viernes, 3 de junio de 2011

LA TRAMPA DEL MENSAJE DE RAJOY





menuda pareja
Rajoy el miércoles habló.  Habló después de largo tiempo. Habló acerca de austeridad y  necesidad de contención del gasto en las Comunidades Autonómicas. Habló de una auditoría en las autonomías regidas hasta ahora por los socialistas, y así comprobar cuánto han despilfarrado. Da por supuesto que Madrid, Murcia y Valencia están saneadas y funcionan a las mil maravillas, que para eso han sido gobernadas por los suyos, Aguirre, Valcárcel y Camps, respectivamente. Sin techo en gastos deja Paco a sus más altos mandatarios, acostumbrados a hoteles pletóricos de estrellas y mariscadas para sus abultadas barrigas, teléfonos con plasma incluida y viajes y ropa vip.

Si con la contención de gasto, que solicita a los nuevos gobernantes autonómicos, no fuera suficiente, entonces y sólo entonces, habría que aplicar otros medios. Esto último es el verdadero mensaje de este Rajoy en su rueda de prensa.

Ya nos está anunciando cuáles van a ser las medidas de este PP nuevo que no es más que el PP de siempre. No es que nos venga de nuevo. Pero todavía hay demasiados que esperan, ingenuos, que el PP traiga consigo la salvación, rescate a los parados y nos devuelva la prosperidad de anteayer.

Parece que comenzó a pisar la realidad este Rajoy subido en las nubes de la mentira, como si fuera nuevo en los avatares de la cosa pública. Mariano no es el cambio novedoso que anuncia Javier Arenas en contraposición a un Rubalcaba de siempre. Rajoy vive de la política, y vive muy bien, desde octubre de 1981. Por lo que, o sabe cómo funciona este mundo y en qué consiste esta crisis que nos engulle y que procede de las políticas hermanas ideológicamente a su pensamiento ultra liberal, o es un necio inservible y sus promesas son vacías por completo.

Parece que, ante su 'optimismo' para 'regenerar' la vida pública en las comunidades elegidas selectivamente, reunido con sus 'barones', fue avisado  por Feijóo acerca de los 15.000 millones de euros en deuda oculta de la sanidad pública, y le confirmó afirmativamente la interrogante "¿Es cierto que en la sanidad se está pagando a más de 600 días? ¿Es verdad lo que me cuentan?".

Pues sí, es verdad. Y también es cierto que en Justicia no se está pagando a los abogados del turno de oficio, y que gran cantidad de juzgados están ubicados en bajos con cierre de persiana metálica, sin lavabos para la cantidad de gente que circula a diario por ellos, sin material jurídico necesario para las vistas en sala, sin papel timbrado, sin bolis, sin la dignidad ni respeto que deberían concitar  los representantes de este tercer poder del estado de derecho. Y también es verdad que nuestros niños y jóvenes, así como sus profesores, siguen indecorosamente en barracones que rayan la insalubridad, con ausencia de lo más elemental para una enseñanza digna y en valores.

Sí, don Mariano, pero sus barones y usted mismo echan la culpa  de tamañas carencias al gobierno central. Son incapaces
de asumir responsabilidades. Porque en esta reunión del miércoles en que comenzaba a caminar este mes de junio se libraron de su examen sin conciencia tanto Camps (que nada tuvo que ver con esta gürtel, cuyos tentáculos todavía se  hallan en lo más profundo de nuestros bolsillos -Diccionario Biográfico dixit-), aunque las deudas del Consell son alarmantes, más que ninguna, como Valcárcel y Esperanza-condesa-consorte. Y debe usted saber, igualmente, que en Valencia, Rita, la-única-siempre-sobria-y-fina-como-ninguna, mantiene sueldazos para la totalidad del consistorio, más coche-escolta oficial las veinticuatro horas del día durante los siete días de la semana. Sus concejales, sean del partido que sean, pueden ir a la playa, o donde deseen, los domingos con familia o amigos en coche oficial. Sin problema para aparcar, ni precio combustible, ni gastos de comida. La paella la paga Rita. Así, todos contentos. Y la oposición lo es menos.

Ahora Mariano tiene que mandar que los suyos gobiernen. La crisis, enorme y sin fin visible, se impondrá a sus burdas mentiras lanzadas en campaña electoral. El mensaje lanzado a los periodistas se verá muy pronto: rebajas en prestaciones sociales, copago en sanidad y educación, privatización de servicios basicos y hasta ahora públicos. Los pobres, más pobres. Los ricos, más todavía. Mariano ya no puede saltar el charco, tiene que mojarse.
                                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada