jueves, 12 de mayo de 2011

DIGNIDAD Y LIBERTAD

El vídeo con el que se inicia este artículo es un texto del escritor y periodista colombiano Eduardo Galeano, y que ha sido elegido por la formación política Izquierda Unida para esta campaña electoral.

Considero que las palabras del autor colombiano son tan hermosas que pueden zaherirnos y despertarnos de la somnolencia perezosa en que  nos tiene sumidos esta sociedad zafia que acabará por engullir nuestra libertad de pensamiento y nuestra dignidad.

Y por ellas, por nuestra libertad de pensamiento y por nuestra dignidad, que ningún mercado puede comprar, es por lo que debemos estar despiertos y en permanente vigilancia frente a los palurdos, cegados únicamente por el dinero, esclavos del dinero, su nuevo dios al que adoran matando el alma a la Humanidad.

Mucha sangre fue derramada. Muchos los corazones destrozados por los arrancados al alba y arrastrados al tiro en la nuca. Muchos los obligados  a posar para la foto eterna en las tapias de los cementerios. Muchos, demasiados, en fosas comunes, desconocido su rastro. Ellos poseían libertad de pensamiento y también dignidad.

Eso nos pide la excelencia de ser humanos, libertad y dignidad. Nada ni nadie debe obligarnos a desprendernos de estos valores humanos, demasiado humanos.

No son el poder ni la riqueza los dueños de nuestros sueños, de nuestras ansias, de nuestras emociones, de nuestro derecho a ser solidarios, de nuestro no tolerar ser esclavos, de nuestros ahíncos por ser veraces, por cantar al alba la alegría de ser hombres, seres auténticamente vivos, no dominados por la avaricia mercantil, por sentirnos realizados en nuestra libertad y en nuestra dignidad.

Dignidad y libertad hasta la muerte son nuestros valores. Los cantamos con orgullo, sin miedo a las burlas insensatas de los que han perdido todos los valores por los que vale la pena vivir.

Sin libertad, sin dignidad, nada vale la vida. Sólo con la fuerza y la valentía de un pensamiento libre, y dignos en la profundidad de nuestras entrañas, podremos acabar con tanta mediocridad imperante, con tanta falsa felicidad miserable y engolada.

La involución que pretende arrastrarnos no puede con nosotros. Sin temor a los insultos, sin miedo a la insensatez dominante, nuestra fuerza radica en nuestra razón.

De pie, con el debido orgullo, con la razón por norte, por nuestra dignidad hemos de decir no a estos politicuchos mentirosos, sojuzgados por un poder abyecto, abrazados a la infamia-canalla-de-obispos-amantes-de-la-riqueza-vana.  Estos que quieren cercenar nuestro ser humano deben ser denunciados con el grito de la palabra.

2 comentarios:

  1. Querida Mª Dolores:

    No te imaginas la ilusión que me ha hecho encontrarme el vídeo de IU en tu entrada. Lo conocía, desde luego, pero encontrarlo en tu blog me ha alegrado el día. No sabes cuánto celebro que te acuerdes de que hay respuestas --muchas-- más alla del puño y la rosa.

    Nos engañaron con la Transición y nos siguen engañando con el falso progresismo que se esconde detrás de unas siglas traicionadas. Y no hay peor cárcel que la de quien se cree libre.

    Es hora de abrir los ojos e ir más allá. Encara més lluny. Sempre més lluny. Desencadenemos a esa dama que nos está esperando.

    Un abrazo esperanzado y revulocionario.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo.

    Las palabras de Galeano son despertares de conciencias adormecidas y miedosas de reivindicar lo más propio: La DIGNIDAD.
    No he puesto este vídeo por llevarlo IU en su campaña. Este vídeo tiene una valía intrínseca per se, y ha sido de gran inteligencia asumir el compromiso de la llamada de este poeta colombiano.

    Sin dignidad nada merece la pena. No es la dignidad orgullo, sino reafirmación de nuestra conciencia frente a aquellos que pretenden robárnosla.

    Un abrazo, y ¡siempre adelante!

    ResponderEliminar