martes, 1 de mayo de 2012

VIERNES DE DOLOR

Nuestro país está entrando en bancarrota, y, a pesar del mal tiempo que tenemos en prácticamente toda España -y que se predijo por las agencias metereológicas- muchos españoles han salido de puente. Esta situación de 'normalidad' nos extraña a muchos que estamos escandalizados por los brutales RECORTES de este Gobierno del PP.
De hecho, en las manifestaciones realizadas el domingo, 29, en unas 55 ciudades españolas el número de asistentes ha sido menor que el del 29M. La única explicación es la de la 'huida vacacional'. Por otra parte, era emocionante ver cómo en Madrid, soportando el aguacero, la gente se ha echado a la calle tras los líderes sindicales, en protesta por los salvajes recortes en Sanidad, Educación y por el derrumbe del Estado de Bienestar.
El 1 de mayo ojalá que las manifestaciones  a lo largo y ancho de la geografía nacional sean lo más multitudinarias posible, pues nos jugamos mucho con esta política errática de Rajoy y los suyos. 

Todavía tiene Rajoy la desvergüenza de amenazar -no ante el pueblo entero, sino estando  protegido y entre los suyos, en la clausura del XV congreso regional de la lideresa Aguirre- y sacando pecho, cual gallina de corra,l ha dicho que 'el próximo viernes se anunciarán nuevas medidas "muy importantes"..."No vamos a parar hasta el final de la legislatura".

Por ello mismo, nosotros no podemos rebajar la fuerza de nuestras protestas, ya que no son más que actos de AUTODEFENSA.


Estaremos el 1 de mayo y todos los días que consideramos que debemos estar. Rajoy nos irá sajando un pedazo de nosotros mismos cada viernes, viernes de dolor. Y al siguiente día recuperaremos nuestra entidad entera por la fuerza de la unidad. Contra todos juntos no podrá por muy terco que se ponga.

Se ha empeñado Rajoy en ser mas 'merkeliano' que la misma Merkel. Lo OIT ha advertido que solo con recortes -y sin ningún tipo de crecimiento- es imposible salir de la recesión en que este Gobierno nos ha metido. Pero Rajoy y sus 'ecos' van a la suya.
Por eso mismo es de un retorcimiento mental patológico las palabras de Aguirre  exigiendo más recortes y más pronta su ejecución. Repulsión semejante producen las risotadas de algunos ministros tras anunciar cualquier bestialidad contra la ciudadanía de a pie. Se están burlando indecentemente de nosotros. Cada cual lo hace con su estilo propio, pero se mofan del pueblo español y siempre con el respaldo protector del 'aval' de su mayoría absoluta. Desconocen que, desde luego, la ciudadanía en su absoluta mayoría los desprecia.


Nos han quitado la sanidad. Nos han robado el poder estudiar. Con ello nos despojan de los derechos básicos que, como seres humanos, nos pertenecen. 
Han roto la sociedad: una pequeña parte, la poderosa y rica, y la inmensa mayoría, trabajadora y productiva, con la intención de convertirla en vasallos de la poderosa minoría.
Y esa inmensa mayoría está colmando su vaso de paciencia. En Barcelona está funcionando extraordinariamente bien los "yayos-flauta". Gente mayor con gran experiencia en sufrimientos pasados, con la memoria fresca respecto a los desmanes de Franco y los suyos, sin miedo, y con muchas ganas de plantar cara a este Gobierno de déspotas y mentirosos, a cuyo frente está el de 'la más grande herencia genética de estirpe', y que, con gran desprecio a este pueblo que tanto ha sufrido, se ha empeñado sádicamente en acabarlo de destrozar.


Pero somos más, muchos más. No queremos revivir un pasado que por no sufrir más lo apartamos de nuestra memoria, para no pensar que ellos, los fascistas, rapiñaron a nuestros familiares de madrugada y tras un tiro en la nuca los abandonaron en cunetas profanadas por su odio irracional.


Otra vez despojarnos de todo, no. Los políticos están a las órdenes de los financieros, de la CEOE, no del pueblo al que están masacrando.


La última mala nueva es que Rajoy va a quitar el sueldo a los funcionarios que estén de baja, para evitar 'el absentismo laboral'. Bien podría revisar el trabajo y eficacia y productividad de los casi medio millón de políticos.


Es inaguantable. Por nuestros hijos y nietos, por la dignidad y honor jamás perdidos, UNIDOS, ENFRENTÉMONOS A TANTA DESVERGÜENZA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario