viernes, 15 de abril de 2011

CAMPS DA PUBLICIDAD A LOS IMPUTADOS DEL PP EN LA C.V. Y QUE VAN EN LISTAS PARA LOS COMICIOS DEL 22M


Camps en 'éxtasis'
Paco Camps ha conseguido un exitoso eco acerca de los imputados que van el listas electorales gracias a haber tensado excesivamente la cuerda, al denunciar ante la Junta Electoral Provincial el hecho de  que en cuatro cadenas televisivas, TVE, Cuatro, Tele 5 y La Sexta, se ha dado la noticia de la cantidad de imputados que, junto a Camps, van en listas para las Elecciones próximas del 22 de mayo.

Acostumbrado como está a que Canal 9, su tele particular y de sus 'amiguitos del alma' -aunque pagada del bolsillo de todos los valencianos-, olvide determinados asuntos, omita sacar a líderes de Cotros partidos, y se dedique a exaltar a Camps y su pareja de hecho... político, doña Rita, la fina, abstemia y delicada primera dama del Consistorio valenciano, ante el hecho de que las cadenas televisivas que se le escapan del poder hablen con naturalidad de las graves irregularidades que han sucedido y suceden en la Comunidad Valenciana, lo ha sacado de quicio -más aún si cabe.

Desde la calle Génova han tenido que intervenir y obligar a desfacer el entuerto. Antonio Clemente, secretario provincial del PP en CV, ha solicitado a la JEP la retirada de la denuncia antes interpuesta. La excusa dada ha sido, como siempre, que no se ha entendido lo que ellos querían decir. Siempre igual: la culpa la tienen los demás. Incapaces de asumir sus propias responsabilidades.

La realidad es que en Génova han dicho: "la libertad de expresión es sagrada". El PP valenciano ha tenido que doblar la testuz y decir amén.

Si en algún lugar de España se desconocía qué pasaba por estas tierras, hoy se han enterado. Ésta es una más de las infinitas torpezas de este PP resabiado, calumniador y aprovenchante de la buena voluntad e ignorancia de muchos valencianos.

Lo sucedido ahora me trae a la memoria un suceso que me ocurrió con un alto mando del PP hace pocos años. En un arrebato, le llamé 'ladrón'. Me llevó al juzgado, claro; y en el acto previo, el de conciliación, el abogado (también pagado por todos, claro) me preguntó si me retractaba. Mi respuesta fue, 'bueno'. Y, tras hablar telefónicamente con su representado, me exigió que debía retractarme en el mismo medio de comunicación en el que la 'ofensa' se había producido. Acordamos un tope de 15 días para que mi retracto fuera emitido.

Estudié detalladamente las palabras que debía utilizar en mi 'arrepentimiento'. Hice cuatro borradores. Por fín, envié el último, que me parecía jurídicamente adecuado, que reflejaba claramente mi retractación y donde omitía el término 'ladrón'.

El texto fue leído en el mencionado medio de comunicación el último día en que el plazo finalizaba. La gente que lo oyó, al parecer, no entendió nada. De manera que, cuando encontraban al poderoso caballero del PP por la calle, le preguntaban qué había pasado. Y él, campechano como siempre, respondía. "pues nada, que me llamó ladrón y ahora ha tenido que retractarse". Pero si del escrito no se entiende nada, le respondían, y él contestaba, "yo tampoco entiendo nada, pero mi abogado dice que es impecable" Todo ello explicado en ese valenciano de ir por casa, que queda la mar de simpático.
De forma tal que el 'ladrón' que yo afirmé como acusación -por convencimiento íntimo, aunque sin poderlo demostrar- y que había pasado casi desapercibido por la ciudadanía, debido a los trámites que se me exigieron y que procuré realizar hábilmente, se propagó por toda la ciudad, sin pensarlo y sin  buscarlo.

Algo semejante ha sucedido con Camps y sus imputados: 5 por la trama Gürtel, 3 por Brugal y dos por excesivos tratos de favor a cambio de...

Es aquello de "No querías caldo, ahora dos tazas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada