domingo, 3 de octubre de 2010

TRAS LAS ABERRACIONES DE UN TAL SIMON WIESENTHAL



Este personaje, autodenominado Simon (sin tilde) Wiesenthal, aprovecha cualquier artículo publicado en  El Plural para realizar sus personales desahogos contra todo aquél que huela a socialista, con la pretensión, quizá, de poner cuernos y largo rabo luciferianos al Socialismo.

Tan atrevido es este sujeto que, sin venir a cuento, llega incluso a meterse despectivamente con el director de este periódico, Enric Sopena, que nada tiene que ver personalmente con lo escrito por mí en el artículo "El chocolate del loro" .

La memoria de este individuo necesita de rabos de pasas, y además de no ser histórica, es absolutamente tendenciosa. Parece olvidar que el presidente Adolfo Suárez fue víctima de las intrigas internas de su propio partido, UCD, muchos de cuyos miembros, añorantes de la dictadura franquista, veían en Suárez decisiones demasiado progresistas (no olvidemos que fue él quien legalizó el Partido Comunista el viernes santo de 1997), y pasaron, después, muchos de ellos a formar parte de Alianza Popular, la cual devino en el actual Partido Popular. la mejor prueba de a Suárez lo traicionaron desde dentro es el  hecho de que el primer presidente de la recién estresana democracia  fundó un nuevo partido, CDS, en 1982. Y antes, en la elección de Calvo-Sotelo como segundo presidente de la democracia, se produce el intento de Golpe de Estado, el 23 F de 1981

Este mismo año, 1982, las elecciones generales son ganadas de forma abrumadora por el PSOE, con Felipe González al frente, que gobierna España hasta mayo de 1996. Durante este largo periodo de tiempo se produce el asunto de los GAL, pagado y bien pagado, política y socialmente, por Barrionuevo y Vera. La crisis económica y la intemperancia de un José María Aznar al frente del PP (tras la refundación de AP en este partido),  provocan que el 5 de mayo de 1996 las elecciones generales sean ganadas por el Partido Popular, cuya victoria se repite en abril de 2004, por mayoría absoluta esta vez.

Bajo el reinado de Jose Mari I no son pocos los casos de aberraciones políticas sucedidas: 1) El Prestige (noviembre de 2002- esos hilillos de plastilina, como denominó vergonzosamente Rajoy el chapapote de las playas y rías gallegas); 2) La guerra de Irak (2003) contra la inmensa mayoría de la voluntad del pueblo español, manifestado en el Congreso y en las manifestaciones que inundaron las calles de España; 3) El intento de golpe de estado en Venezuela, en connivencia con los EEUU de Bush; La tragedia y mentiras a sabiendas del Yak-42 (en 2003) y la enorme y dantesca tragedia del 11 de marzo de 2004, donde murieron 191 inocentes, víctimas del terrorismo islamista, en "devolución" de la barbarie de la guerra de Irak. Contribuyeron sobremanera   las desgraciadas fotos de los tres chulos de la historia en las Azores.
Ya anteriormente, el 1 de septiembre de 2003, Jose Mari, a dedo, nombró como sucesor suyo a Mariano Rajoy, el que, desde hace tiempo, no sabe ya qué hacer para insistir en que Zapatero dimita y pueda él habitar la Moncloa.

Y, si lo señalado como desgraciados eventos acaecido bajo el mandato de Aznar, sin que haya habido dimisiones ni responsabilidades de ningún tipo, (muy al contrario de la responsabilidad política de la época de Felipe González, que, por cierto, universalizó la educación y la sanidad públicas, base esencial para la realización de cualquier política social), no es suficiente,  observe usted la "lealtad patria" de Aznar, desprestigiando a España allá por donde va, en sus parloteos políglotas y vacíos de contenido auténtico. Y aquí, en España, incitando a la bebida mientras se conduce, así como jaleando a vulnerar las leyes de Tráfico en lo que respecta a los límites de velocidad. Todo un modelo de "caballero".

José Luis Rodríguez Zapatero, en algo más de seis años de gobierno, ha impulsado gran cantidad de leyes de protección social, como corresponde a un buen gobernante socialista. Pero la crisis financiera global, basada en las políticas neoliberales más bestias, nos ha pillado al igual que lo ha hecho a medio mundo. las soluciones de Zapatero han venido tardíamente, por lo que, quizá, las medidas tomadas hayan tenido que ser drásticas y recayentes en las clases medias bajas; las grandes fortunas se salen de rositas, por aquello de la evasión de capitales. Para poner coto a ello y conseguir que paguen muchísimo más los que más tienen, debe tomar cartas en el asunto toda la Unión Europea, e impedir que el dinero pueda escapar a los paraísos fiscales.

De todas formas, no hay color entre la manera de ver el mundo y gobernarlo desde la perspectiva de la Socialdemocracia frente al Ultraliberalismo atroz, representado aquí por un PP preñado de corrupción, con gran cantidad de cargos institucionales imputados por la Justicia y que, al parecer, que van a seguir presentándose a los cargos que hoy ocupan. La Gürtel tiene sus orígenes ya con Jose Mari, Ana Botella y la boda en El Escorial, con aquellos amigos íntimos de un tal Agag -que ha puesto tierra por medio-..
Aquí, en estas tierras valencianas, a lo largo de ellas, la corrupción de todo tipo está bien asentada, desde Fabra y sus sucios negocios, acompañados de los décimos de lotería que le tocan año tras año, pasando por los tres triste trajes de Camps, añadido ahora el cohecho, prvaricación y presunta financiación ilegal del PP, hasta llegar al sur de la Provincia, capitaneada por Ripoll y sus basuras de Orihuela.

Es imposible olvidar el caso Jaume Matas (ministro de Aznar) y su Palma Arena en Baleares. El caso Malaya, la mayor de las corrupciones urbanísticas en Marbella y alrededores, con un Gil y Gil fundido en fraternal abrazo con Aznar, y unidos hasta la muerte para debilitar al PSOE en Andalucía. Incluso ahora el mismo Gallardón podría verse implicado en la corruptela de Roca, por su presunta íntima amistad con la señorita Monserrat Corulla, testaferro de Roca, y algunas recalificaciones realizadas en la capital de España a favor de Roca, habiendo intermediado la bella señorita, etc. etc...

Visto lo visto, y todo ello a grandes pinceladas, las diferencias entre los gobiernos del PSOE y los del PP son inconmensurables, a favor del PSOE.

Por lo que dicen las encuestas, ganará las próximas elecciones generales el PP, con un Rajoy que desconoce, incluso, quién es el presidente de su partido, tal y como ha manifestado hoy en Santiago de Compostela: “Aquí he traído yo al presidente del PP”…(dixit). Y ello a pesar de la ineptitud de tal personaje, y de las negativas experiencias mostradas en las autonomías donde el PP manda, con las consiguientes privatizaciones de los servicios básicos y la corrupción saliendo por las orejas de sus dirigentes.

Esto va a ser va a ser sólo el principio de un final muy negro.

Piénsenlo bien, y decidan serenamente. Nos jugamos mucho. Incluso el poder expresar libremete, a través de la palabra, nuestras opiniones.






No hay comentarios:

Publicar un comentario