martes, 14 de junio de 2011

LO QUE EVIDENCIA UNA FOTOGRAFÍA

Fotografía de Joaquín de Haro
Si en lugar de encontrar esta magnífica fotografía en un periódico serio como es El País, la hubiéramos visto en alguna de las múltiples revistas que se dedican a sacar los trapos sucios 'sociales', hablaríamos, quizá, de enredo amoroso entre Sonia Castedo y el empresario Enrique Ortiz.

En plena efervescencia del caso Brugal  cuyo levantamiento del sumario ha sido levantado hace poco, el pasado 3 de junio, y del que se desprende la imputación de 26 personas, a las que se les suman otras 80 más, éstas acusadas por la Fiscalía Anticorrupción de Alicante, resulta ser que la gran mayoría son cargos públicos del PP, entre los que destacan, por el conocimiento social de los mismos, Mario Flores, Belén Juste, Sonia Castedo, Díaz Alperi, José Joaquín Ripoll y Riki Costa. A  excepción de Ripoll, todos son ya aforados al tomar posesion de su cargo de  diputado autonómico el jueves, 9. Ripoll está todavía sin su nombramiento de posible continuidad como presidente de la Diputación de Alicante. De haber algún impedimento no sería por el caso Brugal, sino por su pertenencia al sector zaplanista, claro adversario de Camps.
Ante este nuevo y escandaloso caso de corrupción, cohecho, posible financiación irregular del PP, fraude, tráfico de influencias, revelación de secretos y delito fiscal, Mariano Rajoy calla y mira hacia otro lado, Camps hace los mismo.

Este asunto y los escándalos que conlleva tiene sus inicios conocidos  hace unos cinco años, y su destape no fue más que el despecho y los celos personales de otro empresario, Fenoll, cuyo chivatazo, que le supuso la cárcel, se produjo en marzo de 2006. Y es que se le deja a éste sin los favores que desde el Ayuntamiento de Orihuela  le venían ofreciendo a él: la recogida de basuras y la gestión de los tratamientos de residuos en la comarca de la Vega Baja. Estos contratos le son cedidos a Enrique Ortíz.

Con la entrada de Ortiz en escena todo es más 'divertido'. Este empresario, según la magnífica información facilitada por El País y fruto de la labor de los periodistas Josep Torrent y Santiago Navarro, no se conforma solo con las basuras de Orihuela, sino que centra sus ambiciones fundamentalmente en Alicante. Con habilidad, maneja los hilos de Díaz Alperi (antecesor de Castedo en la alcadía de esta ciudad) de forma tal que las recalificaciones de terrenos se realizan bajo el mandato de Ortíz, quie sabe 'camelar' a la concejal de urbanismo, Sonia Castedo. Ésta sucede a Díaz Alperi en la alcaldía en septiembre de 2008.

El 'encanto' de Ortiz se deja sentir no solo en Alicante. Seduce también a dos consellers, Mario Flores y Belén Juste. E igualmente cuenta con la impagable ayuda del gran Riki Costa.
El poder de Enrique Ortiz aumenta imparablemente. Cuando la tramitación del PGOU de Alicante, Ortiz cuenta con información privilegiada y 'se pide' los terrenos que más le interesan, para, tras su adquisición, ser recalificados como urbanizables. Camps está enterado y calla.

Ortiz es espléndido en sus contrapartidas. De forma semejante a El Bigotes, y con la ayuda de su mujer, secretarias, abogados, funcionarios municipales y los 'peces gordos', Díaz Alperi y Castedo, son generosamente obsequiados. Regalos para todos. Celebraciones supuestamente "orgiásticas" en el yate de Ortiz. Viaje pagado a Alperi con una concejal del Ayuntamiento en el jet de Juan Cotino -¡qué casualidad! el del crucifijo y las misas a go-go-. Mercedes Alonso, la actual alcaldesa de Elche también es regalada porque 'manda mucho en el PP', decía Ortiz.  Sonia Castedo que, ante los interrogatorios,  admite  sí conocer a Ortiz, si bien  no aclara cuánto (véase la fotografía), también  es lujosamente obsequiada: un 'mini'.

El artículo de Josep Torrent, con información recopilada por Santiago Navarro y publicado en El País, ha puesto de los nervios a los directamente implicados y a sus compañeros de partido, que también arrastran su propia cruz llamada Gürtel. Sin dejar de señalar que Brugal y Gürtel se entrelazan en algunos momentos.

La única explicación que dan ante las preguntas de los medios es la negación de la verdad, y en plan victimista esgrimen que son ataques de los rojos socialistas cuya única finalidad es el desprestigio personal.

Los jueces tendrán que tomarse muy en serio el asunto y clarificar ante la ciudadanía, cuanto antes, la verdad de todo este entramado. La policía, por orden judicial, tiene grabadas un montón de cintas muy clarificadoras.

Con sentencia firme, esta gente debería quedar inhabilitada de por vida para ejercer ningún cargo público. Y a Ortiz, lo suyo, que tampoco será poco.

Pero, claro, 'esto era normal', es una 'práctica social'. Pero ahora viene Rubalcaba y consigue que lo normal deje de serlo.

Sonia Castedo se queja de que sólo quieren dañar su imagen. Y preguntada acerca de su relación con Ortiz acepta que lo conoce, son de la tierra. Aún como una simple fotografía habla habla por sí sola.

En efecto, están convencidos de que hacer trampas durante el tiempo en que mandan en los Ayuntamientos, favorecer a los amigos, que te hinchan a regalos muy costosos y te miman muchito, no es nada malo. Ya en tiempos de Franco se hacía y no pasaba nada. Pero estos socialistas son unos cenizos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario