jueves, 3 de noviembre de 2011

DEMOCRACIA VS. MERCADOS

Yorgos Papandreu ha puesto en un brete las ilusiones de los grandes, en especial las de Merkel y Sarkozy. El resto de los dirigentes políticos de la UE también se han escandalizado. Y el motivo es simplemente el anuncio de un referéndum del pueblo griego cuyo resultado será el determinante para que Grecia continúe dejándose 'rescatar'.


 De inmediato se ha procedido a una especie de chantage al congelar la 'ayuda' a Grecia de 8.000 millones de euros. La realidad es que esa 'ayuda' a los griegos no es tal; a cambio del incesante sufrimiento de los ciudadanos helenos este dinero iba a ser una nueva inyección de capital a los grandes bancos.

Forges y las deudas de Grecia

Las presiones demagógicas a toda la ciudadanía europea no han cesado. Se tilda de traición a Grecia, a la que se imputa dilapidar el dinero y haber mentido a la UE para poder entrar en el euro. No mencionan, sin embargo, que fue Goldman Sach y su vicepresidente, Mario Draghi, ahora nuevo presidente del BCE, quienes influyeron y 'maquillaron'  las cifras desde 2001. Nadie de la UE se tomó la molestia de investigar la veracidad de las cuentas griegas. Quizá ya en aquel momento se vio en Grecia un buen botín del que algunos podrían sacar tajada.

Se nos está diciendo que el perjuicio salpica también al resto de los países y en especial a los mercados.  El poder se pone muy nervioso cuando el pueblo se mueve. A la vez intentan convencernos de que los mercados somos todos.
Pues no. Los mercados no somos los ciudadanos que vivimos de nuestro trabajo o de la pensión tras una dilatada vida laboral. Los mercados son aquellos que tienen miles y miles -incluso millones- de euros, y que no sólo no lo han pasado mal en esta brutal crisis, sino que más bien han visto incrementado su capital.

Islandia hizo bien al plantar cara a los tiburones financieros, y saldrá adelante sin ver ahogada a su ciudadanía.  Argentina es otro ejemplo de que la solución no pasa por la genuflexión ante los poderosos.

Los políticos están abdicando a marchas forzadas ante el poder económico. La genuflexión ante los los poderes financieros es obvia. Y los países periféricos de la UE parecemos estar condenados a sustentar los grandes bancos de Alemania y Francia. Grecia ha dicho no, y ha hecho bien.
El Roto: Los bancos y la sumisión de los políticos

Durante la etapa de 'vacas gordas' nadie de entre los trabajadores o los jubilados notó que sus sueldos o pensiones se incrementaran sustanciosamente. Se les subió el IPC -pero siempre la cesta de la compra va por delante, a pesar de los ajustes de las cifras-. Los que realmente ganaron dinero a manos llenas fueron los ricos. Llega la situación difícil de una fuerte crisis mundial y los ricos dejan de ganar tantísimo como antes, pero siguen beneficiándose igualmente. Y mientras, los ciudadanos 'normalitos' tienen que  ver disminuidos sus salarios y congeladas sus pensiones. Tampoco las hipotecas se redujeron en su cuantía, sólo se enfatiza cuando el euribor sube. Y todo para que los dichosos mercados sigan engrosando sus fauces. Y a ello se pliegan los políticos, y lo hacen casi con pánico. Y la verdad es que con miedo no podemos vivir. Hay que ser valientes y plantar cara ante estos abusos intolerables por obscenos.

La situación presente solo se puede solucionar desde la base auténtica de la democracia, desde el pueblo. Todos unidos y concienciados tenemos en nuestras manos la posibilidad de que esto cambie.

Quizá es una entelequia, pero dejen que vivamos en nuestros sueños. La realidad es demasiado triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario