viernes, 4 de mayo de 2012

NECESITO GRITAR

Necesito gritar.
Necesito arrojar lejos
La mordaza del silencio.


Vivimos horrores en el 
Pasado. Los nuestros
Murieron por la defensa
De las libertades.


Se fue el dictador.
Muerto en su cama
Su cuerpo atravesado
De tubos, no de balas
Merecidas por tanta
Muerte derramada,
Tanta sangre inocente
Salpicando los caminos
Y las tapias encaladas
De los cementerios
Españoles. ¿Dónde
Estáis, hermanos? 
Necesitamos encontraros
Para teneros
A nuestro lado, padre,
Hermano, Hijo.
¿Por qué os asesinaron?
Por placer del sanguinario.


Conocimos la Democracia.
Con ella, la Libertad, los
Derechos Humanos.
El sacrificio parecía tener
Su ¿recompensa? Poco 
Ha durado el fruto de
Vuestro sacrificio, de
Vuestros ideales. 


Han vuelto los hijos de aquél,
Más sádicos todavía.
Mienten, roban, nos
Arrancan las carnes
Hasta los huesos.
Solo la calavera queda,
Pero aún piensa,
Y no consiente que
Le engañen, no.


Sabe de la opresión
Y de la bonanza.
Lee entre lineas, 
Adivina el futuro de
Las mentiras, los
Engaños, la nueva
Lengua que usáis
Para confundir a las
Buenas gentes.
A nosotros nos 
Podéis engañarnos.


No soportamos más humillaciones.
O vosotros o nuestros derechos
Y nuestra libertad.
La paciencia se ha agotado. 


Idos, malditos.
Nuestra ira carga contra
Vosotros. Somos muchos.
Nuestra fuerza es nuestra razón
Y nuestra decencia.
Venís por nosotros,
Y esperándoos estamos.


Jóvenes, viejos,
Estudiantes, mineros,
Agricultores, albañiles,
Trabajadores todos
Hombres y mujeres,
Todos unidos contra el 
Fascio vuestro. 


Fascistas, vuestra 
Fuerza, la violencia,
Y la represión.
La nuestra, la honradez
Y la paz. Tenéis
Dinero, tenéis poder.
Nosotros, integridad. La
Dignidad nos posee, nos preña
Por ella nos sentimos plenos.


Por nosotros, frente a nosotros
No pasaréis. Las ratas quedan
Arrinconadas y son extirpadas.
Queda la paz, la concordia y los
Derechos Humanos más vivos
Que jamás lo estuvieron.


Las palabras Verdad, Paz, Humanidad
Triunfan frente a las 
Mezquindades vuestras.
Palabras que salen de
Las entrañas en un grito
Universal para hermanar
A la humanidad toda
Y expulsar para siempre
Jamás a los dictadores.


Gritar de felicidad, Gritar por la
Felicidad, Gritar contra vosotros,
Malvados, Gritar por la Paz
definitiva, Gritar...
Siempre gritar.



2 comentarios:

  1. Precioso. Pero la analogía no es correcta. Aquellos asesinos se impusieron y mantuvieron por la fuerza de las armas y la posterior represión. A estos los hemos puesto nosotros ahí, con nuestros votos, que manda güevos, como dijo aquel.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó, me emocionó lo volví a leer y me elevó a momentos pasados de mi vida..
    Gracias por tu habilidad con las palabras.. saludos Justo González

    ResponderEliminar