ni esclavos, sino ciudadanos y trabajadores, hombre y mujeres simplemente, sin los aditivos 'gallardonianos' vamos a ir todos juntos a la Huelga General.
Y cuidado con los piquetes empresariales, que esta gente sólo nombra a los piquetes de los trabajadores.

Del éxito de la HUELGA GENERAL va a depender en buena parte nuestro futuro. Es la única manera de no dejarnos avasallar y demostrar que, por encima de todo, somos personas y exigimos que se nos respete como tales en todos los sentidos. Que a Laponia se vayan los hijos de papá, solitos o acompañados. Que exploten y paguen aquellos que han vivido como marajás, y a nosotros que nos dejen tranquilos. 

1 comentario:

  1. Estupendo comentario. Hace unos dias, en el programa de Juan y Medio en Canal Sur, salió una chica de veintipocos años denunciando que había sido despedida estando de baja, diagnostico,"cancer". Esto es el principio del fin.

    ResponderEliminar