jueves, 17 de mayo de 2012

¿CORRALITO? MENTIRAS Y PACIENCIA MENGUANTE

La situación presente es absolutamente insostenible, y lo es en todos los sentidos. Felipe de Borbón en la entrega de becas de la Fundación de Caja Madrid ha hablado  del valor de la Solidaridad y cómo es necesaria su potenciación. Este término, en principio, despierta en nosotros una enorme simpatía, en cuanto que connota bondad, apoyo, ayuda.... Justo todo lo contrario de lo que sentimos por  su antónimo, la insolidaridad, asociada siempre al egoísmo, a la hostilidad...

Tras esta necesaria clarificación, se impone que dilucidemos hasta qué punto la España de hoy hace uso y abuso de la solidaridad, restringiéndola al concepto de caridad. Han aumentado de manera considerable los albergues y comedores sociales adonde acuden cada día más gente por el hecho de encontrarse en una situación de precariedad total. Se alaban -y con justicia- la labor de estas ONGs así como la de algunas empresas de alimentación que procuran alimentos de manera gratuita para alimentar al número creciente de indigentes. Gran labor la de estas ONGs que voluntaria y libremente están dando de comer al hambriento.
Pero, a pesar de las bondades expuestas, hemos de analizar la parte negativa que esta sociedad ha impulsado a retomar fervientemente estas obras de caridad, a la que la Iglesia católica se vincula como una lapa a través de Cáritas. La Caridad no puede sustituir a la Justicia. Cuando la Justicia distributiva funciona de manera adecuada, la caridad está de más.


Cuatro meses lleva Rajoy al frente del Gobierno. España ha retrocedido unos treinta años -y este viernes quedará atado y bien atado en el Consejo de ministros-. Rajoy, cuando mentía, era consciente de que mentía. Lo mismo que Cospedal, Soraya, Montoro, y Esteban el dandy, y todos los que juraron en falso. Sabían la situación de España, y zancadillearon a Zapatero -no puedo defenderle a él ni al PSOE por su contagio de las medidas neoliberales- para alcanzar la Moncloa y darle el viraje ideológico mirando al pasado.
El retroceso es absoluto. Va a haber rescate. Va a haber 'corralito' , por algo el gran banco (uno de los dos que quedará en España) tiene más peticiones de cajas de seguridad que nunca. La gente adinerada quiere guardar en estas cajas (la pequeña vale sólo 150 euros y la grande, 300) su dinero sacado de otras entidades y tenerlo ahí a buen recaudo. Cabe aquí también el dinero negro, del que Hacienda es desconocedora. Y como Montoro y después Guindos han negado la posibilidad del 'corralito' la gente con money se está apresurando a guardarlo en lugar seguro. Es un hecho que cuando dicen algo se produce lo contrario.
Es imposible que España vaya hacia adelante. El presente de nuestros ancianos con tantas restricciones a la mejora de la salud y los impedimentos a nuestros hijos para que puedan estudiar y formarse para un futuro mejor ha estancado a este país.

Mientras el BCE no se haga cargo del financiamiento de las deudas de los países del euro, y haya que acabar suplicando a la banca privada, que nos chupa la sangre, no hay salida posible. No se hace más que devolver intereses, de manera tal que con el dinero devuelto hemos pagado tres veces la deuda primigenia.
Además, como se quieren ignorar los paraísos fiscales, las Sicav, el cobrar mucho más a los que mucho más ganan, como los bancarios tienen unos sueldazos inmorales, y también los grandes empresarios y al igual los políticos, que de nada se privan, y todos los recortes van dirigidos una y otra y otra vez a los mismos, la reacción está llamada a explotar.

Para final de año Rajoy predice seis millones de parados. Si estos llegaran a indignarse como estamos nosotros -en perfecta consonancia con el Movimiento 15M- difícil sería que Cospedal cumpliera su promesa acerca de que están preparados para la gente que salga a la calle.

Corruptelas políticas, del CGPG, de la familia política (por ahora) de la Casa Real. Lujos y privilegios eclesiales.
¡No nos pidan tanta paciencia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario