miércoles, 11 de mayo de 2011

LA CARROÑA ACECHA


Entregando la pancarta a Errandoenea
Tras casi 25 años, salen de la cárcel dos etarras de los conocidos como históricos, Estanislao López Agiriano y Andrés Errandonea Arruti. Éste último, al pisar la libertad es recibido por una veintena de personas, entre familiares y amigos. Uno de ellos le entrega una pancarta donde está escrito BILDU y aquél la exhibe.

Ésta es la prueba del nueve para el PP y sus medios más derechistas (que pululan por todas partes, reiterativos y asfixiantes) de que BILDU es ETA.
González Pons exige al Gobierno que acuda nuevamente a los tribunales a pedir la ilegalización de Bildu. Y, puestos a pedir, 'solicita' que Rubalcaba 'pida perdón' por criticar los ataques al Tribunal Constitucional, que legalizó a esta coalición abertzale. "Toda España... sabe que Bildu es la continuación de la estrategia" de ETA. Las estrategias goebbelsianas basadas en la sinécdoque de 'el todo por la parte', y así convencer borreguilmente lo que la razón rechaza, son una táctica demasiado torticera y conocida.
Soraya, más de lo mismo. Y hoy seguirán otros con la consigna a voces.

El partido del Gobierno, por boca de su portavoz en la Cámara Baja, José Antonio Alonso, se ha mostrado muy serio y casi contrito, aventurando que el Abogado del Estado estudiará el tema por ver las irregularidades que pudiera haber.

En el asunto que tratamos el Partido Popular lleva la voz cantante, acusando, condenando y exigiendo, y el Partido Socialista parece que tenga que obedecer las órdenes de estos seguidores del maldito dictador de los cuarenta años de paz.

En las imágenes que la televisión ha difundido se veía a un Errandonea que ha pasado media vida en prisión en justo pago por las barbaridades cometidas en su día. Este hombre desconoce los intríngulis que están a diario aconteciendo en la realidad que nosotros pisamos. Este hombre ha salido a saludar a un sol cegador, con una mente y quizá unas ideas de hace mucho tiempo. Este hombre era hoy, para sí, un medalla de oro de unos olímpicos superados. Este hombre, ahora, tiene que comenzar a ubicar su mente  y sus carnes en otro entorno, en otras costumbres y en esta nuestra democracia que nada tienen que ver con su vergonzoso pasado.
Alguien le ha dado una pancarta (se ve en la fotografía), y Errandonea la ha exhibido en alto, contento, satisfecho de sí, como un héroe tras una cruenta batalla. No sabemos hasta qué punto Errandonea era totalmente consciente de qué exhibía.
Por lo tanto, lo acaecido a su salida de la cárcel no prueba nada. Pero la carroña está al acecho de su presa, y cuando ve, aunque sólo sea su sombra, se echa sobre ella para devorarla, y aconcoja y arenga a las Víctimas del Terrorismo, sin pensar en el dolor que pueda ocasionarles, sino tan sólo en sacar tajada de la situación.
No es casual que el PP tenga el mejor de sus símbolos posibles, un ave detritívora que preside todas y cada una de sus malandanzas, que no son pocas.

Hay que dar tiempo al tiempo. Y si nos equivocamos en la apreciación aquí expuesta la Justicia arrinconará a Bildu, porque así está contemplado en la Ley Electoral.

Señores del PP, no sean tan ripiosos, no quieran coger el atajo para llegar antes a la Moncloa, no sea que tropiecen y se descalabren. Recuerden aquella frase popular de 'vísteme despacio, que tengo prisa'.


4 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Ya estamos --tristemente-- acostumbrados a ver y oír cuán gritan esos malditos. Pero que los que atacan al más alto Tribunal español digan ahora, basándose en evidencia tan discreta, que quienes deben disculparse son justamente los que critican esos ataques... Eso ya es convertir la realidad en un cuento de Carroll. Como Alicia, hemos atravesado el espejo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carlos, gracias por tu comentario.

    La realidad es que estos desvergonzados no haven más que esparcir sus propias miserias que proyectan en los demás.

    Son capaces de cualquier cosa con tal de llegar a la Moncloa e instaurar, una vez más, la involución de los derechos sociales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando llegó la democracia, ETA, ya mataba y siguió matando. Durante mucho tiempo escuché a “demócratas de toda la vida” y a los nuevos, - que corrieron a apuntarse-. Tras un nuevo asesinato, decir: “ojala sea esta la última sangre derramada”. Esto lo decían, normalmente, los familiares de la victima. La otra frase hecha, era aquello de: “Ya no hace falta la violencia, la democracia, permite defender todas las ideas utilizando la palabra sin violencia”. A ambas expresiones le vi sentido en su momento. Esta última, al parecer, lo decían algunos sólo de boquilla.

    ResponderEliminar