viernes, 1 de octubre de 2010

"EL CHOCOLATE DEL LORO" DE MARTÍNEZ CAMINO

El Secretario General de la Conferencia Episcopal, monseñor Martínez Camino se luce cada vez que abre la boca. Esta vez el motivo principal ha sido por la próxima visita a España del Sr. Ratzinger,  después del encuentro habido en el  Vaticano entre la Vicepresidenta primera, Mª Teresa Fernández de la Vega,  y el Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone.

Según ha publicado el diario Público, el jefe del Estado Vaticano, Sr. Ratzinger, visitará Santiago de Compostela, en conmemoración del año jubilar, donde pasará ocho horas el próximo 6 de noviembre. Estas ocho horitas de visita pastoral vendrán a costar, de acuerdo con las previsiones de la Xunta de Galicia, la friolera de 4 millones de euros. A esta ciudad se desplazarán los Príncipes de Asturias y la Sra. Fernández de la Vega.
El día 7, el Papa se desplazará a la ciudad de Barcelona para consagrar el Templo de la Sagrada Familia. A la ciudad condal  acudirán los Reyes de España y el presidente del Gobierno. Éste último será recibido "condescendientemente" por el Sr. Ratzinger, tras la negociación llevada a cabo por la Vicepresidenta segunda del Gobierno en el Vaticano.
Cataluña no ha comentado el dinero consignado para financiar esta visita de estricto carácter pastoral, por lo que se desconoce aún qué va a costar, en definitaiva, el "paseo" de 36h. del Sr. Ratzinger por estas dos ciudades españolas.
Esta cantidad -deconocida todavía en su totalidad- es  ingente en cualquier circunstancia, pero ahora en esta terrible época de crisis, resulta inaceptable  y éticamente indecente para un Estado aconfesional, que se ha visto obligado a bajar el salario de sus funcionarios y trabajadores de empresas públicas, que ha congelado las pensiones de nuestros mayores, y que acaba de sufrir   una  huelga general.
A estos despilfarros monseñor Martínez Camino tiene la enorme desconsideración de llamarlos "el chocolate del loro". Y, si fuera poco tamaña desvergüenza,  sigue añadiendo  que cualquier visita del Papa es una gran inversión en la que todos ganan. Ignoro quiénes son los que ganan; los ciudadanos, no. Deben de ser, como siempre, los jerarcas católicos, que desconocen por completo el voto de pobreza y el pecado de la gula, entre otros. Sólo saben aplicar la ley del embudo, quedándose -claro está- con la boca ancha: "Haz lo que yo predique, pero no lo que yo haga". De esta manera, son benévolos incluso con la pederastia de los suyos, mientras que cargan contra la Ley de la interrupción libre del embarazo, contra la Ley que permite el matrimonio entre personas homosexuales, contra la píldora del día después, etc. etc.
La Ciudad-Estado del Vaticano, con una extensión de 0'439 Km cuadrados, y una población aproximada de 900 habitantes, es el más pequeño del mundo, pero con una riqueza tal que podría acabar con el hambre de muchísima gente famélica del tercer mundo.
A estos señores, jefes y dueños de tal Estado enormemente rico, nuestro país, España, por intermediación de Fernández de la Vega,  les regala una parte del 0'7% del IRPF de las arcas de nuestra Hacienda pública. Y en el año 2008 recibieron más de 252 millones de euros. Y ahora, nuestra Vicepresidenta segunda "ha conseguido" que el Sr. Ratzinger tenga a bien recibir durante unos minutos a Rodríguez Zapatero.
En lugar de ser ellos, los que "chupan" de nuestra Hacienda pública -que somos todos-    los agradecidos con el pueblo español, todavía hemos de ir a suplicarles que sean comprensibles con nosotros y asegurarles que la Ley de Libertad religiosa no es algo de inmediato interés para el pueblo español.
.
¡Indignante, tan poca dignidad y tanta contradicción en un Gobierno socialista, que debería caminar sin tropiezos ni miedos hacia un estado laico¡ Respeto ante todas las creencias, pero sin distinción hacia ningún credo particular, y mucho menos financiarles sus caprichos
Y en agosto de 2011, Ratzinger viene a Madrid al Encuentro Mundial de la Juventud. Los gastos previstos son sólo 50 millones de euros... Más "chocolate del loro"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario