jueves, 21 de abril de 2011

INDIGNAOS, REBÉLATE, REACCIONA.

Es jueves santo, día triste por su cielo plomizo y la fina lluvia interminable que no cesa de caer. Los penitentes de los diferentes lugares en que, por tradición -más austera o más bulliciosa-, suelen sacar a pasear a sus imágenes, ven frustrada su ilusión. Lo mismo sucede con los turistas, algunos de los cuales han tenido que pedir una hipoteca para poder salir de vacaciones, que, cámara en ristre, esperan desesperanzados que el cielo se calme y puedan disfrutar del objetivo que les motivó a salir de casa.

Por ello, por toda esta gente que, para disfrutar de unos días de descanso tienen que acudir, suplicantes, a un banco, que les va cobrar unos intereses elevadísimos, mientras sus jefazos tienen unos sueldazos de escándalo, es uno de los motivos por lo que es preciso reflexionar ante las posibilidades de salir de esta tela de araña financiera que nos tiene aprisionados. 

Al respecto, es importante destacar las iniciativas que se están promulgando para contrarrestar, en lo posible, este vía crucis que, a todos los niveles, estamos padeciendo.


El filósofo francés, Stéphane Hessel, de 93 años y antiguo miembro de la Resistencia francesa, en su manifiesto, de apenas treinta páginas, INDIGNAOS, hace  un llamamiento, especialmente a la juventud, contra la sumisión a la dictadura de los valores financieros, poniendo en alza la ética y la responsabilidad personal frente al constante vasallaje en que nos tiene sumidos el poder del capital.

Por otra parte, el ahora Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona), Vicenç Navarro, repúblicano hasta la médula, exiliado de España por razones políticas, y habiendo vivido ejerciendo su cátedra en Suecia, Gran Bretaña y EEUU, expone en su artículo REBÉLATE las mentiras constantes que nos impelen a la sumisión ante el Gobierno enrolado en la espiral de la política neoliberal, que necesita del esfuerzo inhumano del trabajador, con los sueldos más bajos de la UE, con menos representatividad entre la clase dirigente que, a su vez,  restringe la redistribución de la riqueza obtenida con el enorme trabajo de la clase social baja, a la que se le castiga con un subida de 65 a 67 años para poder acceder al descanso merecido que la jubilación digna puede suponer. La finalidad que pretende el profesor Navarro es que la ciudadanía tome conciencia de que se nos está robando engañosamente, por parte de los obscenamente ricos, aquello que sale de nuestros bolsillos por el sudor de nuestras frentes. Se nos insiste, según el profesor Navarro, en el motivo de que ir apretando las argollas en nuestros cuellos, hasta la casi extenuación, no es, como se nos miente, por motivos simplemente externos, sino que es debido a  la aceptación,  por parte de los gobiernos, de las presiones mediaticas y de aquello que conocemos como 'el mercado'. Es decir, las izquierdas han cedido y han aceptado un "consenso con los establishments políticos y mediáticos" para obligarnos, mediante la inveracidad cruel, a seguir costeando las políticas neoliberales, vigentes en su potencial como hacía tiempo que no sucedía.

El paso siguiente, después de la movilización ciudadana, consiste en actuar contra la esclavitud impuesta. En este sentido, Rosa María Artal tiene el gran mérito de haber conseguido unir y coordinar en la causa contra la corrupción y la injusticia generalizadas y de todo tipo, más allá de la simple economía, a un grupo de mujeres y hombres comprometidos y con experiencias propias, que con sus artículos, exponen diez motivos para reaccionar contra esta sociedad de opresión. El trabajo ha visto su primera materialización en el libro REACCIONA, agotado ya en su primera edición y a la espera de ver la luz, nuevamente, muy pronto.

 
No sólo hay que leer el libro. Después de este primer paso, que supone una información por parte de la ciudadanía, debemos pasar a la unión de personas con finalidad y ética semejantes y llegar a la acción.

Sólo así podremos obtener las respuestas que ahora siguen en el aire. Sólo así conseguiremos dar el primer paso contra los abusos que se nos imponen. Sólo así llegaremos a poder dar la vuelta a este tipo de sociedad dominada por los poderosos que desprecian a los ciudadanos de a pie, hasta el punto de succionarle la sangre hasta lo impredecible. Sólo así conseguiremos que la política -omnipresente en cada acto de nuestra vida- no esté dominada por los grandes financieros.  Esta gente, cuyos ingresos somos incapaces de imaginar, son insaciables en su avaricia. Son tan codiciosos que es imposible alcanzar el final de su mano por su desmedida longitud.  La única solución, de entrada, es nuestra rebelión y reacción. No hay más, ni más debemos esperar. Es por nuestro bien, por el bien de todos los que somos inmensa mayoría, por lo que debebos reaccionar ya.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Si aún quedaran dudas sobre lo que habría que hacer (indignarse, rebelarse y reaccionar) bastaría con contemplar la película "Inside job". La recomiendo. Te la recomiendo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Javier, eres mjuy amable. No he visto Inside Job. Aprovecharé estos días para seguir tu recomendación.

    Gracias nuevamente.

    ResponderEliminar