miércoles, 25 de mayo de 2011

NAZISMO, EL TALANTE DEL PP

El domingo, 22 de mayo, hubo anécdotas para todos los gustos en las diferentes mesas electorales establecidas a lo largo y ancho de la geografía española. 

Pero lo sucedido en el municipio alicantino de L'Alfàs del Pi traspasa las fronteras del simple chascarrillo. Allí ocurrió un intento de acallar el derecho al voto de una ciudadana con discapacidad física. Dicha señora, por su dificultad, fue acompañada al colegio electoral por dos miembros de la Cruz Roja. En el momento de depositar su voluntad, guardada en el sobre correspondiente, al no poder alcanzar por sí misma la urna, la mano de una auxiliar de esta institución solidaria, que la condujo al colegio electoral, cogió el sobre con la intención de ayudarla.

Ahí saltó como fiera enjaulada y la espuma de la rabia saliendo de su grosera boca la candidada por el PP, Maite Huerta.
Genial Los Calvitos


Maite y Paco, ambos con 'traje'
Su voz se convirtió en grito amenazador, dictatorial en extremo: "No vota, no vota y no vota. He dicho que no vota. No quiero que vote, que lo ha tocado."

En cualquier comicio en un Estado Democrático, como se supone que es el nuestro, la autoridad primera y última la tiene el presidente de la mesa, que en esta situación no hizo uso de la misma. O bien por miedo de los gritos nazis de la candidata pepera, o quizá porque estaba de acuerdo con sus absurdas y vergonzosas protestas. En lo sucedido el domingo en L'Alfàs del Pi tiene una enorme responsabilidad, de la que debería dar cuenta, la persona que ejerció de presidente en el colegio electoral citado.

La señora, a la que la voluntad antidemócrata de una tal Maite  no permitía ejercer su derecho legítimo, no cedió ante insulto semejante. Pidió ser llevada a la mesa donde estaban expuestas las papeletas de los distintos partidos políticos aspirantes a gobernar este municipio, y su voluntad superó la dificultad propia. Cogió la papeleta que deseaba y ejerció el noble derecho amparado por nuestra Constitución. El grave problema que motivó esas arcadas  innobles de esta candidata del PP es que la papeleta escogida era la correspondiente al PSOE.

Este es el "talante" del PP. Esta es su carroña. Que nadie se confunda.

10 comentarios:

  1. ¿Algo de qué extrañarse? ¿No ha dado el PP pruebas más que suficientes de su xenofobia,homofobia y discrimanción de todo tipo?
    Se aprovechan, los muy sinvergüenzas de la angustia de la gente por las dificultades que pasan durante la crisis, creada por el capitalismo salvaje, por los neoliberales neocon, para hacer su agosto.

    ResponderEliminar
  2. No olvidemos que la supuesta ayudante anónima era en realidad la candidata número doce de la lista del Psoe Gunilla Herrera y que el chaleco que llevaba era uno de protección Civil dado la vuelta para ocultar su acreditación electoral del Psoe, con lo que cuando tocó la papeleta invalidó toda posibilidad de que el voto de a inválida fuese legítimo

    ResponderEliminar
  3. El artículo es intrínsicamente fascista.

    Acusar al PP de nazi por la actitud de un exaltado es como acusar al PSOE de genocida por el caso GAL.

    Basura.

    ResponderEliminar
  4. A Gonzaga: por mucho que la persona que ayudaba a la señora minusválida formara parte de la lista del PSOE Maite-yo-no-te-olvido no tenía ningún derecho a manifestar el vómito que de su boca salió.

    Son incontables los casos de ancianos de asilos y residencias, cuyas monjitas 'cuidadoras' impidieron que sus familiares les acompañaran a votar. Iban como corderos al degüello a votar al PP; de lo contrario, perdía su lugar en las citadas residencias. Esto sí es devergüenza.
    Pero lo de Maite es muestra de un actuar nazi. Y el que actúa nazi es porque piensa nazi.

    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  5. A Xarooch, lo que usted dice es 'su' opinión. Y mire si respeto la libertad de opinión, que publico la suya en mi espacio porque usted se ha identificado, no va de anónimo.

    Reitero mi acusación de nazi a la Jerarquía del PP no sólo por la actuación de Maite. Esta no es más que una ligerísima sombra del gran iceberg que se halla todavía oculto. Pero recuerdo que hoy hace ocho años del Yak 42, y nadie del PP ha perdido perdón ni ha habido ninguna dimisión. Ni han pagado por el chapapote, se burlan de los millones de euros sustraidos a las arcas públicas -que son el bolsillo de todos los españoles- por corrupciones lacerantes. Las últimas, Gürtel, que abraza y transpasa toda la geografia española, Brugal, etc. Rajoy calla y otorga. Jose Mari cobra millones por propagar sus ascos rencorosos contra "su" patria. etc., etc.

    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  6. Dice usted en "El porqué de este blog" que intentará documentarse exhaustivamente para emitir sus opiniones del modo más veraz posible. Pues de entrada, no ha esperado ni tan siquiera a que se manifieste la condenada ya por usted. Por supuesto, ha obviado que la "presunta" ayudante de la discapacitada fuera candidata de la lista del PSOE (precisamente la número 12, última que ha conseguido acceder), así como que no era ni de Cruz Roja, ni de Protección Civil (a quien corresponde el chaleco que porta y que, ya de por sí puede constituir un ilícito [el que sí pertenece a Protección Civil es su marido]), que el chaleco lo lleva del revés (dudo mucho que por dejadez) y que, por si lo anterior no fuese importante, era apoderada del PSOE. Usted misma destruye, con sus razonamientos, sus ideales. Es evidente que le mueve más el odio al PP que cualquier tipo de crítica coherente, porque lo verdaderamente importante de todo este lío no es la persona discapacitada (que finalmente voto, y supongo que votó lo que le indicase la candidata del PSOE porque ella era la que la entendía) sino que lo que se pretendía impedir era la contaminación general de la candidata del PSOE, que es la que, encima queda como víctima.
    Por favor, repase usted un poco los hechos y si tiene que criticar, critique, pero a todos...

    ResponderEliminar
  7. A Homero:

    1.- Mire si me documento, que el vídeo es la mejor prueba.
    2.- No juzgo, eso es propio d elos jueces. Yo sólo opino.
    3.- Tengo buenos amigos en el PP; son personas honradas y de una gran capacidad. Los aprecio, y este sentimiento es recíproco. Nadie de ellos se sentiría aludido.
    4.-Mi respuesta al respecto de sus palabras ya se la di a Gonzaga.

    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  8. Sra. Amorós, en la respuesta que le da a Gonzaga se contradice puesto que para justificar que la ayudante (candidata del PSOE) "ayude", con un chaleco del revés (también se vé en el vídeo) de Protección Civil (que también s vé en el vídeo y es una institución a la que no pertenece, esto se lo digo yo), a una ciudadana noruega residente en España, lo que hace es decir que las monjitas obligan a los ancianos de sus residencias a votar al PP. Pues mire, si esto es así, denuncielo, que sin ninguna duda le apoyaré, pero no me justifique nunca una tropelía con otra.
    En su opinión y en sus comentarios se aprecia una aversión clara al PP como partido. Dice usted que tiene amigos del PP y que no se sentirían aludidos por una opinión que se titula "NAZISMO, EL TALANTE DEL PP". Entonces ¿quienes han de sentirse aludidos, los de IU?
    Por otro lado, el video puede ser la mejor prueba, pero hay al menos dos cuestiones que deberíamos plantearnos antes de lanzarnos al cuello de nadie: 1º el video es una prueba, pero no tiene por qué ser la única prueba; 2º¿quien lo grabó y con qué objeto? (parece claro, ¿no?)
    Y termino: no quiero exculpar a la candidata del PP, ni mucho menos (que cada palo aguante su vela), pero creo que lo primero que hay que hacer es analizar lo que digan las partes implicadas y los hechos, y después sacar conclusiones.
    Dice usted que quien juzga es el juez: pues antes de lanzarse a linchar a una persona analice todas las pruebas, no sólo las que a usted le interesen.

    ResponderEliminar
  9. Tengo la inmensa suerte de no haber experimentado jamás odio por nadie. Ante una tarántula o una serpiente venenosa no siento odio, sino asco y repulsión. Procuro alejarme del bicho para evitar su potencial daño.
    Comprenderá que este diálogo es ya flatus vocis.

    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  10. La junta electoral no cumplio su deber de formar a los miembros de las mesas, lo que unido al partidismo de algunos y el pasotismo de otros llevo a estas gravisimas consecuencias.
    Tomemos nota para las generales.

    ResponderEliminar