jueves, 17 de noviembre de 2011

¡SE HA ACABADO LA FIESTA!

Esperanza lo ha dicho en la Cope. Cospedal también ha avisado. Es tal  la soberbia de verse con el poder absoluto entre las manos, que se les escapa un avance de lo que Rajoy calla en sus mítines, donde reitera una y otra vez ambigüedad de ambigüedades y sólo ambigüedad. O quizá son ambas las encargadas de adelantar lo que Mariano no se atreve a decir con claridad, por el simple hecho de que hasta ayer decía otra cosa.

Esperanza, lideresa y condesa-consuerte, tan atrevida y deslenguada ella ha confirmado lo que Mariano niega. Lo imaginábamos -por más que González Pons llame idiotas a todos los que no vamos a votar PP-, estábamos seguros, pero Aguirre lo ha clarificado no ya para nosotros sino para la ciudadanía toda: "Se ha acabado la fiesta, a ver si nos damos cuenta". La gratuidad de los medicamentos para los pensionistas no puede mantenerse. Va a depender de la renta, no de la edad. En Valencia también Fabra ha afirmado lo mismo. La noticia debe correr entre los del PP para evitarle a Mariano el mal trago de descubrirla él.
Hasta el momento presente, lo único que se mantenía intacto en el ambiguo discurso de Rajoy era el tema de las pensiones. La Sanidad y la Educación públicas han dejado de ser nombradas. Y tal vez también los pensionistas están en el punto de mira. La gente que cobra su pensión no recibe regalo alguno. A lo largo de su vida ha estado pagando lo que ahora el Estado le retribuye. Y cobra el pensionista en función de la cantidad cotizada. No puede cobrar lo mismo -porque no es justo- aquél que ha tributado un 30% de un sueldo -aproximado- de 2.000 euros a lo largo de una dilatada vida de trabajo como el que ha cotizado un 10 o un 12% de la misma cantidad percibida.

Manel Fontdevila retrata a Cospedal
Cospedal, la number one del PP, ha advertido que las medidas que Rajoy tomará después del 20-N levantará muchísimas protestas en la calle entre la gente que hasta la fecha no se ha movido. Aunque 'ellos están preparados'. ¿Qué significa el que ellos están preparados? De entrada da miedo tal afirmación a modo de amenaza.

La gente que se ha movido y ha manifestado pública y pacíficamente sus protestas son aquellos indignados del 15-M, tildados como escoria, "extrema izquierda marginal antisistema", por Josemari, el propagador de España como "un país políticamente débil, un desastre, con grietas en su estructura e irrelevante". Este personaje, un arrimado del genocida Bush, que nos presentó en sociedad a la cúpula de la trama Gürtel con ocasión de la pseudo-boda-de-estado de Anita y Alejandro, se atreve a insultar la auténtica primavera oxigenada de este Gran Movimiento.

Si el 15-M se ha manifestado por una democracia más real, más participativa, por la defensa de unos derechos básicos, la libertad de pensamiento y de expresión, una vivienda mínimamente digna, una sanidad y una educación para todos, sin distinción de clases, unas pensiones justas y dignas, ¿cómo ahora Cospedal avisa de la salida a la calle de aquellos hasta ahora quietos y callados? ¿Qué tipo de recortes han preparado estos de la derecha extrema para augurar protestas generalizadas? ¿Hasta dónde están dispuestos a pisotear a la ciudadanía toda esta pandilla de buitres?

Buenas son estas avanzadillas que aterrorizan al más pintado. Todavía queda tiempo para enterar al ciudadano ingenuo de lo que nos espera, y confiar, con ello, en un cambio en su intención primera: quizá se decidan a ir a votar, y en su caso depositar su confianza en gentes que no mientan tan toscamente. En la entrevista de TVE, el telediario de noche, Pepa Bueno le ha preguntado a Rajoy acerca de la Sanidad y Educación. La respuesta ha sido contundente: tijeretazo. Sólo se salvan las pensiones. 'La situación es muy difícil, la UE presiona, y un Gobierno no podrá, así acomo así, solucionar las cosas por sí mismo.' Lo que debería extrañarnos es que esta consideración no fuera idéntica cuando la responsabilidad ha sido toda para el Gobierno Socialista. La ayuda, ya no al Gobierno sino a España, ha sido siempre cero. Pero ahora vienen los agobios cuando advierten la responsabilidad casi en sus manos.

El cambio prometido no ha mucho por estos del PP va a ser  un abandono de su responsabilidad política para ponerse a las órdenes de Merkel. Ante ella se ha cuadrado Rajoy. Y todos los brutales recortes van a ser muchísimo más elevados y solo aplicables a los ciudadanos 'normalitos'. Que quede claro, los ricos serán más ricos y los pobres de siempre van a pasar a la categoría de indigentes. 

Con el PP, más fiel servidor de los caprichos bancarios, voluptuosos insaciables de una codicia descomedida, el español de clase media-pobre desaparecerá en breve tiempo. Abundarán los indigentes, volveran las cartillas de racionamiento, el caso del Vall d'Hebrón dejará de ser noticia para tornarse en asunto cotidiano, irán al colegio los menos porque tendrán que ayudar a los padres a sacar la casa adelante. La caridad imperará sobre la justicia.

Y siendo malo todo lo anterior, peor será la implacable censura de expresión y un adoctrinamiento férreo para evitar la libertad de pensamiento...

Es un mal sueño, parece una pesadilla horrenda. Pero lo peor es que la certeza de lo aquí anunciado no tardará demasiado.

Retrocedemos a la antidemocracia del franquismo. Y aquellos que arrastamos sobre nuestras espaldas el peso de la lucha por unas libertades y unos derechos que ahora nos van a  ser arrebatados tenemos demasiado mermadas las fuerzas de antaño. Es preciso la ilusión y la energía de todos, y especialmente de los más jóvenes, para plantar cara a estos 'terroristas' de la democracia.

2 comentarios:

  1. terroristas de la democracia (sic).
    cómo esté el patio.

    ResponderEliminar
  2. Pero, ¿habrá que respetar lo que diga la mayoría del electorado que vote, o es que el voto es ponderado según a qué se partido se vote?

    ResponderEliminar