viernes, 11 de mayo de 2012

DESPROPÓSITOS

Nos encontramos en la segunda mitad de mayo de 21012, tras cuatro meses y medio de este nuevo desGobierno del PP, y el número de despropósitos que encontramos en los distintos ámbitos de la sociedad en que estamos inmersos son cada vez mayores y más variados.
Por un lado, el piadosísimo de misa diaria, Carlos Dívar, Presidente del CGPJ y del TS, ha sido denunciado por el vocal del TS José Manuel Gómez Benitez por malversación de fondos públicos (del bolsillo de todos los españoles) en sus "semanas caribeñas" en Marbella, hoteles y restaurantes del más riguroso lujo. No se desprende ninguna misión de trabajo por el cargo que desempeña, y, a poco de tirar del hilo, se descubre que no son seis los viajes denunciados en una primera instancia, sino veinte, como queda constancia en la denuncia ampliada. Puede tratarse de más de 20.000 euros; que, siendo una desvergüenza, lo es más por la situación tan crítica en que estamos sumidos.
La primera respuesta del cristianísimo Sr. Divar es que se trata de una cantidad mínima, "porca miseria", en pocas palabras.
A Baltasar Garzón lo 'empapelaron' por nada, por instruir causas de delitos económicos en que el partido en el Gobierno está ¿presuntamente? metido hasta las cejas, y por ayudar a encontrar a los asesinados por el fascio franquista.
¿Qué va a pasar con Carlos Dívar? ¿Lo subiran a los altares?
Rodrigo Rato, flamante ministro de Economía durante el mandato del emperador Aznar, pasó -propuesto por el Partido Socialista- a ser director gerente del FMI, de donde dimitió en 2007 sin avisar al Presidente Zapatero de la crisis financiera que se nos venía. Desde 2010, director del grupo financiero Bankia, de donde se ha visto obligado a dimitir el 7 de mayo pasado. Bajo su mandato demasiados españoles han visto evaporados sus ahorros en los productos llamados "preferentes". Ahora el Estado (todos nosotros) hemos de "ayudar" a Bankia, la cuarta entidad financiera de este país, a salir a flote con un montón de millones, los que rapiñan de Sanidad y Educación.. Pero Rato se lleva 1'2 millones de euros en compensación a su salida. Y durante su estancia en ella cobraba la friolera de 2'3 millones de euros anuales (por 2011).


La Sanidad se privatiza. Entre las empresas que se encargarán de los servicios externalizados destaca Capio ("coger"), donde figuran como altos directivos Rato y López del Hierro, marido de Cospedal. Todo queda en casa.

El malestar general va 'in crescendo' hasta que llegará el momento en que reventará.
La Iglesia católica va apoderándose de bienes públicos (de todos nosotros) que se inmatricula por acción del propio arzobispo de cada diócesis y por los que no paga el IBI correspondiente. Pero las obras de conservación y mantenimiento salen de nuestros impuestos. Tampoco la Iglesia paga IVA. Se lleva del Estado (del bolsillo de todos los españoles) 10.000 millones anuales. Les pagamos sus profesores de religión -elegidos por el arzobispado- 109 milloncetes más  al año. Y ahora ya está en marcha la campaña de la crucecita en la declaración a Hacienda.

En todos los hospitales hay capillas y sacerdote. Las fuerzas armadas estan "bendecidas" por el sacerdote correspondiente que tiene su rango militar adecuado. Sirve para santificar, en muchos casos y en el nombre de dios, oprobios inhumanos.
La iglesia está infiltrada en todo. Todo lo manipula a su voluntad. Colabora en quitar y poner "señor". Sus actuaciones están, en ocasiones, cerca del delito. Solo un ejemplo, por reciente: Her Reig Pla, obispo de Alcalá, con sus obsesiones por la homosexualidad ( de la que parece conocer demasiados detalles) y su añoranza por el asesino Franco, con cuyas banderas flanqueándolo 'celebra misa'.

¿Hasta cuándo, Dios mío, vamos a aguantar?

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. A un tal Dars Veider:
    Por su grosería no merece ni una sola palabra mía, pero quiero dejar bien claro que no admito la COBARDÍA DEL ANONIMATO O PSEUDOANONIMATO.

    ResponderEliminar
  3. A un tal Dars Veider:
    Por su grosería no merece ni una sola palabra mía, pero quiero dejar bien claro que no admito la COBARDÍA DEL ANONIMATO O PSEUDOANONIMATO.

    ResponderEliminar
  4. A Dars Veider:

    He tenido trabajo y ya no recordaba sus correos a los que no puedo responder por falta de dirección. Ahora, al repasar mi blog, he visto que le respondí negativamente, pero tampoco sé bien que es lo que usted decía. Lo que sí procuro cumplir es lo de los anónimos o pseudoanónimos.

    Mi ánimo no es polemizar, sino dialogar. Le invito a un café, un refresco o incluso una cerveza, si lo desea y clarificamos los temas pendientes.
    Atentamente.

    ResponderEliminar