domingo, 20 de mayo de 2012

FRACASO DEL SISTEMA

Se está consiguiendo cansar de verdad al ciudadano de a pie con las actuaciones de lo que algunos llaman 'clase política'. Una buena cantidad de personajes que han perdido el norte respecto a cuál es su misión cuando entran en un partido político y salen elegidos, en listas cerradas, para decidir sobre nuestro futuro.
La Política (con mayúsculas) es una de las tareas más nobles si se entiende como la entrega y el servicio al pueblo. Pero no es este el Sistema que nos envuelve como una tela de araña. Más bien al contrario. La política (con minúsculas, que es como se practica) se concibe como el arte de autocolocación de por vida, pero sin haber hecho oposiciones. No se entiende ni la política ni el partido como instrumentos para obtener un fin -que debiera ser el bien común- sino como un fin es sí mismo. El fin primero que se persigue es permanecer y cobrar de ella de por vida, y no poco; y cuando dejas de estar en un sitio que se te coloque en otro, y a ser posible mejor que el anterior. 
No aparece en los medios de comunicación ningún tipo de enfrentamiento interpartidista a la hora de discutir la subida de los sueldazos de los diputados, ministros, subsecretarios, jefes de gabinete, asesores e infinitas graduaciones más. Los móviles -que también pagamos todos- son siempre de últimísima generación, portátiles  o tablets de las marcas más caras, tarjetas para determinados menesteres, comidas concertadas en grandes restaurantes, viajes continuos, prostitutas de lujo....

Después, y según la 'ideología' de un partido u otro, habrá una diferencia en la praxis política: Se 'gobernará' procurando mantener, aunque sea bastante disminuido, el bienestar social, o se actuará bajo dictado de la CEOE y de los grandes bancarios y empresarios, destrozando al trabajador, hundiéndolo en la más inhumana de las ruinas, arrancándole los derechos que como persona tanto costó de conseguir, humillándolo y metiéndole el miedo hasta empaparle los huesos, convirtiéndolo en culpable de la crisis financiera -por 'haber vivido por encima de sus posibilidades'- robándole el derecho a la salud y a una educación digna y de calidad para él y para sus hijos, exprimiendo sus mermadas fuerzas hasta que deje ya de servir y sea reemplazado por el número siguiente al que le espera la misma vuelta de noria. Y así sucesivamente.
Este último es el modelo practicado a la perfección por el PP, ganador único y sin competencias destacadas en el mundo de la irrealidad, el mundo de la mentira, del cinismo, del retorcimiento, de la desvergüenza, del engaño, de la corrupción que ha arruinado a España, que ha prostituido a la Justicia, demorando in eternum los procedimientos judiciales que podrían clarificar todos los embrollos que se han llevado y se llevan entre manos y conseguir que algo del dinero que nos han chorizado nos sea devuelto. Pero esto es imposible. Los decretos-leyes aprueban ipso facto todos los amparamientos de sus maldades.

Nos sobran las cifran que, poco a poco, van saliendo de los escondrijos de las autonomías mandadas por los suyos. ¿Para qué? Si después lo niegan todo y tienen la desfachatez de exigir "decoro" al conocido como principal partido de la oposición a la hora de hablar de estos temas.
¡Cómo se desmemorian algunos! Hace cuatro días exhibían todo tipo de indecencia y obscenidad en sus mentiras para hundir al PSOE y alcanzar ellos el poder. ¡Con la paz interna que se consigue obtener siendo valiente y honesto! Pero a estos los asiste, desde Alcalá, Reig Pla y, desde Madrid, el cínico de Rouco. Sus pecados están perdonados, y su conciencia, inexistente.


El sistema no sirve. Se ha prostituido. La única manera de salir adelante es modificarlo por completo y que el pueblo recupere su soberanía. Las presentes oligarquías verticales jamás favorecerán la justicia distributiva ni la igualdad de oportunidades. Cayó la dictadura stalinista, y la dictadura capitalista se halla agonizante, por más que se está llevando por delante a demasiada gente, ¡a personas!
Y, aunque en ello el PP está zambullido y hará lo indecible por salir de tal situación, el PSOE peca de la misma indignidad; utiliza todas las trampas imaginables por evitar una democracia participativa en sus fueros internos. ¿Cómo va a extrapolarlos en su totalidad al resto de los ciudadanos? 


De esta forma la apatía se apoderará de la ciudadanía, y la distancia -enorme ya- entre poderosos y trabajadores llegará a ser tan abismal que cualquier revuelta social puede producirse en el momento menos pensado. Deberíamos hacer lo imposible para que de esta abominable situación se pueda salir en paz. 


2 comentarios:

  1. Juan Martínez de la Cuesta22 de mayo de 2012, 20:55

    Parece que seamos la misma persona , opinas y piensa exactamente igual que yo.Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus pensamientos, Dolores. Ponen negro sobre blanco aquellos pensamientos que yo no soy capaz de escribir. Gracias de nuevo

    ResponderEliminar